La batalla por la hegemonía en el mundo de los teléfonos móviles inteligentes ha vivido esta semana un nuevo punto de inflexión. Ante la inminente llegada de dispositivos como iPhone 5 o iPad Mini, Apple está allanando el terreno gracias a la decisión final de los tribunales a raíz de la demanda que la compañía interpuso contra Samsung.

ANDROID Y GALAXY SII, LOS PRINCIPALES PERJUDICADOS

A raíz de la violación de una serie de patentes por parte de Samsung en algunos de sus modelos más vendidos, Apple ha conseguido que la compañía tenga que indemnizarle con nada más y nada menos que mil millones de dólares. No obstante, este no es el principal mal de Samsung en estos momentos.

Apple ha presentado ante los tribunales la lista de terminales para los que pedirá la prohibición en EE UU. Entre ellos se encuentra el exitoso Samsung Galaxy SII (el móvil más vendido de la compañía) en cada una de sus variantes por operadora estadounidense, o el el Galaxy S Showcase. Pese a que Apple no puede interferir por el momento en la distribución del Samsung Galaxy SIII, su iPhone 5 podría tener un lanzamiento menos agitado después de esta decisión judicial. Todavía no sabemos si la demanda traspasará las fronteras de Estados Unidos.

Pero lo que resulta todavía más intrigante es cómo se desarrollarán los hechos a partir de ahora, pues Apple tiene varias demandas contra dispositivos que utilicen Android, pues considera que el sistema operativo de Google infringe varias patentes de la compañía californiana. Esto también podría afectar al sector de las Tablets, cuyo máximo competidor para el iPad lo encontramos en el Kindle Fire de Amazon.

Sergio Melero 28 | 08 | 2012