Los que estén acostumbrados a darse una vuelta por Xbox Live Arcade, suelen buscar propuestas sencillas en su planteamiento, pero profundas en cuanto a la diversión que puedan proporcionar. La oferta es tan amplia que, muchas veces, algo tan sencillo como un videojuego sin grandes pretensiones dramáticas, pero refinado hasta la extenuación en su factor jugable, resulta muy difícil de encontrar.

Por eso resulta tan gratificante disfrutar de juegos como el perpetrado por RedLinx como secuela de su anterior título de MotoCross. De esta forma, Trials Evolution supone una vuelta de tuerca a la experiencia que representa superar un gran número de retos, tanto competitivos como creativos, con el único objetivo de divertirnos sin complicaciones innecesarias.

APARTADO GRÁFICO PRECISO

trials evolution ingame

Sin lugar a dudas, el videojuego que nos ocupa no hace gala de un apartado gráfico que pondría en serios aprietos al mismísimo Uncharted 3 o al todopoderoso Gears of War 3. No obstante, ofrece un motor vectorial bastante trabajado, sobre todo en lo referente al sistema de físicas. Y es ahí donde radica el éxito gráfico del juego: posee texturas correctas, modelado más que suficiente y una tasa de frames por segundo precisa. Pero, fuera de estos aspectos, hay uno que brilla por su importancia global: el uso de las físicas.

No esperéis un Crysis en este aspecto. No obstante, están tan bien calibradas y su interpretación es tan importante, que podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que estamos ante uno de esos juegos donde lo técnico va íntimamente ligado a lo jugable. Es sistema de físicas define la jugabilidad del título y, pese a que a nivel sonoro nos encontramos ante un juego notable, lo más importante del apartado técnico del título recae en el sistema de animaciones procedural.

JUGABILIDAD DE ALTURA

trials evolution xbox live

Y esta descripción nos lleva a hablar directamente de la jugabilidad de Trials Evolution. Nos moveremos a través de unos intrincados escenarios a medida que los elementos se desmoronan, los tortuosos caminos se van haciendo más y más desafiantes y los saltos se tornan más arriesgados a medida que superamos los retos y niveles que propone el juego. Pese a que suene complicado, el hecho de movernos de forma lateral, sin tener que preocuparnos por la dirección del manillar (pues avanzaremos a través de un recorrido predefinido) hace que nuestra concentración recaiga en cuadrar bien la inclinación de nuestra motocleta, controlar con precisión de cirujano el acelerador y, en definitiva, ir aprendiendo a acometer cada pirueta y desnivel del terreno de manera precisa.

A medida que superamos niveles y completamos las licencias, se nos irán abriendo nuevos recorridos. Mención especial para una nivel en forma de montaña rusa de hilarante resultado jugable. Y es que el humor de Trials Evolution también tiene mucho que ver con el éxito jugable alcanzado por los chicos de RedLinx. La cantidad de caídas a la que se verá sometido nuestro motociclista, se reflejarán a partes iguales en reacciones de dolor y carcajada en el rostro del jugador. Por si esto fuera poco, su modo multijugador asegura tardes inacabables de pique continuado. Además, superar nuestras propias marcas y comprar diversos complementos y mejoras con el dinero que vayamos recopilando, redondean un desarrollo que se puede definir con una única palabra: adicción.

Pero no todo acaba ahí: el espíritu que envuelve a Trials Evolution hace inevitable la comparación con otra gran propuesta; la serie Trackmania. Como sucede en los títulos perpetrados por Nadeo, el juego de motocross que nos ocupa nos propone un detallado editor de circuitos con el que, invirtiendo el tiempo necesario, podremos efectuar auténticas virguerías creativas debido a los sencillo de su interfaz y al gran número de módulos que incluye.

TRIALS EVOLUTION-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Análisis.

PÁGINA 2 – Conclusiones.

Sergio Melero 27 | 04 | 2012