australia
El Gobierno del país australiano pretende prohibir el acceso a todas aquellas páginas que vendan juegos de importación destinados al público adulto. Allí, el sistema de clasificación por edades sólo comprende hasta los títulos recomendados para mayores de 15 años, con lo cual el problema es aún mayor. El cine, a diferencia del mercado del ocio electrónico, si contempla la posibilidad de una clasificación para adultos -mayores de 18-.

Stephen Conroy, Senador del país, declaró recientemente a un periódico de Sydney que esta nueva medida afectará a todas las tiendas de importación, páginas de descargas y a aquellos portales webs relacionados con esta actividad. Hasta ahora, la prohibición de vender juegos se aplicaba en las tiendas australianas, pero el férreo control va a llegar también a la red. Por su parte, el máximo responsable de la la Interactive Entertainment Association of Australia, Ron Curry, afirmó que el hecho de no existir una clasifcación para mayores de 18 años es inaceptable y si esta llegara a implantarse los adultos tendrían acceso a material apropiado para su edad y los padres tendrían todas las herramientas para comprender los contenidos adecuados para sus hijos.

Parece que el fantasma de la censura va a estar siempre ligado al mercado de los videojuegos. Alemania y Japón son buen ejemplo de ello. Con todo, resulta difícil comprender para los usuarios el por qué de toda la polémica surgida siempre a raíz de la violencia, el sexo y otros temas similares en el ocio electrónico cuando en la televisión, el cine, la música y hasta en la literatura han sido temas recurrentes y multipremiados.
tiendas videojuegos call of duty

Antonio López 29 | 06 | 2009