Rockstar y Team Bondi unen sus fuerzas para traernos uno de los títulos más interesantes de 2011, una obra destinada a marcar un antes y un después en la representación de los sentimientos humanos dentro del sector del ocio interactivo, aprovechando para desarrollar una historia que bebe directamente de las mejores novelas pulp y del cine negro de los años 40, con reminiscencias narrativas de James Ellroy y del neo-noir guionizado por Robert Towne en Chinatown.

L.A. Noire se aleja lo suficiente de las características habituales de los títulos“sandbox” para construir su propia visión del género, construyendo una base que tiene sus pilares en nuevas ideas y que sabe respetar los puntos básicos de toda propuesta que presente un mundo abierto como escenario principal. Hablando claro: L.A. Noire no es Grand Theft Auto. L.A. Noire no es Red Dead Redemption. La obra desarrollada por Team Bondi tiene la suficiente personalidad como para diferenciarse de sus distinguidos hermanos.

El sello Rockstar ayuda, no obstante, a que el título haya ganado en repercusión mediática y que, incluso antes de su lanzamiento, fuera serio aspirante a juego del año. Una vez analizado en profundidad y diseccionados todos sus apartados, podemos concluir que la propuesta cumple con su cometido y logra alzarse como un referente indiscutible de lo que debe hacerse para conseguir que este sector sea tomado en serio por aquellos que lo ven como un arte menor. Veamos, pues, qué elementos hacen de este L.A. Noire uno de los mejores títulos de 2011.

HOLLYWOODLAND

La historia nos traslada hasta el año 1947, poco después de la Segunda Guerra Mundial. Nuestro protagonista, el joven Cole Phelps, será el encargado de mostrarnos como funcionaba el Departamento de Policía de la ciudad de Los Ángeles durante esos tiempos convulsos, cuando el crimen se movía por una ciudad tan enorme que los coches tenían más valor que las personas. Comenzaremos siendo un simple guardia uniformado para ir ascendiendo en los diferentes cuerpos del departamento: tráfico, homicidios y antivicio serán algunos de nuestros destinos.

Como viene siendo habitual en las propuestas de Rockstar, la ambientación de la obra adquiere una importancia suma, emparentándose con el guión o la jugabilidad en el conjunto final. Es por eso que la representación que se hace de la ciudad de Los Ángeles resulta creíble y realista, ya que los responsables del título han dedicado parte del tiempo de desarrollo a estudiar el aspecto de la ciudad durante los años 40, así como a investigar crímenes sucedidos durante la época, algunos de los cuales sirven de inspiración para sucesos que viviremos a lo largo de la historia.

Pero, si algo llama poderosamente nuestra atención durante los primeros minutos, es la gran influencia que ha ejercido el cine negro sobre el trabajo de Team Bondi. Que la obra incorpore la palabra “noire” a su título ya debería ser signo inequívoco de que nos encontramos ante una propuesta que busca homenajear al cine negro y de detectives que tantos buenos momentos ha dejado en la memoria cinéfila. Algo parecido sucedió el año pasado con Red Dead Redemption y su homenaje al “western”, por lo que este punto no puede más que convencer a los usuarios.

Las similitudes entre cine y videojuegos son más que evidentes y L.A. Noire es un excelente ejemplo de cómo aunar conceptos narrativos y visuales de ambos medios de expresión para resolver una obra redonda, que gustará a los amantes más incondicionales de ambas disciplinas. Resulta imposible no acordarse de L.A. Confidential mientras se disfruta con L.A. Noire y es que, para nuestro deleite, la película basada en la novela homónima de James Ellroy y dirigida por Curtis Hanson en 1997, es todo un ejemplo de “film noir” contemporáneo.

La gran ventaja que proporciona la obra interactiva aquí presente es que seremos nosotros mismos los encargados de llevar a cabo la investigación, lo que propiciará errores y metidas de pata que pueden terminar con el sospechoso principal negándose a hablar o con una persecución a toda velocidad porque no hemos sido capaces de encontrar la prueba definitiva que lo implicara. Es en ese punto donde reside toda la gracia de L.A. Noire: podemos acertar o equivocarnos, pero la experiencia nos hará reflexionar antes de lanzar serias acusaciones contra los supuestos criminales. No se puede dar por supuesto.

El riguroso estudio que se ha hecho del momento histórico ayuda a que nos creamos todo lo que vemos en pantalla, apoyado en un motor de movimientos faciales que nos dejará en más de una ocasión con la boca abierta. Y es que, como sucede en las mejores películas de cine negro, todos son sospechosos hasta que tengan una buena coartada que los aleje del lugar del crimen. Y, aún con la tremenda extensión de terreno que tenemos en L.A. Noire, la más amplia vista hasta el momento (superior aparentemente a la de Red Dead Redemption), toda ella parece perfecta para cometer algún asesinato.

L.A. NOIRE-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción e historia.

PÁGINA 2 – Jugabilidad.

PÁGINA 3 – Apartado Gráfico.

PÁGINA 4 – Otros Aspectos.

PÁGINA 5 – Conclusiones.

Antonio López 16 | 05 | 2011