Una antigua reliquia cybertroniana amenaza con romper el equilibrio de la galaxia y acabar con los Autobots. La Dark Spark es objeto de deseo de Decepticons y Autobots, y en uno u otro bando, debemos luchar por ella o por su protección en Transformers: The Dark Spark (Rise of the Dark Spark).

Transformers The Dark Spark

Activision confía de nuevo en la franquicia Transformers y lanza una nueva aventura crossover entre la saga para consolas y la cinematográfica de Michael Bay, Transformers: The Dark Spark. El juego ha sido desarrollado por Edge of Reality, responsables del port de Mass Effect en PlayStation 3 (Way Forward en 3DS). Esta nueva entrega nos lleva tanto a acontecimientos que ocurren tras los hechos de Transformers: la era de la extinción en la Tierra (cuarta y nueva película de la franquicia) como a Cybertron entre Transformers: War for Cybertron y Transformers: Fall of Cybertron.

Aprovechando el estreno de la cuarta entrega de Bay, Activision ha buscado revivir esta franquicia en consolas, sin embargo, lamentablemente el juego se ha quedado a la altura de las películas…

Transformers: The Dark Spark es una aventura de acción en tercera persona en la que manejamos a robots que se transforman en diversos vehículos tanto del bando de los Autobots como de los malvados Decepticons, aunque poco compensado. A lo largo del juego iremos cambiando de bando de unos a otros, algo que puede incluso llegar a ser confuso pues los cambios se dan tras tramos cortos de juego y en un momento, la reliquia que querías proteger, ahora la tienes que robar. Lo bueno de todos estos cambios es que tenemos la oportunidad de ponernos en la piel, o las tuercas, de gran variedad de robots transformables, cada uno con sus habilidades, armas y vehículo propios.

Las misiones, divididas en etapas cortas en las que encontramos pequeños bosses u objetivos concretos, son muy repetitivas. La exploración es nula y el avance de pasillo es de encuentro con malos (o buenos) a encuentro con malos (o buenos). Sin embargo, estas peleas, a veces frustrantes por picos de dificultad que no concuerdan con la media, al principio son amenas gracias a dos tipos de arma y habilidades especiales (ataque especial, más power ups conseguidos en las cajas). Pronto el juego se hace largo, a pesar de no llegar a las 10 horas.

El título nos deja personalizar un poco las habilidades del Transformers que llevamos en cada momento. Tras cada batalla ganaremos experiencia que nos hará desbloquear cajas de bronce, plata, etc., llenas de personajes para el modo multijugador Escalada (hay 40 Transformers), armas, pirateos o consumibles como vida o munición.

En el aspecto gráfico no es un juego que destaque. Los diseños de los Transformers son simples, pero especialmente lo son los escenarios, con texturas muy planas, de baja resolución y pocos elementos con los que interactuar. Esto se aprecia más si cabe en la versión next-gen, a la que hemos podido jugar, y que está muy alejada de lo que debería ser un aprobado en esta generación. El sonido tampoco juega a su favor, y hay poco que decir de él.

Transformers The Dark Spark

Se salva su multijugador

Transformers: The Dark Spark cuenta con un modo online cooperativo bajo el nombre de ‘Escalada’ en el que nos encontramos un clásico modo horda en el que intentaremos aguantar junto a otros tres compañeros. En este modo de juego seguimos acumulando experiencia y subiendo de nivel, y por tanto, tendremos la posibilidad de seguir ganando esas cajas misteriosas que suponen la única emoción en el juego. En esta ocasión no encontramos un online competitivo, un modo que no le habría venido nada mal para dar variedad al título con varias deficiencias en campaña.

Como apunte, la versión de Nintendo Wii U no cuenta con modos online, un punto muy negativo.

En conclusión

Si Activision pretendía situar el juego a la altura de la saga cinematográfica que lleva dando alas a la franquicia durante los últimos años… misión cumplida. Si por el contrario, se intentaba presentar una aventura amena, agraciada en gráficos, graciosa y rejugable… este no era el camino.

Transformers: The Dark Spark

El juego se vuelve repetitivo muy pronto, la historia se relata de manera vaga y confusa y los gráficos no están a la altura. Los escenarios dirigen el movimiento del jugador, son sosos y sus texturas poco agraciadas.

En el lado positivo queda un modo online divertido en comparación, una gran variedad de Transformers con los que pelear y movernos convertidos en diferentes vehículos, así como un sistema de experiencia con el que ganaremos “sobre de cromos” para desbloquear personajes, armas y mejoras que nos va picando poco a poco.

Sin duda es un juego para amantes de estos robots transformables, que puedan pasar por alto algunos de los fallos de la propuesta de Edge of Reality en pos de manejar una vez más a estos poderosos personajes.

 

Lo mejor

  • La gran variedad de Transformers, armas y vehículos

Lo peor

  • Los gráficos, sobre todo en las consolas de octava generación, donde no da la talla
  • La historia pobre y confusa
  • Muy repetitivo
Rocío González en 31 | 07 | 2014