articulo-de-dead-rising-2
Chuck Green era un tío feliz antes del incidente Willamette: campeón del mundo de motocross, casado con una hermosa mujer, y padre de una hija capaz de derretir hasta el más gélido corazón a base de ternura. Sin embargo, la tragedia se cruzó en su camino cuando su esposa pereció a manos de una horda zombie descontrolada, y su hijita Katey fue contagiada del terrible virus que convierte a las personas en no muertos. Hoy, este padrazo se desvive por conseguir la dosis diaria de Zombrex, el único medicamento capaz de contener la infección, para su primogénita. Por desgracia, semejante panacea cuesta un ojo de la cara, y a Chuck no le queda otra salida que participar en el show televisivo “Terror is Reality”, donde los concursantes compiten por matar más zombies en un espacio cerrado, siempre a cambio de un jugoso premio en metálico.

Todo se va al garete cuando los zombies consiguen escapar de su prisión, convirtiendo la ciudad de Fortune City (que viene a ser el último y más grande lugar de recreo y entretenimiento de EEUU) en un buffet libre de carne humana. Por si fuera poco, alguien ha tendido una trampa a Greene, pues las cámaras de seguridad han captado a alguien que llevaba la misma moto, chupa y casco que él causando la catástrofe. Ahora, nuestro héroe deberá sobrevivir durante 72 horas al infierno zombi, mientras cuida que su hija esté a salvo y no le falte su dosis diaria de Zombrex. Si puede, también buscará al culpable de esta carnicería para limpiar su nombre.

¿QUÉ HARÍA CHUCK?

Pues tiene dos opciones: la primera es manchar los pantalones y llorar en un rincón, algo que como todo el mundo conocedor de los cánones del género zombie sabe, le acabaría convirtiendo en el almuerzo de estos seres pútridos y tumefactos. La segunda, y más sensata, pasa por agudizar el ingenio lo máximo posible para sobrevivir, convirtiendo la cinta adhesiva en nuestra mejor arma junto a la imaginación. Todo objeto susceptible de ser usado como arma podrá serlo en Dead Rising 2, pero puede que si tenemos la suficiente inspiración, juntemos varios de ellos para crear las armas más disparatadas y contundentes contra los cadáveres andantes. Llegado el momento, podremos sentarnos a descansar en una silla de ruedas a la que le hemos acoplado un rifle de asalto, y relajarnos unos minutos mientras acribillamos un puñado de zombis.
dead rising 2 articulo articulo dead rising 2
Como podéis apreciar, el pilar básico de jugabilidad que hizo grande a la primera parte se mantiene (incluida la parte rolera en la que subimos de nivel al protagonista), pero potenciando sus características todavía más gracias a nuestras ocurrencias combinando objetos. Con todo, en Blue Castle Games no se han quedado cortos: el motor gráfico MT Framework 2.0 se estira para colocar en pantalla cientos de personajes en forma de muertos vivientes, grandes y detallados escenarios, así como un buen sistema de iluminación y físicas. Capcom, a diferencia de otros gigantes japoneses acomodados en su poltrona, lo está dando todo para conseguir una aventura redonda, la cual sigue manteniendo ese aire de frescor y renovación por lo clásico, incluso en los diferentes modos online que se han implementado.

Para aquellos amantes del coleccionismo y de la corriente que inauguró Gerge A. Romero en sus películas (discúlpenme aquellos puretas del género por obviar a sus precursores), Dead Rising 2 se presenta en tres ediciones, la normal y dos de coleccionista exclusivas para consola: la edición Outbreak contará con una figura zombie de treinta centímetros, así como un código de acceso en una web donde dejar tu foto y tus datos, para que Capcom te envíe una carátula personalizada del juego contigo en portada transformado en zombie. La edición Zombrex en cambio, vendrá en una caja metálica que emula a la del medicamento, e incluirá un DVD con el making off así como un bolígrafo-jeringa de Zombrex. Se recomienda a los interesados que reserven si de verdad quieren alguna de estas ediciones especiales, pues se están empezando a agotar debido a su escasa tirada.

IMPRESIONES

Tras el pequeño aperitivo que supone Dead Rising: Case Zero, el 24 de septiembre llegará el plato fuerte, en forma de jugosa carne humana lista para ser devorada entre sonidos guturales. No negaremos que teníamos ciertas reticencias desde el momento en que se anunció esta secuela, pues el célebre Production Studio 1 de Capcom cedía el relevo de su desarrollo a los canadienses Blue Castle Games. Sin embargo, con Keiji Inafune una vez más a la cabeza del proyecto, los fans no tienen por qué preocuparse; DR2 está a punto de llegar para demostrar que se puede aunar lo clásico con modernidad, presentar una puesta en escena sin precedentes, y hacer ver que la industria japonesa no se encuentra ni mucho menos muerta, sólo un poco zombie.
presentacion dead rising 2 dead rising 2 capcom
Derechitos al último cuarto del año cual no muerto ante el aroma de un cerebro bien fresco, los jugadores vamos a poder optar a una oferta sin precedentes, no sólo a nivel cuantitativo, sino por una calidad más que garantizada. En este punto, Dead Rising 2 da el pistoletazo de salida como el primer gran juego a tener en cuenta durante la recta final del 2010, y encima viene arropado por una legión de seguidores cada vez mayor. Termina por tanto la era de los vampiros moñas y los licántropos depilados, ha llegado la hora de la hegemonía zombie.

DEAD RISING 2-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Avance.

PÁGINA 2 – Entrevista a Keiji Inafune.

José Luis Fernández 16 | 09 | 2010