Dicen que el tiempo pasa volando. Que los buenos y los malos momentos de los buenos tiempos acaban pasando para quedar en la memoria. Y cuando crecemos y nos distanciamos de nuestra mejor época, rememoramos en forma de lúcidas ensoñaciones un tiempo que fue mejor para todos nosotros. Este argumento, apto para la vida de cada uno de nosotros que ve cómo se acerca la madurez, encaja perfectamente en la existencia de unos personajes de ficción interactiva que nacieron hace décadas, que ya vivieron su momento álgido pero que hoy, con la marabunta de títulos y protagonistas que copan los pensamientos de los jugadores, se pueden permitir reposar a la espera de dar de nuevo el golpe. Dicen que el personaje de videojuego, como el vino, mejora con los años. Y Lara Croft representa con viveza esta afirmación.

MODA DE LA “ALTA DEFINICIÓN”, CON SENTIDO

De un tiempo a esta parte, y ante la falta de ideas y sobretodo de recursos, las compilaciones en alta definición de juegos relativamente antiguos se han ido extendiendo por los sistemas de sobremesa. A Kratos y sus aventuras le seguirán otros, rememorando los puntales de la anterior generación sobre un lavado de cara que no siempre satisface al consumidor, muchas veces con reservas ante una transformación demasiado “limpia” que acabe por destrozar el apartado técnico del juego, mostrando los polígonos antaño desapercibidos de forma demasiado clara y acabando, qué ironía, por destrozar todo sigilo y encubrimiento de los defectos gráficos de los juegos de las anteriores consolas.

A la colección de los primeros God of War le pasó algo parecido, ahora falta por evaluar el trabajo realizado por los packs que vendrán, el del Team Ico y el de Resident Evil, con Code Veronica y su cuarta entrega dispuestas a pasar por el quirófano de Macnamara/Troy. La unión de los últimos tres Tomb Raider, con el original nombre de The Tomb Raider Trilogy HD, viene a demostrar que no todas estas compilaciones serán meras acciones de marketing para obtener beneficios ofreciendo un producto ya hecho y poco trabajado. Tomb Raider Trilogy es el alfa y omega de este tipo de reediciones, ofrecido a una consola que no contaba con dos de las tres partes, a un precio reducido y con un lavado de cara de lo más interesante. Lo mejor de todo, que son tres juegos excelentes.

TRES LARAS EN UN GRAN HOMENAJE

The Tomb Raider Trilogy HD corresponde a un punto y final dentro de la historia de Lara Croft y sus aventuras clásicas. Por primera vez, Crystal Dynamics puede abordar una de las franquicias con más potencial icónico del medio completamente en solitario, pues sus últimos trabajos, pese a revolucionar el sistema jugable, seguían unas bases dispuestas por sus anteriores dueños, Core Design. Aunque el lavado de cara fue notable y acercó a Lara a las nuevas generaciones de jugadores, el espíritu de la personalidad de Lara, así como buena parte de los dogmas y directrices más allá de un motor gráfico o de la historia que se contaba seguían sujetos a sus anteriores desarrolladores. Su edad y posición social; su carisma, sus ambiciones y miedos estaban escritos de antemano y su “trilogía” a caballo entre dos generaciones se basó aún en esa creencia. Ahora, después de este regalo a los poseedores de una PS3 tienen, por fin, libertad absoluta para moldear a su mayor activo. Algo que ya ha empezado con el Tomb Raider previsto para 2011, todo un renacimiento para un icono.

Con brillantez, Crystal Dynamics consiguió devolver a Lara a la primera plana del mundo del ocio electrónico. Con aventuras puras donde el salto era el principal sustento del desarrollo, la empresa americana recreó un nuevo pasado y unas nuevas metas a un personaje que ya parecía poco más que un mero mercenario, cumpliendo misiones sin sentido por todo el globo. Tomb Raider Legend (PS2, Xbox360, PC, 2006) abrió la nueva trilogía de la señorita Croft de manera excelente tras el descalabro de El Ángel de la Oscuridad (PS2, PC, 2003) e introdujeron un nuevo pulso argumental más allá del simple cumplimiento/descubrimiento de misiones y antigüedades, una extensión narrativa que desde un principio se sabía que iba a albergar más de una entrega, como se demostró posteriormente enlazándolo con la primera entrega de la serie y su “remake” para acabar de forma trágica en Underworld, el juego que cerraría el telón de la Lara Croft más clásica.

GRANDES JUEGOS, POCOS EXTRAS


Los tres juegos representados en esta colección han sido los adecuados para no convertirse en un mero objeto de coleccionista. De elegir algunos de los primeros juegos, -mucho más famosos, eso sí- demasiado arcaicos para que luzcan de manera interesante en alta definición, reduciría su nicho y el público potencial a jugadores veteranos que disfrutaron con esas primeras aventuras hace quince años. Y aunque muchos de los jugadores puedan preferir la remasterización de éstos, los elegidos han sido los de Crystal Dynamics, por la simple lógica de romper con el pasado y preparar el futuro más inmediato.

Los juegos incluidos no presentan ningún añadido más allá de la mejora gráfica en alta definición. Tanto las opciones disponibles como los extras propios de los juegos -como los trajes varios con los que vestirla- son exactamente los mismos que en sus anteriores interacciones. Como nuevas opciones cabe destacar los videos “cómo se hizo” de cada juego, demasiado cortos, por cierto; y también un par de regalos de poca importancia como un tema exclusivo y vestimenta para el avatar de Home. Poca cosa comparado con lo que podría haber ofrecido, pues se echa en falta cualquiera de las dos expansiones para Tomb Raider Underworld, “La sombra de Lara” y “Bajo las cenizas” así como la última y excelente aparición de Lara en el mundo del ocio electrónico, Lara Croft y el Guardián de la Luz.

LA LEYENDA DE LARA CROFT

Tomb Raider Legend se convierte en el primero de los tres juegos a elegir, quizá el menos trabajado de las tres conversiones en alta definición, pues aunque cuenta como base el juego de PS2 al igual que Anniversary, su aspecto peca de poco trabajado y la mejora técnica respecto a su original no es llamativa. Fallo que se agrava tras comprobar cómo la versión para la consola Xbox 360 luce mejor que éste. Pese a todo, es una buena oportunidad para jugar a la primera aventura de Lara con Crystal Dynamics, un juego que pese a su obvio apartado gráfico vetusto, hará las delicias de los seguidores de las aventuras de saltos y acción puras, ésas donde la acción no roba protagonismo a los saltos.

Tomb Raider Underworld es el único que no ha recibido mejora gráfica, pues se trata de una producción de esta generación, con un apartado gráfico llamativo y que incluso actualmente se encuentra a veinte euros, un precio que no puede competir con el pack que analizamos. Underworld cierra la trilogía de Crystal Dynamics de forma brillante, con la única pega de no ser disfrutado de la forma adecuada en su lanzamiento, debido a las prisas por publicarlo y fallos de programación. No obstante, Underworld se convierte en la más preciosista aparición de Lara Croft y tanto su argumento, en menor medida, como su ambientación y construcción de escenarios, como máximo reclamo, convierten a Tomb Raider Underworld en el auténtico juego de aventuras y salto de la actual generación, diferenciándose de otros como Uncharted por el empleo de los puzzles y la priorización de los saltos sobre la acción.

Anniversary es el último juego destacado de la edición HD y el más redondo de los tres. El remake del primer Tomb Raider (PSX, Saturn, PC, 1996) se postula como el principal reclamo para los amantes de los buenos juegos, pues se trata de la aventura más equilibrada, heterogénea y divertida de los tres. La reconstrucción de los escenarios y de la historia del original dota a Anniversary de un aura y un carisma especial sin renunciar a la mítica base en que fija su inspiración. La perfecta recreación de las sensaciones de la primera aventura de Lara así como la utilización de escalas lo sitúa entre los mejores “remakes” de la historia del software. De esta forma se proclama como una forma de poder acceder a un género y a una forma de jugar casi extinguida, donde la exploración ocupa el lugar más importante en la clasificación de prioridades, una exploración dispuesta para descubrir y sorprender más que para conseguir el trofeo o logro de turno. Justo como antes.

TOMB RAIDER TRILOGY-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Análisis.

PÁGINA 2 – Conclusiones.

Adrián Hernán 04 | 04 | 2011