Tras años de misterios y secretos en torno a su desarrollo, Capcom recupera el terror más directo y desgarrador con la llegada de Resident Evil 7 a nuestros hogares. Una nueva aventura en la saga, cuyo principal protagonista es su drástico cambio de jugabilidad, abandonando la acción desenfrenada de sus últimas entregas, para adentrarnos en la depravación y los horrores de un título de terror y supervivencia en primera persona.

Resident Evil 7

¿Conseguirán estos cambios mantener la esencia de la saga y satisfacer a sus legiones de aficionados? Para terminar de averiguarlo, no nos queda otra que abandonar todos nuestros miedos y aceptar la cordial invitación familiar de los Baker, para una cena totalmente inolvidable.

La mutación del survival horror

Para todos los grandes aficionados de Resident Evil, hablar de cualquiera de sus entregas favoritas era mencionar una gran aventura de supervivencia, en la que la despiadada corporación Umbrella volvía a liberar uno de sus horrores de laboratorio, desencadenando una plaga imparable de infectados carnívoros. Afortunadamente, en cada ocasión siempre se podía contar con la ayuda de un grupo de supervivientes, que gracias a sus habilidades en el combate, herboristería y la resolución de puzles, conseguían salvar el mundo en una épica lucha final a contrarreloj.

Louisiana

Estos factores tan básicos y memorables de la saga, desaparecen por completo en esta nueva entrega, presentándonos una nueva historia ubicada en la actualidad. En ella, tomaremos el control de Ethan Winters, un hombre desesperado tras la pérdida de su esposa Mia, que tras recibir un misterioso correo de ella tres años después de su partida, la abandona todo para encontrarse con ella en algún lugar de los pantanosos pasajes de Louisiana.

Nuestra búsqueda nos llevará hasta los dominios de la familia Baker, una misteriosa mansión abandonada en mitad de la naturaleza, en el que nuestro reencuentro será súbitamente interrumpido por los inquilinos del lugar. Y es que aunque la hospitalidad de la gente de campo siempre ha sido reconocida, parece que los Baker son un grupo familiar un tanto extraño, cuyos hábitos de comida y entretenimiento, suelen acabar con el desmembramiento de cualquiera de los incautos transeúntes que pasen por sus inmediaciones.

Familia Baker

Sin ninguna esperanza de auxilio desde el exterior, nuestra aventura comenzará con la huida desesperada de las garras de los Baker, y descubrir la verdad en torno al paradero de Mia y los hechos sucedidos durante los tres años de su desaparición.

Un terror nostálgico

Desde que comienza nuestra supervivencia dentro de la residencia de los Baker, Resident Evil 7 comienza a mostrar algunos aspectos de su remodelada jugabilidad. En un entorno totalmente detallado y en primera persona, tendremos que superar las numerosas instancias de la retorcida mansión, buscando cualquier objeto, arma o instrumento que nos permita enfrentarnos a los horrores que habitan en el interior.

Lucha

Tras estos primeros momentos de juego, muy pronto comenzamos a descubrir mecánicas y elementos jugables que tanto nos recuerdan a los primeros pasos de la saga. Volvemos a encontrarnos en una laberíntica mansión en la que un extraño suceso parece haber trasformado el lugar de una manera indescriptible.

Para poder sobrevivir, tendremos que volver a racionalizar todos los recursos a nuestro alcance, encontrando la escasa munición y ayuda repartida por el escenario, buscando las llaves y elementos que nos permitan acceder a zonas bloqueadas de la casa, así como un curso acelerado de logística para el manejo de un espacio de inventario reducido.

Una y otra vez, volvemos a recordar los grandes momentos del primer Resident Evil, ya sea buscando una salida a través de los intrincados pasillos del escenario, abriendo las puertas de una manera lenta y temerosa, o examinando los diversos elementos, que nos permitan resolver algunos de los simples puzles que bloquean nuestro avance. Afortunadamente, durante nuestra aventura iremos encontrando diversas habitaciones seguras, en las que podremos recuperar nuestro ritmo cardíaco, mientras organizamos nuestro inventario con el recurrido baúl, así como la posibilidad de guardar por medio del uso de una grabadora.

Puzle escopeta

Tras estos elementos tan memorables, Resident Evil 7 nos presenta algunas novedades importantes, como la aparición de reactivos químicos para la combinación en elementos de curación o diferentes tipos de munición, la aparición de diferentes coleccionables con los que mejorar nuestra salud o adquirir nuevas armas, así como la presentación de diversas cintas VHS, en las que podremos ahondar en momentos del pasado de la trama.

Una nueva plaga se expande

Además de los drásticos encontronazos con los miembros de la familia Baker, también tendremos que luchar contra algunas deformidades autóctonas del lugar. En esta ocasión, los tradicionales zombis parasitarios de la saga han quedado totalmente desplazados por la aparición de los holomorfos. Una nueva criatura en la saga, que con un aspecto parecido a la mezcla de un Hunter y un Licker, nos muestra un enemigo lento pero terriblemente resistente, que sólo seremos capaces de abatir si destrozamos su sistema nervioso central.

Para poder hacer frente a nuestros adversarios, tendremos que familiarizarnos con el nuevo sistema de lucha en primera persona, en el que la opción de la esquiva de los títulos anteriores desaparece con un nuevo sistema algo más simple y directo, en el que podremos atacar y bloquear los ataques de nuestros enemigos para reducir el daño.

Holomorfos

Al igual que en anteriores entregas, tendremos a nuestra disposición un repartido armamento con el que hacer frente a nuestros adversarios, pasando por la habitual pareja de cuchillo y pistola, hasta algo más contundente como escopetas, lanzallamas o lanzagranadas, si somos los suficientemente astutos para poder descubrir su ubicación.

Con todos estos elementos y una gran cantidad de sangre fría por nuestras venas, tendremos que superar toda clase se amenazas en un escenario desolador, cargado de asaltos sorpresa, enemigos incansables y enormes jefes finales para poner a prueba nuestra capacidad de supervivencia.

El verdadero horror en primera persona

Gracias a las capacidades del nuevo motor gráfico RE Engine, Resident Evil 7 consigue mostrar momentos de angustia y desasosiego, con un rendimiento cercano al fotorealismo. En cada uno de los diferentes rincones de la casa, podemos apreciar en las diferentes texturas y efectos de iluminación, cómo la decadencia y maldad han destrozado la mansión durante años, presentándonos unos escenarios detallados, aunque algo escasos en variación.

VHS

Además de sus capacidades gráficas, el juego se encuentra completamente doblado al castellano, permitiendo una inmersión completa del jugador en la historia, llevando el ejemplo a su máximo significado durante el uso de su modo en realidad virtual.

Aparte de la historia, el cambio en la trama y su nueva jugabilidad, uno de los aspectos más atractivos de Resident Evil 7 se encuentra en ser la primera apuesta firme por el sistema de realidad virtual, presentando un título jugable completamente con las gafas PlayStation VR.

Y es que el título parece haber sido desarrollado especialmente en vista hacia ese nuevo modelo de jugabilidad, buscando momentos de tensión al ver el daño del protagonista como nuestro, así como un manejo algo limitado, pero tremendamente subjetivo, haciendo que nos sintamos trasladados hacia los dominios de los Baker.

La vida tras la infección

Al igual que sucede en otros títulos de la saga, Resident Evil 7 contiene elementos especiales para aquellos jugadores que hayan conseguido superar el juego, ya sea con nuevo armamento u objetos especiales para nuestra nueva partida (si hemos sido capaces de recolectar todos los coleccionables, o superar el tiempo record), así como un nuevo modo de dificultad conocido como Manicomio.

Este nuevo nivel de dificultad supone el verdadero desafío para el jugador, con menos munición y objetos de curación en el escenario, localización de las llaves en diferentes ubicaciones, enemigos más letales, así como la necesidad de utilizar cintas de audio para poder grabar nuestro avance, al mismo estilo que las antiguas cintas de máquina de escribir.
Mansion Baker

Como último detalle, al superar los créditos del juego, Capcom nos descubre el desarrollo de Not a Hero, un DLC gratuito en desarrollo, que saldrá a la luz en la próxima primavera para contar nuevos eventos desde el punto de vista de un nuevo personaje.

Una gran evolución

Parece ser que Capcom ha conseguido remodelar sus bases para ofrecer un nuevo producto que consiga contagiar a toda una masa de nuevos llegados a la franquicia, sin olvidar a los incontables aficionados de la saga.

Gracias a su remodelación (inspirada en un híbrido de las obras de Tobe Hooper y Sam Raimi), Resident Evil 7 consigue actualizar el terror de sus bases a los estilos occidentales más directos y viscerales, ofreciendo una experiencia única para el jugador y un momento verdaderamente traumático para el usuario de PlayStation VR.

Es cierto que muchos de sus detractores dirán que el contenido es bastante corto y poco variado (la segunda partida no suele llegar a las cinco horas), que la historia está llena de huecos en el guión y que desprestigia muchos de los grandes elementos en el lore de la saga. Sin embargo, todos estos aspectos negativos parecen desaparecer cuando disfrutas del juego en una habitación a oscuras y vuelves a tener la piel de gallina.

Sin duda, la huella que nos deja Resident Evil 7 hace que al terminarlo nos quedemos con ganas de más y comencemos a contar los días restantes de su próximo DLC.

Lo mejor

  • Una jugabilidad completamente nueva, pero cargada de elementos memorables de las primeras entregas de la saga.
  • Las capacidades del motor RE Engine, que junto a los escenarios nos presenta una atmosfera agobiante, rozando el infarto en los usuarios de PlayStation VR.
  • El gran desafío de su Modo Manicomio

Lo peor

  • Una vez superado, la duración es algo corta (5 horas) y poco rejugable, como todos los títulos anteriores.
  • El anuncio del DLC y esa sensación de “me han quitado algo del juego” que te deja.
  • El Necronomicón no está en el sótano de la casa ni Ash Williams es un personaje desbloqueable.

 

Marcos Pelillo 30 | 01 | 2017