Jugabilidad

En cada pantalla manejamos a una especie de garra que solo puede desplazarse por el eje frontal de diferentes figuras con cuerpos tubulares que flotan por el espacio: planos, círculos, cuadrados, figuras con forma de eme… y así hasta cien. Hacia estas figuras se acercan nuestros enemigos, además de diversos power ups que nos serán muy útiles en nuestra lucha.

TxK

El eje de la rejilla por la que nos movemos solo lo podremos abandonar durante un segundo cuando adquiramos la capacidad de saltar, con lo que podremos distanciarnos y disparar a los enemigos que han llegado al final de la figura, al eje por el que nos movemos. Eso sí, estas acciones no sumarán punto alguno, pero nos librarán de perder una vida.

Cuando los enemigos geométricos se acumulen y estemos a punto de perder la esperanza, será el momento de utilizar una bomba-descarga especial, de las que solo contamos con una por pantalla. Para poder conservarla el máximo tiempo posible, es importante que nos hagamos con todos los power ups.

Cada vez que llegamos a una nueva pantalla, automáticamente estará disponible desde el menú, así la próxima vez podremos empezar partida desde ella, y evitarnos volver a empezar desde cero.

En cuanto a los controles del juego, disparamos a ráfagas, por lo que no valdrá siempre mantener el botón de disparo pulsado. Para movernos por nuestro plano, usaremos bien la cruceta o el joystick izquierdo, aunque necesitaremos un tiempo de adaptación para hacernos con él.

Gráficos y sonido

El apartado gráfico de este tube shooter es sin duda la parte más especial. TxK nos sitúa en el espacio exterior y sobre ese fondo negro el resto de elementos brillantes y llamativos se pasean por la pantalla al son de la música.

Llamasoft ha apostado por el aspecto Neo-retro, con el que nos transporta a épocas pasadas en la historia de los videojuegos, pero gracias a las técnicas de desarrollo modernas es un estilo retro superior, con más definición, profundidad y con un mayor número de elementos en pantalla. Todo esto consigue que durante muchos instantes la pantalla se convierta en una amalgama de color y brillo que intenta despistarnos, aunque todos los elementos se distinguen perfectamente.

TxK

Los gráficos vectoriales de los que echa mano TxK, con su estilo basado en líneas, figuras geométricas abstractas y partículas explosivas por todas partes, conjugan a la perfección con el género tubular de este shmup, y son herencia directa del estilo que ha cultivado a lo largo de los años Minter.

En cuanto a la banda sonora que acompaña a este juego, los fans de las melodías dance quedarán cautivados rápidamente, mientras que los menos seguidores de este estilo encontrarán que es la elección perfecta para poner ritmo y vibración a TxK y todos los retos que nos presentan sus diferentes modos de juego.

Conclusiones

TxK es la confirmación de que Sony quiere revitalizar PS Vita, que apuesta por su consola portátil y que ha establecido una política de acercamiento con estudios pequeños que puedan ofrecer grandes títulos exclusivos a la consola. Sin duda el título de Llamasoft cumple a la perfección con este cometido, procurando horas y horas de juego.

Sus gráficos retro resultan originales y vistosos y su banda sonora, más que acertada, además a un precio de 6,99 euros, parece una compra a los que muchos hincarán el diento y creemos que no se decepcionarán si lo que buscan es un arcade de tinte clásico con el que dar caña a PS Vita.

Lo mejor

  • Incluye 100 niveles diferentes y varios modos de juego
  • Originalidad visual
  • Muy rejugable: sobre todo para partidas cortas
  • Buena banda sonora
  • Precio asequible

 

Lo peor

  • Repetitivo
  • Al principio resulta muy fácil y puede aburrir antes de que las cosas se empiecen a poner difíciles
  • Mover a la “garra” no es todo lo sencillo que nos gustaría

 

ANÁLISIS DE TxK – ÍNDICE

Rocío González en 14 | 02 | 2014