DARPA RULES

Y, ya que estamos hablando de su planteamiento interactivo, debemos destacar que toda su faceta jugable gira en torno al traje creado por Sam en DARPA. Este prototipo de armadura cuenta con habilidades morfológicas de otro nivel, otorga una potencia de ataque cuerpo a cuerpo al portador digna de mención, a la vez que le proporciona una libertad de movimientos totalmente inédita en equipaciones de estas características.

En el plano armamentístico, contaremos con las clásicas armas que podemos encontrar en cualquier shooter, pero sometidas a una revisión concienzuda que les otorga mayor capacidad de destrucción. También disfrutaremos de la inclusión de otras nuevas, bastante llamativas y fáciles de utilizar. Así, la ametralladora de plasma contará con una cadencia de disparo sorprendente, la escopeta futurista nos otorgará un amplio arco de destrucción y los rifles están expuestos a mejoras considerables. Y de estas mejoras también queremos hablar: el sistema de evolución de las armas nos permitirá actualizar nuestro equipo a la vez que avanzamos en la aventura, consiguiendo que su ya de por si considerable eficacia, aumente varios niveles con cada mejora que recojamos.

Asimismo, tendremos a nuestra disposición varios tipo de granadas (aturdidoras, explosivas, ect), y nos darán la oportunidad de recoger nuevas armas en el campo de batalla. Ojo, porque podremos cargar un número limitado, y muchas veces sustituiremos la que portamos por una nueva, si coinciden en características y nos interesa dicho intercambio desde un punto de vista estratégico. Llegado este momento, no dejaremos caer la escopeta que no nos interesa para coger otra de mejores características, sino que nuestro traje cuenta con una particularidad morfológica que interpreta los datos obtenidos para, sobre la misma estructura, interpretar las armas en tiempo real. Es decir, nosotros no llevamos armas físicamente, sino que contamos con un complemento de nuestro traje contenedor de los datos para variar su estructura principal, y poder utilizar distintas municiones. Esto es algo que, tanto a nivel visual como en el plano contextual, resulta todo un acierto.

Pero lo que realmente marca la diferencia en Vanquish es que, aunque se basa en un sistema contextual de coberturas, precisamente el utilizarlas lo menos posible se convierte en la parte más divertida del título que nos ocupa. Nuestro traje cuenta con servopropulsores que nos permiten desplazarnos a una velocidad de vértigo a través del escenario, pudiendo llegar hasta la mismísima retaguardia de un enemigo situado a 10 metros de nosotros en cuestión de segundos. Del mismo modo, podremos huir de una contienda en la que hemos perdido la ventaja y recargar nuestras energías para retomar la acción en pocos instantes. Hay que tener cuidado, pues nuestro traje se sobrecalienta si utilizamos los propulsores en exceso (también lo hace en caso de que nos sirvamos de los ataques cuerpo a cuerpo demasiado), aunque tendremos la oportunidad de mejorar tanto estas como muchas otras características de nuestro personaje.

DESARROLLO A 1000 KM/H

El planteamiento interactivo de Vanquish es frenetismo en estado puro. Muy pocos segundos de respiro nos brindará el juego de Platinum Games, pues en casi cualquier momento la pantalla estará plagada de proyectiles, balas, chispas y efectos de luz, fruto de una batalla constante que ofrecerá altas dosis de adrenalina. Las situaciones que propone el juego son bastante variadas: luchas contra enemigos de distintas cualidades (básicamente, robots de todos los estilos posibles), batallas donde los montruso de hojalata más gigantescos que puedas imaginar nos pondrán las cosas realmente duras, etc.

Si tenemos el traje en óptimas condiciones, tendremos la oportunidad de activar una cámara superlenta donde podremos calcular bien la estrategia a seguir: en estos momentos se nos brinda la posibilidad de esquivar proyectiles al más puro estilo Matrix, de eliminar a varios enemigos mientras no pueden reaccionar a tiempo o ponernos a cubierto mientras seleccionamos con cuidado qué zona del escenario está menos poblada de elementos hostiles.

En nuestro periplo iremos acompañados de un pelotón que, desafortunadamente, no cuenta con la habilidades proporcionados por nuestro traje: por ello, en muchas ocasiones tendremos que socorrer a un amigo caído, o soltar un “¡quítate de en medio!” cuando nuestros aliados se cruzan con nuestra línea de fuego. En este aspecto la IA de los compañeros se resiente bastante.

Para adaptar la experiencia a varios perfiles de jugador, contaremos con varios niveles de dificultad bastante bien calibrados. Si optamos por la dificultad Media, disfrutaremos de una aventura que supondrá, aproximadamente, unas 6-7 horas de duración en total, que pueden prolongarse si investigamos el escenario para encontrar unas pequeñas estatuas doradas, o si nuestra habilidad con el mando no es lo suficiente para superar momentos clave de la aventura: en estos momentos, el repetir varias veces los enfrentamientos contra enemigos finales puede hacer que estemos más tiempo del que desearíamos superando una contienda peliaguda.

Es posible que el juego se haga algo escaso para algunos, básicamente porque engancha de tal manera que nos gustaría tener doble ración de Vanquish sin dudarlo. Es cierto que el juego es frenético y la duración se ajusta a ello, pero una campaña de 12 horas, donde se brindara al jugador una variedad de situaciones constante, podría haber sido la guinda al pastel.

Lo que más penaliza la calificación del título perpetrado por Mikami, sin ningún tipo de dudas, es la ausencia de modo multijugador. Personalmente pensamos que las opciones interactivas del juego que nos ocupa son perfectamente compatibles con los modos online más habituales de este tipo de juegos, pues hubiera dado lugar a una experiencia online muy versátil y apasionante.

APARTADO TÉCNICO DEMOLEDOR

El componente gráfico de Vanquish está a la altura de los grandes. El diseño artístico es muy bueno, amén de un planteamiento escénico futurista que nos dejará boquiabiertos. El modelado de personajes es detallado y rico en matices, la representación tridimensional de los enemigos finales es impactante, y los escenarios muestran un diseño acorde con el contexto interactivo: tanto en valores de geometría poligonal como en lo referente al texturizado de superficies el trabajo realizado por los artistas gráficos resulta soberbio.

En la vertiente sonora, el acompañamiento musical de Vanquish se basa en una base “techno” que se complementa a la perfección con momentos orquestales de gran calibre. En lo referente a los efectos de sonido, están diseñados con un mimo que se hace notar en cada situación: la librería de FX es lo suficientemente rica como para que no resulte monótona a pesar de que en casi todo momento, la acción frenética protagoniza el devenir interactivo de Vanquish.

En definitiva, nos encontramos ante un videojuego impresionante a nivel técnico, realmente eficaz en el sistema de iluminación implementado y sobrado al estudiar el comportamiento del motor físico que utiliza (Havok en este caso). Sobresaliente.

VANQUISH-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción e historia.

PÁGINA 2 – Jugabilidad y apartado técnico.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Sergio Melero 20 | 10 | 2010