El nuevo juego de Creative Assembly ya está aquí, y lo hace rodeado de controversia por algunos y con deseos de ser jugado por otros. El hecho es que, al utilizar el motor gráfico de su predecesor, Rome 2, y ofrecer pocas novedades en un principio, muchas son las personas que ven con escepticismo un título que se vende como algo nuevo, aunque es visto como una expansión independiente para muchos.

Total War Attila pantalla de título

Nosotros lo hemos jugado y aquí os traemos nuestras conclusiones, con el fin de que valoréis sus pros y sus contras, antes de decidiros a su compra o no compra.

 

LUCHA DE REINOS

Al iniciar el juego gozaremos de una introducción a la altura de las producciones que la saga Total War nos ha venido ofreciendo a lo largo de los años, dando lugar después a un menú donde se nos invitará a iniciar jugando un prólogo, que a modo de tutorial nos introducirá en la mecánica de juego. Esta modalidad de juego nos pondrá al control de los Visigodos, en medio de una guerra con los Ostrogodos, junto a los cuales creeremos que se encuentran los Hunos, en un pacto de conquista, hasta que estos terminan por atacarles, teniendo nosotros que hacer frente a los unos y los otros, mientras avanzamos por los años.

Cuando terminemos esta minicampaña, o bien si queremos ir directos a controlar una facción de nuestro gusto (los Hunos incluidos), tendremos a nuestra disposición el modo gran campaña. Aquí dispondremos de cinco culturas para elegir: Los reinos bárbaros, los grandes nómadas, tribus nómadas, imperio romano e imperios orientales.

Sasánidas en Total War Attila

Dentro de los reinos bárbaros, dispondremos de los Francos y los Sajones; optando por los grandes nómadas podremos elegir entre los Ostrogodos, Alanos, Vándalos y Visigodos; las tribus nómadas pondrán a nuestra disposición a los Hunos, cuyo líder da título a este juego; tendremos a continuación al imperio romano, con su facción de oriente y la de occidente; finalizaremos con la posibilidad de elegir al imperio Sasánida, dentro de los imperios orientales.

 

LOS HUNOS, ESOS NÓMADAS CONQUISTADORES

Sea cual sea nuestra elección, se nos mostrará un vídeo introductorio, acorde con nuestra elección y situado, sea cual sea el caso, en el año 395 d.C., teniendo una mayor o menor dificultad a la hora de afrontar nuestra conquista, dependiendo de nuestra elección, siendo esta más elevada en el caso de los romanos, por estar divididos y en pleno declive histórico, y teniendo cierta ventaja al escoger a los Hunos o los Sasánidas.

La mecánica de juego es similar a la de sus predecesores. Podremos ampliar nuestra ciudad con nuevas construcciones, movernos por el mapa en nuestro turno, atacar y asediar ciudades, destacando en esta nueva entrega la posibilidad de construir asentamientos nómadas y nuevas construcciones dentro de los mismos, en el caso de tribus como los Hunos por ejemplo. Este es uno de los aspectos novedosos, del cual ya vimos un poco en el DLC de Rome Total War sobre los bárbaros, pero que ha sido pulido, ofreciéndonos grandes mejoras y variedad en su riqueza. 

Un árbol de habilidades nos permitirá ampliar nuestras aptitudes militares y civiles, con el fin de adquirir un mayor poder, en aras de conseguir nuestros objetivos de conquista y desarrollo a través del tiempo.

 

LA IMPORTANCIA DE LA FAMILIA

Otro de los aspectos destacables en esta nueva entrega se basa en el árbol familiar, en él, y según vaya aumentando nuestra influencia, podremos asignar gobernadores en provincias, los cuales compartirán parentesco con nuestro líder, debiendo realizar una buena gestión para evitar los posibles conflictos que puedan ir surgiendo con unos y con otros, con el fin de controlar lo mejor posible las ciudades y provincias de las que dispongamos. Así, podremos realizar uniones matrimoniales, ver cómo nacen nuevos miembros familiares y en definitiva, como si de “Juego de tronos” se tratase, controlar el entorno familiar y todo lo que ello conlleva con la lucha por el poder.

Las batallas siguen conservando las características principales que han hecho grande esta saga, con el añadido de mejoras en la IA. Podremos hacer uso de maquinaria de guerra y barricadas para defender una ciudad del ataque enemigo, al igual que ocurría en anteriores entregas. Aparte veremos cómo han quedado las ciudades tras asediarlas en el mapa, siendo sus defensas menguadas cuanto más tiempo hayamos dedicado a este menester, comprobando como algunos muros se encuentran derruidos, aportándonos ventaja de cara al ataque.

 

OCUPAR O ARRASAR CON TODO…

Al conquistar una urbe, se nos dará la posibilidad de saquear u ocupar la misma, al igual que en anteriores títulos, pero en esta ocasión, y tratándose de que los Hunos tenían fama de asolar por donde pasaban, podremos realizar una total destrucción de la zona ocupada, lo cual hace desaparecer del mapa dicha zona, sin posibilidad de que ni nosotros ni ningún enemigo pueda hacer uso de la misma.

Hablando de los gráficos, el título goza de una calidad artística superior, con un mapa renderizado y lleno de matices paisajísticos, unidos al cambio de estaciones, los cuales nos permitirán ver zonas nevadas, soleadas, etc.

Total War Attila campo de batalla

Al pasar al modo de batalla, los decorados y texturas gozan de una calidad tal, que deberemos disponer de una buena máquina  para disfrutar al máximo de todo lo que nos puede ofrecer. En este aspecto, se han optimizado las múltiples opciones disponibles a nivel gráfico para adecuarlos al rendimiento de nuestro PC, con el fin de que, dentro de nuestras posibilidades, disfrutemos del juego con fluidez, siempre que dispongamos de un mínimo de equipo para hacer correr los 20 gigas del juego.

Las animaciones sumadas al conjunto de detalles y diseño global del juego hacen que debamos afirmar que estamos ante un título sublime en lo que apartado gráfico se refiere.

 

MÚSICA HISTÓRICA

Pasando al sonido, las voces han sido dobladas al castellano, con pequeños fallos que nos harán oír algún que otro grito de guerra en inglés, pero que hace que agradezcamos el esfuerzo por el doblaje, pese a que la voz del narrador no ha sido de lo más acertado en este título, perdiendo un poco de fuerza por su interpretación poco creíble.

Los efectos de sonido cumplen perfectamente su cometido, metiéndonos de lleno en el realismo de las batallas y los movimientos tácticos del mapa, esto, unido a una brutal banda sonora, de la cual suelen hacer gala todos los Total War, consigue hacernos disfrutar del título de principio a fin.

Como hemos comentado, dispondremos de un prólogo a modo de tutorial, de la gran campaña con la que podremos seleccionar los diferentes pueblos de las diferentes facciones, lo cual nos proporcionará horas y horas de juego, pudiendo disfrutar después, por si nos parece poco, de 9 batallas históricas, aparte del modo multijugador y la enciclopedia Total War para ampliar conocimientos.

 

CONCLUSIONES

Habrá quien quede contento con el juego, al igual que habrá quien espere más de lo que ofrece, pero teniendo en cuenta donde nos sitúa el juego, la cantidad de facciones, horas de juego y las novedades (aunque pequeñas en un principio) que el título aporta, creemos que estamos ante un buen producto con el cual disfrutar de lo que el mismo nos ofrece. 

Existen muchos títulos que aparecen año tras año, como los simuladores deportivos (FIFA, etc.), o títulos de acción que mantienen su misma estructura de control ampliándonos una historia… No por ello decimos que estamos ante una expansión de un juego, y en ocasiones aparecen con precios superiores al del título que hoy nos ocupa. Es por ello que creemos que Attila es un título bueno y recomendable para los amantes de este género, el resto es historia…

LO MEJOR

  • La cantidad de facciones para elegir.
  • El poder crear asentamientos en cualquier lugar.
  • Las horas de diversión que depara este título.
  • El acabado artístico en su conjunto.

LO PEOR

  • Habrá quien eche en falta más novedades.
  • Habrá quien opine que es una simple expansión.
  • Se requiere una buena máquina para mover todo con gran calidad gráfica.
Luis Martinez 02 | 03 | 2015