Casi dos años después de darse a conocer con un tráiler que sorprendió en el E3 2012, ya se ha puesto a la venta Watch Dogs (Watch_Dogs). La nueva franquicia de Ubisoft intenta hacerse un hueco en un género muy popular, la acción sandbox en tercera persona que mezcla armas, trapicheos, coches y mapas infinitos, aunque imprime su propia firma con la introducción de una habilidad central: hackear.
Watch Dogs

Solo ocho meses después de la salida de la última entrega del rey de este género, GTA V, Watch Dogs se somete a examen con un par de trucos potentes bajo la manga: dar el salto a las next-gen y una característica que le hace especial, el sistema de hackeo, piedra angular del título. Es precisamente este elemento el que lo diferencia de los sandbox más conocidos como Saint Row, inFamous, Sleeping Dogs o el propio Grand Theft Auto, con los que comparte muchos puntos en común, pero como decimos, también tiene un gran elemento diferenciador que lo hace distinto y le da personalidad. Tampoco es un Assassin’s Creed ambientado en el futuro, aunque con este también podemos hacer muchas comparaciones (si cambiamos la habilidad de escalada, por la del hackeo…).

Desarrollado por Ubisoft Montreal con ayuda de los equipos de Ubisoft Reflections, Ubisoft Quebec, Ubisoft París y Ubisoft Romania, el trabajo comenzó en 2009, por lo que el juego cuenta con un ciclo de cinco años a sus espaldas. Durante este tiempo el objetivo de los canadienses ha sido llevar a un nuevo nivel el mundo abierto que se ve en otros juegos permitiendo al jugador moverse libremente por la ciudad-escenario, Chicago, y además influir en el funcionamiento de la misma. El juego estaba previsto para mucho antes de lo que se ha lanzado, pero diversos retrasos han hecho que se pierda hasta dos fechas dadas por Ubisoft. La primera, a mediados de noviembre, convertía a Watch Dogs en un juego de lanzamiento para las nuevas Xbox One y PlayStation 4. Al principio Ubisoft retrasó el juego a principios de 2014, pero más adelante anunció que la fecha definitiva sería el 27 de mayo.

El tiempo extra se ha invertido en pulir el juego y la verdad es que el jugador descubrirá en poco tiempo la gran cantidad de detalles con los que Watch Dogs cuenta, empezando por el increíble mapa de Chicago y en especial toda su población, de la que sabremos muchos de sus secretos con solo apuntar nuestro teléfono móvil hacia ellos.

En Watch Dogs seremos Aiden Pearce, un hacker de 35 años embarcado en una peligrosa vendetta personal para castigar a aquellos que asesinaron a su sobrina. Los traumáticos sucesos ocurrieron once meses antes de comenzar el juego: en un intento por darnos un toque de atención, otro grupo de hackers muy peligroso asesinó ‘por error’ a la hija menor de la hermana de Aiden, Nicky.

Ir tras la pista de los asesinos no será tarea fácil, pero por suerte Aiden cuenta con contactos con talento que le ayudarán en su arriesgada empresa. Sin embargo, también tendremos tiempo para hacer unos cuantos favores, atrapar a maleantes (por algo nos llaman el Justiciero en la ciudad de Chicago), retar a otros jugadores en línea y otras misiones secundarias. La muerte de Lena será nuestra única obsesión, pero también nos dedicaremos a otras actividades, con las que podemos ganar experiencia, dinero y sumar o perder reputación.

 

ANÁLISIS DE WATCH DOGS – ÍNDICE

Rocío González en 29 | 05 | 2014