Lo comentaba Jack Scalici, director de producción de 2K Games, durante nuestra entrevista en el pasado E3 2010 de Los Ángeles. Los videojuegos tienen la capacidad de causar sensaciones en el usuario como lo hace el cine, la música o una buena obra de teatro y ese era el motivo por el que trabajaba en obras interactivas como Mafia II: remover la conciencia del espectador que, a diferencia de otros medios, aquí puede tomar decisiones y escoger el camino a seguir. Tomando como base dos obras maestras del calibre de El Padrino y Uno de los Nuestros, los chicos de 2K articulaban una narración de gran calidad, que vuelve a estar de moda ahora que se acerca la Navidad.

HOMENAJE AL CINE

Y es que Mafia II no entiende de lanzamientos y se mantiene de moda incluso meses después de haber llegado al mercado. Y recordemos que lo hizo rodeado de cierta polémica, causa en la mayor parte de los casos por su “escasa duración”. A todos aquellos usuarios que no disfrutaron con el título una primera vez no podemos más que recomendarles que vuelvan a disfrutar de la obra con más calma, prestando atención a los detalles, que para algo están ahí. Y es que si uno es un “gourmet” del cine de mafias o de los bajos fondos tendrá en Mafia II uno de sus juegos predilectos de 2010.

Aquí nos encontramos con personajes dignos del guión escrito por Martin Scorsese y Nicholas Pileggi en un marco histórico sacado directamente de las novelas de Mario Puzo. La violencia nos golpea en repetidas ocasiones y notamos cada puñalada y cada disparo como si fuéramos un pobre mal nacido siendo apaleado por el mismísimo Tommy DeVito. Disfrutar con la narrativa de la obra se hace imprescindible para comprender un juego donde la palabra ficción cobra todo su significado. Nada de lo que vemos aquí es real, aunque bien podría haber sucedido durante los duros años de depresión en los EEUU. Los italoamericanos pueblan los barrios marginales y es el mejor momento para hacer dinero de formas que la ley no es capaz ni de imaginar.

Por supuesto, Mafia II no vive únicamente de homenajes e inspiraciones del mundo del séptimo arte. No hay más que recordar la primera entrega de la franquicia para darse cuenta que la saga Mafia aspira a ser un referente dentro del género “sandbox”, aunque para ello recurra a mecánicas jugables poco convencionales y deje de lado los manierismos impuestos por Grand Theft Auto, posiblemente el rival a batir por el resto de los tiempos. Pero no nos engañemos, es posible disfrutar con ambas franquicias por igual, ya que las dos están enfocadas a un público adulto que sabe muy bien lo que busca en una historia donde no hay lugar para las concesiones a la platea.

SIN NECESIDAD DE ARTIFICIOS

Y es que Mafia II no necesita de extras como el modo multijugador para conseguir trasmitir sensaciones en los usuarios. Aunque es cierto que hoy en día parece un pecado realizar juegos sin modos para varios participantes, también conviene destacar que hace tan sólo unos años estos eran una simple anécdota. Mafia II está destinado a todos aquellos que disfrutamos con su brutal primera entrega, que hizo del PC el estandarte de toda una generación de jugones, de esos que no auguraban nada bueno del género “shooter” en consolas. El paso del tiempo nos ha hecho cambiar de parecer y Mafia se ha adaptado tan bien a las consolas de sobremesa como cualquier otro título que parecía estar destinado sólo a compatibles.

El hecho de que Mafia II no tenga artificios innecesarios no implica que el juego no pueda contener miles de detalles interesantes como, por ejemplo, las portadas de la revista Playboy de la época. Y que nadie se lleve a equivoco, no las mencionamos aquí por su siempre interesante aportación al mundo del erotismo o del porno barato, si no por su capacidad para introducir aún más al usuario en la época que intenta contextualizar, uno de los principales motivos por el que el título fue bien recibido por la crítica o, al menos, parte de ella.

Los vehículos, sin ser reales, recuerdan sobre manera a los que circulaban por las calles durante esos años, amén de unas caracterizaciones en los personajes principales, secundarios, viandantes y demás que quitan el hipo. Y, por supuesto, no podemos olvidar la música, esa maravillosa banda sonora que nos traslada directamente a la época del gramófono y el cigarrillo mientras discutimos con nuestros vecinos el devenir de la ciudad. Una ciudad que aquí lleva el nombre de Empire Bay, pero que bien podría llamarse Nueva York.

BIENVENIDO A LA FAMILIA

La “cosa nostra” siempre ha levantado una atracción especial en el ser humano como espectador y Mafia II saca buena tajada de ello, ofreciendo una historia rica en detalles, donde hay acción a raudales y los suficientes detalles como para satisfacer al fan más exigente del género. Puede que la primera entrega le supere en algunos aspectos (no en los técnicos, claro) y que su duración no sea lo excesiva que todos deseamos, pero esos pequeños inconvenientes no son problema alguno para poder disfrutar de una obra interactiva con sabor a clásico, que rinde un sentido homenaje al cine de mafiosos, ese que tan buenos momentos nos ha hecho vivir. Ahora, con Mafia II, podremos ser los protagonistas y saber que se siente al formar parte de la familia.

Antonio López 23 | 12 | 2010