Amy es una niña autista. No habla ni se relaciona con asiduidad, pero sus ojos brillantes le confieren un encanto especial. Se comunica con dibujos que ella misma crea, casi todos para Lana, su mentora, su guía. Ésta se despierta junto a la niña tras un sueño inconcebible pero reparador, el mundo está en ruinas, y sus habitantes, poco más que monstruos infectados. No sabe lo que ha pasado, pero son de las pocas supervivientes en un mundo infectado. Acabará maldiciendo su suerte, pues a veces preferiría formar parte de la mayoría en el nuevo estatus mundial.

amy pc

Tras el velo instaurado en los últimos años al creador francés Paul Cuisset, autor de joyas como Flashback (1992) y su secuela oficiosa Fade to Black (1995) e integrante en los equipos desarrolladores de iconos como son Operation Wolf (1988), Time Commando (1996) o Space Harrier (1988) se esconde una de las mejores bazas para un género como el del terror, que ha ido perdiendo presencia en la actual generación y que ha visto cómo títulos de nuevo cuño han ondeado la bandera del horror casi siempre bajo una perspectiva de adrenalina y acción -salvo excepciones como Penumbra y Amnesia-. Entre los verdaderos protagonistas de estos años juegos como Condemned, Deadly Premonition o Dead Space, verdaderos creadores de momentos de gloria, no obstante.

De igual forma, sí se puede afirmar que el subgénero bautizado como survival horror vivió sus mejores momentos, en cuanto a la creación de nuevos mitos e iconos, en la época de la primera y la segunda Playstation. Silent Hill, Resident Evil, Project Zero y otros menos conocidos pero de la misma forma válidos como Haunting Ground, Deep Fear o Rule of Rose. La mutación de un género que se decanta por la acción es un hecho, pero Amy, según sus mismos creadores, quiere volver diez años atrás en cuanto a emociones, pero mantenerse en la actualidad respecto al desarrollo y la presentación. En Lexis Numérique han querido recuperar el lustre perdido en un género tan especial como el de los videojuegos de terror apostando por unos cuantos pilares básicos.

COOPERACION, INFILTRACIÓN Y TERROR

La propia narración del título desvela el primero de ellos: el virus que afecta a toda la sociedad también lo hace, en parte, en nuestras protagonistas. Por lo tanto tendremos que evitar ciertas partes del escenario para no convertirnos en un monstruo, algo que, vistos los vídeos y las versiones de prueba, se palpará a nivel físico, tanto en Lana como en Amy. La propia naturaleza de videojuego de terror y aventura de acción protagonizado por dos personas hace que la cooperación sea vital para poder avanzar en las historia. Amy, como sabemos, será una niña autista a la que podremos ordenar una serie de acciones como esconderse, esperar, protegerse tras paredes o incluso aventurarla en recodos donde Lana no cabrá. De esta forma, esta reciprocidad de acciones entre las protagonistas aumentará el nivel de tensión, pues deberemos cuidar de otro personaje no jugable, todo ello sin armas ni opciones de victoria física contra los enemigos.

amy ps3

Otro apartado importante en la mecánica de Amy hace referencia a la acción -que la habrá, aunque en un modo mucho más residual-. Esta acción se formará bajo dos conceptos únicos en el juego y que sobrellevarán la, insistimos, ligera carga de acción física. Son las armas, poco más que palos de madera o palancas de hierro (además de algún revólver con poca munición) y los poderes que una vez iniciada la aventura podrá utilizar la niña autista. Estos poderes explican la suerte de Lana y de la propia Amy respecto a la infección que sí afecta al resto del planeta, además, también podrán utilizarse en contra de los propios enemigos.

En definitiva, Amy tratará de reverdecer viejos laureles que, aunque como se ha comentado siguen manteniendo al subgénero de las aventuras de terror con algunos representantes importantes en la generación, sí han perdido el favor global del público, mostrándose como adalides de un tipo de jugador muy especial. Amy no parece que vaya a cambiar esa tendencia, pero sus constantes vitales son fuertes, aguerridas y con talento, pues promete ser el título más interesante de los primeros meses del año en las plataformas descargables. Démosle un voto de confianza, ya que Amy viene dispuesto a eliminar toda sombra de autocomplacencia general de las aventuras de suspense/terror de esta generación. Y todo gracias a una niña de lo más especial.

Adrián Hernán 09 | 01 | 2012