Una cabaña en lo alto de una montaña, una tormenta de nieve, una zona sin cobertura… los ingredientes perfectos para la ambientación de una típica película slasher de la que ocho jóvenes amigos serán los trágicos protagonistas. Lo mejor es que esta vez no seremos meros espectadores de la masacre, ni nos limitaremos a gritarles que no vayan por ahí o que enciendan la luz… tendremos el destino de los personajes en nuestras manos y cada decisión que tomemos les acercará más a la salvación o a un desenlace brutal.

Until Dawn logo y Sam

El estudio británico Supermassive Games (Doctor Who: The Eternity Clock, Start the Party!) presenta en exclusiva para PlayStation 4 una aventura de terror que se irá desarrollando conforme a las decisiones que tomemos y nuestra habilidad para los QTE, sin duda con gran influencia de las aventuras de David Cage, como Heavy Rain o Beyond Two Souls. Una mala elección o torpeza al pulsar un botón a tiempo puede acabar con la vida de uno de los personajes y nuestro objetivo debería ser mantenerlos a todos con vida hasta que salga el sol. Más fácil de escribir que de acometer, al menos en la primera vuelta que le demos al juego. Después, gracias a un interesante sistema de “efectos mariposa” podemos ir atando cabos.

Until Dawn, hasta el amanecer (momento en el que acabará la pesadilla), comienza relatando los sucesos que ocurrieron un año antes de la trama principal: un grupo de amigos se reúne en una cabaña privada para pasar el fin de semana cuando una broma pesada se les escapa de las manos y desaparecen dos de sus amigas. Un año más tarde, el grupo vuelve al lugar para recordar a las jóvenes, de las que no se sabe nada desde esa noche. Sin embargo, no están solos en la montaña y tendremos que ayudarles a superar la velada.

Until Dawn elecciones imposibles

Entre los personajes, los clichés más absolutos: el jugador de fútbol, la rubia popular, el friki, la lista, los tórtolos tímidos, el ligón… arquetipos que encontramos en cualquier producción americana protagonizada por adolescentes. Al principio, muchos de ellos nos serán indiferentes, pero a medida que avanza la trama, nos metemos más y más en el papel de salvadores y se crea una necesidad de protección sobre todos ellos, o casi todos.

El juego se compone de diez capítulos y a través de los mismos conoceremos no solo el destino que sufrieron las hermanas desaparecidas, sino secretos que oculta la propia montaña, enterrados en las sombras durante años. Supermassive Games ha hecho un gran trabajo en la forma de narrar la historia y es que todas estas tramas paralelas las iremos descubriendo mediante la exploración, conforme encontremos pistas, documentos y objetos por los diferentes escenarios.

Grupo Until Dawn de amigos protagonistas

El sistema de pistas está muy bien pensado porque no solo es una manera para que el jugador descubra la historia, es que encontrar o no una pista, y la información que contiene, puede incluso ser clave para conservar la vida. Dicen que la felicidad está en la ignorancia, pero en Until Dawn, cuanta más información reunamos, mejor futuro tendrán los protagonistas del juego. Además, a lo largo de los capítulos vamos cambiando de un personaje a otro, por lo que el destino de todos ellos depende en uno u otro momento de nosotros. Hay que señalar que no podemos cargar partida para deshacer sucesos que no nos gusten.

El juego cuenta con permadeth, y personaje que perdamos, personaje que estará muerto hasta el final de la partida. Al terminarla, podremos elegir cualquiera de los 10 capítulos para cambiar nuestras decisiones o continuar con la búsqueda de pistas.

Pero vayamos al meollo de su jugabilidad, y es que su punto fuerte no es la exploración o la forma de narrar las historias mediante los descubrimientos, son sus puntos de inflexión determinados por elecciones dicotómicas. Estas elecciones, a veces contrarreloj, nos enfrentarán continuamente a decisiones que pueden cambiar el rumbo de la historia, como cerrar una puerta o correr, esconderse o plantar cara a nuestro perseguidor.

A esto hay que añadir Quick Time Events y momentos en los que tendremos que dejar el mando completamente quieto, si superamos con éxito estas pruebas, daremos una gran alegría a nuestros protagonistas.

Entre las innovaciones de Until Dawn también destaca su sistema de “Efecto mariposa” y sus tótems premonitorios. Con los primeros, el juego nos explica qué decisiones van desencadenando qué consecuencias, de esta manera, podemos aprender de nuestros errores para partidas futuras, sabiendo qué elecciones cambiar para conseguir diferentes resultados.

Por otro lado tenemos los diferentes tótems que podemos ir recogiendo a lo largo de la aventura. Los hay de diferentes tipos: de muerte, pérdida, fortuna, peligro u orientación, y cada uno de ellos nos muestra un par de segundos de un futuro posible. Este pequeño vistazo nos servirá para tomar decisiones más sabias en el futuro.

Lo más importante de Until Dawn es que es un juego refrescante y muy divertido, que sin duda se ha hecho un hueco por la puerta grande en el catálogo de PlayStation 4 en un género en el que ha demostrado que no hace falta llenar la pantalla de zombis para triunfar. Plagado de sobresaltos, escenas tétricas y elecciones imposibles, engancha desde el primero minuto.

Sam recoge un tótem del suelo para descubrir un posible evento futuro

Gráficamente, Until Dawn no decepciona, y aunque tiene algún altibajo al cargar alguna que otra textura, son muy buenos los escenarios, la ambientación y los personajes, y en concreto sus rostros. De hecho, de la que seamos un poco aficionados a las series americanas reconoceremos a más de un actor entre los personajes, como Hayden Panettiere (Nashville, Heroes), Brett Dalton (Agents of S.H.I.E.L.D.) o Rami Malek (Mr. Robot).

A la credibilidad de los personajes contribuye un excelente doblaje al castellano. Además, a su animación hay que sumar el buen gusto cinematográfico que, plano a plano, elige qué podemos ver y qué no, en ocasiones de formas muy artísticas.

Y ya en el apartado sonoro, estamos ante uno de los elementos estrellas del juego de terror. A las manos de Jason Graves, la música se convierte en un componente con una fuerza terrible, capaz de crear tensión, crispar nuestros nervios en un abrir y cerrar de ojos, y convertirse en una segunda piel que nos acompaña durante toda la aventura y nos sumerge por completo en los angostos pasillos de las minas, las tétricas habitaciones del manicomio o los gélidos caminos de las montañas de Blackwood Pines.

Until Dawn Sierra Ashley y Josh

En cuanto al siempre polémico tema de la duración, cada vuelta no durará más de unas 9 horas, pero teniendo en cuenta su alta rejugabilidad, si la historia fuera mucho más larga podría perder encanto. Y es que cómo evitar jugar de nuevo sus capítulos para intentar cambiar las cosas.

Conclusión

En resumen, Supermassive Games ha dado una gran sorpresa con Until Dawn. Si bien ya desde el vídeo de Gamescom 2014 se habían posado muchas miradas sobre este título de terror juvenil, los británicos no han decepcionado. El juego es fresco, divertido, ameno y tiene mecánicas innovadoras como la recolección de tótems o las pistas que van descubriéndonos las historias. En el apartado gráfico, el estudio pasa con nota, sobre todo en el modelado de los personajes y sus gestos, aunque el sobresaliente se lo lleva su acertada banda sonora, cargada de temas que nos pondrán los pelos de punta y acompañan a la perfección cada escena de Until Dawn.

También tiene algunos peros. Algunos problemas en la carga de algunas texturas, o fases de exploración que a algunos jugadores se les pueden hacer largas, pero hay que ir más allá de caminar: rebuscar en cada recoveco del camino y disfrutar con la incertidumbre de cada paso que damos.

 

A favor

  • Nos permite meternos dentro de una película de terror juvenil
  • Sistema de efecto mariposa: causa-efecto de nuestras decisiones
  • Un vistazo al futuro con los tótems
  • Rejugable

 

En contra

  • Problema con algunas texturas aisladas
  • Algunas fases de exploración se hacen largas
  • Algunos efectos mariposa no quedan muy claros
Rocío González en 04 | 09 | 2015