Había llegado el momento de encender de nuevo la PC para entregar toda nuestra humilde sabiduría en aventuras gráficas, aquella que hemos forjado año tras año con cada nuevo título de este género que encontrábamos en la tienda, al juego Art of Murder: Hunt of the Puppeter, la secuela de una obra que tuvimos la oportunidad de saborear por primera vez hace aproximadamente un año.

En los minutos iniciales he sentido que existen algunas partes que no han recibido el ajuste necesario y esto obviamente genera que tengamos un juego que por momentos pierde su color y no ofrece un espectáculo aplaudible.

<
div id="WT1" class="preloader">

City Interactive es la compañía encargada del desarrollo de esta entrega que quisimos probar porque en su antecesora vimos un juego que podría dar el golpe en su siguiente visita. Si la realización se prolongaba más tiempo quizás ahora estaría hablando de una producción destacada que brillaría en el catálogo de las compatibles por varias fechas.

No entiendo porque los responsables del juego no se tomaron unos meses más, sobre todo si se tiene en cuenta que el original ya debe estar perdido en la memoria de sus jugadores. No había muchas razones para que el desembarco de Hunt of the Puppeter fuera tan pronto, pero ya que los tenemos listo es nuestro deber descubrir cuanta diversión nos puede regalar.

No se puede negar que existen mejorías con respecto al primer Art of Murder, pero aun se encuentran agujeros que no han sido cubiertos y rajaduras de un tamaño considerable. En muchas ocasiones cuando una situación está a punto de acabar no aparece por ningún lugar de la pantalla un elemento que sirva de enganche, que nos diga que continuemos.

Si se van a utilizar elementos de otros juegos, estos deben ajustarse a las reglas que impone la idea central y no al revés, además, si se emplean muchas el jugador terminará rechazando la diminutas gotas de incentivo que irán apareciendo en contadas ocasiones.

El lanzamiento de la secuela en España se llevo a cabo el pasado 20 de abril, y en ella nos tocará ponernos nuevamente en la piel de Nicole Bonnet, una agente del FBI a la que le encomiendan la resolución de un caso que tiene preocupado a todo el departamento de la policía.

La valiente Nicole deberá encontrar al autor de una serie de asesinatos que siempre deja en la escena del crimen unas misteriosas muñecas vestidas con trajes del siglo 18 y que al parecer escoge a sus victimas de manera arbitraria, un detalle que complica más el trabajo de la protagonista porque es dificultoso encontrar un nexo que determine cuales son las causas.

La trama comienza en un salón de baile, donde una bailarina de ballet ha sido enganchada con cables. Desde el primer instante se sentirá que la puesta en escena no es la adecuada porque la protagonista aparece en la escena del crimen casi inmediatamente. Cuando iremos avanzando nos toparemos con transiciones fueras de lugar, y el desconcertamiento es cada vez mas notorio aunque seguiremos inmersos en las múltiples incógnitas que se encuentran en los entornos.

JUGABILIDAD

La mecánica del juego con la que controlaremos las acciones es la clásica del género, es decir por medio del puntero del ratón utilizando el conocido sistema point & click.

Quizás la mayor diferencia es que se podrá ver en todo momento con qué objetos se interactuará, como para que centremos nuestras fuerzas en el trabajo de buscar qué objeto funcionará bien en cierto lugar. No nos brinda grandes porciones de acción y es un juego que se podrá controlar sin mayores sobresaltos.

Como Nicole no tiene una conexión entre los crímenes la trama llena de giros inesperados, tensión y grandes dosis de suspenso. Para encontrar pistas que lo conduzcan al asesino la protagonista viajará a Francia, España, Estados Unidos y Cuba. En muchas ocasiones la sensación de estar perdidos se volverá notoria, y esto obviamente juego en contra de la compenetración entre la historia y el jugador que debería ocurrir desde que se empieza la travesía.

La dificultad del título reside en los dificultosos puzzles que estarán dispersos en los diferentes escenarios. Para hallar la solución de los rompecabezas se deberá examinar a fondo cada rincón de las localizaciones tratando de encontrar pistas y objetos con los que se podrá interactuar, aunque también será importante hablar con todos los personajes e interrogar inteligentemente a los testigos y sospechosos.

Existen secciones del escenario que se podrán ampliar para tener una visión más cercana de determinadas áreas. Aparte de esto estarán disponibles los habituales primeros planos de mesas y cajones, algo muy útil para examinar los cadáveres de las victimas. En algunas ocasiones la herramienta exagerará un poco pues ofrecerá planas muy cercanas de un cadáver, cuando en muchos casos no eran muy necesarias.

El título tiene la opción de ayuda que nos indicará en la pantalla los objetos relevantes del escenario o con los cuales e podrá realizar una acción. La inclusión de esta herramienta agiliza el desarrollo de las acciones y al mismo tiempo representa un gran apoyo para los jugadores con poca experiencia en el género, que podrían quedarse atrapados en algunas situaciones tediosas.

La opción sin duda sirve para las labores de investigación, y el usuario ya no deberá repasar el puntero por escenario para evitar que algún elemento importante no se llegue a examinar. Lo malo es que al emplear esta opción en escenas donde la emoción es escasa, el funcionamiento decae. El juego es implacable a la hora de castigar un error, por eso se debe ir descubriendo que objetos se tendrán que usar en una situación específica. Enlazar las piezas que se irán recopilando es otra tarea en la que no debemos permitirnos cometer un error.

Todos sabemos que la experimentación es fundamental en esta clase de aventuras, pero con un personaje que reitera constantemente sus frases, determinadas situaciones se vuelven pesadas. Toparnos con una gran cantidad de objetos de un momento a otro no nos da los minutos que son necesarios para asimilarlos o concebir una idea de para qué los necesitaremos.

Para empeorar las cosas, la lógica se comporta de manera extraña, y las sentencias de Nicole no tardan en aparecer. La agente siempre tendrá en su bolso una cámara de fotos para investigar los escenarios y recabar pistas, y un terminal PDA para mantenerse comunicada.

Los artefactos no tienen nada innovador y parece que solo se han incluido para darle solución a retos concretos. Sin embargo debemos admitir que su presencia contribuye para la variedad. Lamentablemente cuando se utilizan no hay una sensación de satisfacción porque parece como si los dispositivos funcionarán empleando la mitad de su potencial. Por ejemplo la cámara solo podrá usarse en determinados sitios del escenario que se irán indicando.

La creación de un álbum de fotos virtual no tiene ningún encanto y si se logra diseñar uno el acceso aunque parezca increíble, puede resultar tedioso en muchas ocasiones.

GRÁFICOS

Técnicamente Hunt of the Puppeter no ofrece nada relevante pues su motor gráfico nos ofrece fondos con clásicos pre-reenderizados en los escenarios que a pesar que tienen un importante nivel de detalle siempre se mantienen estáticos. Todos los personajes del título están trabajados de forma tridimensional.

Visualmente todo luce correcto pero en pocos instantes el juego aprovecha la potencia de las gráficas actuales. Sin embargo este detalle hace posible que podamos tener una obra que se desarrolla con una gran fluidez.

Los modelados en 3D de los caracteres poseen un excelente nivel, y la sensación de moverse por espacios tridimensionales es muy lograda. Tal vez no hay detalles resaltantes que otros juegos del género tiene que imitar, pero se agradece que la solidez siempre este presente.

El diseño que se ve en esta entrega sigue los parámetros del original pero es superior gracias al pulido que se le ha dado a un gran número de elementos que confirman el apartado.

APARTADO SONORO

En al apartado sonoro se debemos destacar los efectos de sonido pues estos han sido capturados de escenarios reales, y los diálogos porque están completamente traducidos y doblados al castellano, un detalle que en esta clase de juegos debe de ser obligatorio.

En general los actores que han participado en el doblaje nos dejan una gran interpretación. Creemos que el apartado técnico, que tiene algunos elementos notables, mereció un guión mejor para que el juego sea divertido para los seguidores del género y los jugadores casuales, y es que estos últimos se encontrarán con una trama que no tiene un desarrollo dinámico.

LO MEJOR DE ART OF MURDER: HUNT OF THE PUPPETER

El apartado técnico es muy bueno. Los jugadores que comprendan el pensamiento central podrán divertirse por largas horas. La mayoría de los menús son claros y accesibles.

La jugabilidad tiene algunos momentos bien logrados. Los efectos de sonido, la musicalización y el doblaje al castellano.

LO PEOR DE ART OF MURDER: HUNT OF THE PUPPETER

En contados instantes se le saca partido al argumento. No hay espacio para la experimentación. La mezcla de algunos objetos a veces no tiene lógica.

Una presentación confusa que se nota no ha tenido el tiempo idóneo de trabajo.

CONCLUSIÓN

Seguramente el juego atraerá la atención de los jugadores de las compatibles y será una opción interesante en el catálogo de aventuras gráficas para PC. Sin embargo resulta un poco penoso que Hunt of the Puppeter tenga una mecánica demasiado enfrascada, y sin ningún rastro de innovación que de estar presente sin duda dejaría a los jugadores más satisfechos.

Las ideas no trabajan en conjunto y durante las fases mas avanzadas desaparecen por completo. Si la puesta en escena hubiera tenido una mejora elaboración el apartado técnico y los distintos objetos que se han incluido destacarían más. La narración del argumento es floja y en algunos momentos incoherente.

El juego tiene un lado fuerte que no es fácil encontrar, además por su temática adulta y complejidad no podrá ser disfrutado por todo tipo de jugadores. Esperemos que en la próxima entrega, que se lanzará dentro de unos meses, no se repitan las mismas buenas intenciones que no tienen un buen final.