Bienvenidos a Stygia, el planeta más salvaje que jamás nadie haya pisado. Nos meteremos en la piel de Grayson Hunt, un marine espacial que tras un aterrizaje forzoso acaba en este inhóspito planeta. Siempre al lado de nuestros compañeros, deberemos recorrer palmo a palmo cada rincón del planeta mientras acabamos con las cientos de oleadas de enemigos que nos atacan sin cesar. Hasta aquí parece el típico desarrollo de cualquier FPS de nuestros días, pero Bulletstorm va mucho más lejos.

Dejando aparte el argumento, lo que realmente llama la atención del título es el sistema de juego, adictivo y divertido como él sólo. A través del lema “Kill with Skill” (mata con estilo) el juego nos propone una dinámica basada en el habilidad que tengamos para derrotar a nuestros enemigos. No solo vale disparar, es más, disparar se convertirá en una de las tantas opciones que el título nos ofrece para derrotar a nuestros enemigos. ¿Queréis saber más? Pues preparaos para adentraros en el frenético y despiadado mundo de Bulletstorm.

OH YEAH BABY

En la demo jugable, que se puede obtener a través de PlayStation Network o el Bazar de Xbox Live, se nos ofrece la posibilidad de completar el nivel Edificio Derruido en la modalidad Flash-Back, un modo de juego realmente adictivo que consiste en recorrer tramos de pantallas haciendo la máxima puntuación posible. Dicha puntuación se verá reflejada en un ranking online en el cual podemos competir con otros usuarios y amigos para ver quien de todos es el más bestia.

Antes de empezar, un video tutorial de lo más cachondo nos instruye sobre el universo Bulletstorm, en él, se nos muestra las acciones básicas que podemos realizar en el juego, como correr y deslizarnos o el uso del látigo láser. Una vez asimilados todos los conceptos toca seleccionar armas. La demo del juego nos brinda la oportunidad de utilizar tres de ellas, todas con su disparo principal y secundario. La carabina pacificadora, es un fusil de asalto militar estándar que tiene una precision fiable y una alta cadencia de fuego; el disparo principal es el de la típica metralleta mientras que con el disparo secundario realizaremos una explosión aniquiladora sobrecargada.

Por otra parte tenemos el Gritón, un revólver de gran calibre que dejará seco a casi todo rival que se cruce en nuestro camino. Su disparo principal serán balas de revolver poderosas y de gran precisión mientras que el secundario disparará bengalas explosivas. Por último, encontramos el lanzacadenas, una de las armas más originales vista en la demo. Se trata de una herramienta que lanza dos granadas de impacto unidas por una cadena de acero, la cadena envuelve el objetivo sin que pueda moverse permitiendo al usuario detonar los explosivos en el momento exacto que elija. Sencillamente brutal.

Una vez seleccionadas nuestras armas, es momento de empezar a repartir estopa a nuestros enemigos. El nivel de la demo se hace corto pero la variedad de situaciones que nos encontramos es alucinante. Podemos utilizar el látigo para atraer hacia nosotros a los enemigos y acribillarles en el aire, darles patadas para que salgan disparados y estamparlos contra la pared. También podremos hacer que los enemigos salgan disparados hacia el cielo y aprovechar el disparo secundario del Gritón para dispararle una bengala y así hacer que este explote cual castillo de fuegos artificiales. En definitiva, una simbiosis letal de imaginación y acción frenética.

Todas estas situaciones anteriormente descritas sólo son la punta del iceberg de lo que nos espera en el juego. La combinación de humor y acción resulta de lo más eficaz, y atrayente. Cada vez que eliminamos a un enemigo recibiremos puntos de experiencia que se verán sustancialmente aumentados si eliminamos a nuestros enemigos de la manera más insospechada. Así, por cada manera distinta en la que lo hagamos recibiremos bonificaciones de lo más surealistas, como muñeco vudú, al estampar a los enemigos contra paredes con pinchos, atragantado, al dispararles en toda la boca, o vértigo, al lanzarlos al vacio… y así tantas que no podréis ni contarlas.

La primera impresión del juego es muy positiva, pues la propuesta es muy original y sale del tópico establecido en cuanto a los FPS se refiere: matar ya no es lo más importante sino hacerlo con estilo. Esta pauta básica revoluciona el género que esta saturado de títulos clónicos que cansan y que repiten una y otra vez las mismas mecánicas de juego. En Bulletstorm, podremos repetir los niveles las veces que queramos y completarlos cada vez de una manera distinta siendo la rejugabilidad del mismo otro factor a tener en cuenta. Lo único que negativo de la demo, es que no permite probar el modo multijugador pero, por todo lo demás, Bulletstorm apunta maneras para convertirse en uno de los mejores “shooter” de esta temporada. Así que ya sabéis, estad preparados para matar, pero eso si, con estilo, mucho estilo.

Victor Monfort 11 | 02 | 2011