XCOM: Enemy Unknown es un videojuego que rompe desde varios frentes con los cánones de la industria interactiva actual, eso sí, sin renunciar a factores muy en boga en el mundo de la programación de videojuegos.

Por una parte, Firaxis Games abandona temporalmente su larga lista de producciones apoyadas en el nombre Sid Meier’s (un ilustre del diseño de videojuegos de estrategia avalado por más de quince años de legado) para embarcarse en un videojuego perteneciente a la mítica serie que le da nombre —haciéndonos ver que desde 1994 los años han pasado volando— y, por la otra, la empresa participa en el resurgir de una saga que, con el título que nos ocupa, pretende volver a poner de moda el género de la estrategia táctica llevándolo también a consolas.

Ambas empresas, sin ningún tipo de dudas, cuentan con una gran responsabilidad además de un gran riesgo conceptual. En aras de ofrecer un producto apto para un gran número de jugadores, Firaxis embadurna la propuesta con un atractivo control de juego y un aligerado desarrollo de unidades, en aras de no saturar al personar con complicados e intrincados desafíos y, no obstante, manteniendo bien calibrada la relación diversión/profundidad. Como todo proyecto que se precie, la obra de Firaxis no está exenta de fallos; veamos si sus virtudes nos hacen olvidarlos fácilmente.

xcom unidades
Sergio Melero 08 | 10 | 2012