ATACAR, AVANZAR, POR LA GLORIA…

Encontraremos en nuestro camino una especie de calaveras voladoras cibernéticas, las cuales podremos recoger, consiguiendo así registros sonoros correspondientes a la historia del juego, para poder así entender en ocasiones algunas líneas argumentales de la historia. Avanzaremos por un mundo devastado, en el cual encontraremos restos de las fuerzas militares que han ido sucumbiendo al ataque orco. La ambientación nos meterá de lleno en el papel protagonista, pudiendo disfrutar de escenarios apocalípticos muy bien cuidados que recrean al cien por cien la devastación sufrida en mundo forja Graia.

Deberemos avanzar por diferentes escenarios, los cuales van desde la superficie del planeta hasta cloacas, pasando por refugios subterráneos y fábricas, todo ello con una cuidada iluminación y detalles como niebla y reflejos con partículas que denotan en su conjunto un cuidado acabado técnico. Deberemos hacer frente a todo tipo de orcos, de mayor o menor poder, los cuales lucharán duramente por poner fin a nuestra vida. Encontraremos pequeños goblins armados con cuchillos, orcos ataviados con garrotes, orcos con armaduras, francotiradores, bestias orcas y monstruos bomba, entre otros.

HORDAS MORTALES

En ocasiones tendremos que lidiar con pocos enemigos, pero la gran mayoría de las veces oiremos rugidos de hordas que aparecerán de repente, corriendo hacia nosotros. En estas ocasiones, deberemos planificar rápidamente una estrategia para ir aniquilando a todos estos seres, sin quedar acorralados, al mismo tiempo que realizamos combos para conseguir energía, lo cual no es tarea fácil, ya que al estar realizando el mismo, nos pueden estar atacando y acabar por nosotros mientras intentamos acabar de ejecutar una acción.

Al final de cada capítulo, nos enfrentaremos a una especie de jefe final, ante el cual deberemos emplearnos a fondo si queremos salir victoriosos. Esto supone un atractivo reto que hace que el juego se ponga interesante, aportando una mayor emoción, con el consiguiente mosqueo de estar a un toque de acabar con el enemigo y tener que volver a empezar de nuevo esta estancia por haber sido acuchillados por el goblin de turno…

BUENOS GRÁFICOS, BUEN ENTORNO

El apartado gráfico goza de muy buena calidad, recreando detalles de los personajes, como armaduras y armas, que unidas a los efectos de luz, dan un buen realismo. Las animaciones están muy bien logradas y fluyen de un modo dinámico y atractivo, dando fluidez al juego y rapidez de reacción, lo cual es de agradecer en un juego de estas características.

Los movimientos de cámara que podemos realizar, tanto para apuntar con nuestro personaje como para movernos por los escenarios, quedan correctos, aunque hay momentos en el título que se nos juega alguna mala pasada, desorientándonos un poco, sobre todo cuando existe mucha carga de enemigos en la pantalla.

En las ocasiones que nos acompañan nuestros dos compañeros marines, pueden llegar a molestarnos en nuestro movimiento, ya que al protegernos de disparos tras una pared por ejemplo, podemos salir desprotegidos al ser empujados por ellos. Aparte, hay ocasiones en las que queremos apuntar a un enemigo y se nos interpone un compañero, molestándonos bastante en la visión. Pero hay que recalcar que esto pasa en muy pocas ocasiones, sin influir gravemente en la partida.

DIVERTIDO, ATRACTIVO, ADICTIVO

Como hemos dicho anteriormente, los escenarios tienen un notable nivel de recreación, con animaciones de fuego, viento y partículas que envuelven a los mismos de un ambiente realista, con el fin de disfrutar de una mayor experiencia de juego. Podremos ver zonas en ruinas, grandes construcciones, estatuas, sistemas mecánicos sorprendentes, zonas con hielo y gran variedad de escenarios, conforme vayamos avanzando en el juego.

La verdad es que el conjunto entre animaciones y escenarios dotan al juego de una muy buena calidad, pese a los pequeños detalles de la cámara. La música de Space Marine nos mete en situación, sin llegar a ser una grandiosa banda sonora, pero dando toques de emoción al juego, cambiando correctamente en momentos de tensión y pasando a algo más global y de menor intensidad en las otras ocasiones más relajadas, que son pocas.

Los efectos de sonido cumplen su función con disparos, explosiones y sonidos mecánicos, así como otros guturales que nos avisarán de la presencia de enemigos cercanos. Las voces han sido dobladas al castellano y gozan de una buena calidad interpretativa, con la cual nos meteremos más de lleno en los momentos más dramáticos del juego.

UN MULTIJUGADOR QUE DA JUEGO



Pasando al modo multijugador, tendremos buenos momentos de diversión entrando en partidas de ocho contra ocho, ganando el equipo que antes alcance un número determinado de bajas sobre el equipo contrario. Este modo de juego ha sido más enfocado a una experiencia más individual que de equipo, dándonos mejoras conforme vayamos subiendo de rango por logros obtenidos, con los cuales podremos personalizar a nuestro personaje para hacernos notar en cada partida, pero sin una cooperación real entre los miembros de un equipo determinado. De todos modos disfrutaremos de encarnizadas luchas en diferentes arenas disponibles…

WARHAMMER 40.000: SPACE MARINE-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción e historia.

PÁGINA 2 – Apartado técnico y jugabilidad.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Luis Martinez 21 | 09 | 2011