La nueva Lara Croft gana en las distancias cortas. Tomb Raider Definitive Edition trae de vuelta el que para muchos fue el mejor juego de 2013 en una edición definitiva que da el salto a la siguiente generación sacando partido al cambio de hardware.

Tomb Raider Definitive Edition

Con cuatro millones de copias vendidas en PC, Xbox 360 y PlayStation 3, el reboot de la famosa aventurera de Eidos fue tanto una evolución para la saga como una revolución. Si bien es cierto que hemos adorado las historias de Lara desde su debut en los 90, no es menos cierto que Crystal Dynamics, Eidos y Square Enix han acertado de pleno retomando los orígenes de Lara. No se trata de reescribir a Lara Croft, pero sí de introducirla en el siglo XXI. Las plataformas y puzles han dado paso a la exploración y la supervivencia, y sin embargo, todo ello parece una evolución natural que ha derivado en un juego espectacular que brilla aún con más fuerza en la nueva generación de consolas de Microsoft y Sony, sobre todo en esta última donde el juego alcanza los 60 fps.

Pero todo esto no es nada nuevo. Tomb Raider -el renacimiento- se lanzó en marzo del pasado 2013 y la nueva Lara recogió un longevo testigo que se remonta a 1996. Esta neoLara ha triunfado como ya lo hiciera en entregas anteriores gracias a un lavado de cara, una buena historia, unos escenarios impresionantes y unos gráficos que exprimían al límite la séptima generación. Tanto es así que los chicos de Crystal Dynamics han dado el salto a Xbox One y PlayStation 4 en cuanto han tenido oportunidad y Tomb Raider Definitive Edition es el resultado.
Tomb Raider Definitive Edition

Esta nueva edición saca provecho del mayor rendimiento gráfico que permiten Xbox One y PS4 y que es innegable desde el primer vídeo en el barco hasta el último rayo de sol que se refleja en la piel de nuestra heroína.

Encantada de conocerte, Lara

Con este nuevo Tomb Raider (2013), Crystal Dinamics reinventa a Lara Croft, ya no es una chica de cara bonita y curvas imposibles que rebotan al compás de sus saltos increíbles. Conocemos a una joven Lara, de 21 años, recién graduada en la universidad que actualmente forma parte de una tripulación en busca de pruebas que demuestren la veracidad de una antigua leyenda, de la existencia de Yamatai y de su diosa del Sol Himiko, cerca del mar del Japón.

Tomb Raider Definitive Edition

No es su primera expedición: como confiesa durante el juego lleva desde bien pequeña metiendo las narices en búsquedas arqueológicas, pero todavía no había tenido que enfrentarse a una situación como la que le espera tras el naufragio del navío. Es por ello que este juego forjará a la Lara aventurera del futuro, y la transformará en la intrépida mujer en la que sabemos que se convierte. Aunque en algunos momentos se muestra temerosa, es una chica valiente, y para qué negarlo, colmada de una suerte ambigua.

Como decíamos antes, las plataformas han dado paso a la exploración y la supervivencia y en esas nos las veremos durante Tomb Raider Definitive Edition. Por supuesto que escalamos, saltamos y nos lanzamos al vacío (a veces piolet en mano), pero ahora también podemos cazar, explorar el entorno, rastrear tumbas y saquear sus tesoros, resolver puzles sencillos y defendernos de los enemigos que nos cortan el paso con ayuda de una variedad limitada de armas que iremos ganando a medida que avancemos en el juego: las cosas no serán fáciles para Lara, pero irán mejorando.

La historia se mantiene intacta entre la versión para PS3, PC y Xbox 360 y la nueva para PS4 y Xbox One, y eso incluye toda la sangre y las escenas macabras, por ello, no vamos a profundar más en ella ni en las habilidades de Lara, las armas, los enemigos o las diferentes fases, para eso os invitamos a echar un vistazo al análisis de Tomb Raider que hicimos en su día.

Quizá habría sido una buena oportunidad para lanzar algunas criptas nuevas, algún epílogo o nuevos retos, pero se ha decidido presentar el mismo juego sin cambios en su historia y desarrollo.

 

ANÁLISIS DE TOMB RAIDER DEFINITIVE EDITION – ÍNDICE

Rocío González en 28 | 01 | 2014