oficinas apple
Cualquier fan -e incluso no fan- de Apple sabe lo celosa que es la compañía con respecto a sus productos. Sólo se saben los rumores que la misma compañía decide sacar a flote, pero nada más. A lo largo de la historia de la empresa de la manzana, se le ha pedido a bloggers que paren el revelar información de sus productos, e incluso han utilizado vías legales para mantener su secreto adentro de las fábricas.

Un ejemplo es lo sucedido unos meses antes de la salida del iPad, en donde un blog ofrecía premios en efectivo a quien entregará fotos del dispositivo o del mismo Steve Jobs usando uno. Apple se enteró del asunto y les envió un requerimiento legal para que finalizaran el concurso.

Si nos vamos un poco más adentro, nada mejor que ir a las fábricas de los dispositivos de Apple, en China, en donde la fábrica podría pasar sin problemas como una base militar del gobierno. A los empleados se les mantiene vigilados a todas horas, e incluso hay un detector de metales a la salida y entrada. La situación es tan extrema que se les pide a los empleados que no hablen de un producto ni siquiera con sus familias.

Si tienes dudas sobre esto, nada mejor que recordar lo sucedido el año pasado cuando un trabajador de Foxconn, la compañía que fabrica el iPhone, se suicidó después de que perdiera un prototipo del iPhone en un cargamento que el conducía. Videos de seguridad y demás mostraron que había sido sometido a violencia física y a gran presión con tal de que confesara que él se había llevado el prototipo, como si de una película de Hollywood se tratara.

El mantener los secretos industriales a salvo es algo que toda compañía debe cuidar, pero me parece que Apple se excede, y en grande.

lanzamiento ipadiphone

María Sánchez Montes 25 | 02 | 2010