En este juego en primera persona manejaremos a Garret, un maestro ladrón que comienza con un buen puñado de habilidades: trepar por los tejados, colarse en las casas (ganzúas mediante), fundirse con las sombras, deslizarse rápidamente por la luz. Thief es un título tradicionalmente de sigilo, pero también lo es de exploración, con una ciudad llena de callejones, edificios de varias alturas, tejados accesibles… Gracias a la agilidad de Garret, no hay lugar que se resista a su visita.
Thief

Tus normas, tu camino

Thief pone el énfasis en el sigilo, sin embargo, podemos elegir nuestras propias normas y jugar con el estilo que más nos guste. Tanto si queremos jugar al despiste de los guardias, desplazarnos al agazapo de la noche y movernos a sus espaldas, como si preferimos ir noqueando o eliminando a los enemigos (guardias y lo que no son guardias), la historia no cambia. La decisión queda en nuestra mano, de hecho, podemos ir combinando estos estilos dependiendo de la situación, a excepción de los modos más difíciles de Thief, en los que el silencio y las sombras serán la única alternativa para superarlos. Esto hace que el ritmo de juego lo imponga nuestra forma de jugar y que seamos capaces de modificarlo cuando queramos.

Eso sí, si queremos unas estadísticas impecables (objetos coleccionables, botines encontrados, sin alertas a guardias) nos espera un avance lento y estratégico.


Como sucede con el estilo de juego, el camino a seguir también da opciones al jugador. Thief no presenta un mundo abierto, sin embargo, los escenarios de cada capítulo presentan amplios mapas por los que el Maestro ladrón puede moverse con libertad. No hay un único camino para llegar a nuestro destino y eso multiplica las posibilidades de exploración: la ciudad se convierte en un festín del robo, llena de elementos de los que apropiarnos, ventanas que forzar, entradas secretas que descubrir…

Otro punto importante dentro del juego son los puzles: a menudo representados por cajas fuertes con combinación que presentan pequeños retos emocionantes para el jugador, que debe buscar pistas en su entorno o en documentos de textos recogidos en la habitación de la caja fuerte, y a veces, grandes retos que debemos resolver si queremos avanzar en el juego, al estilo de puzles que podemos encontrar en títulos de aventuras tipo Tomb Raider o Uncharted.

No dejes ni un cajón por abrir

Thief

Un título con este nombre y con un legado a sus espaldas de tres entregas, no podía descuidar el apartado del robo. En Thief es constante. Por todas partes encontraremos objetos que brillan por el escenario, al acercarnos nos recogeremos cubiertos, vasijas, monederos, monedas, tijeras… toda clase de objetos de plata u oro que al pasar por nuestras manos se convertirán directamente en dinero.

En el mundo de Thief cada pequeña habitación es una excusa para el saqueo y no solo hay que fijarse en los brillos que vemos a simple vista, sino también debemos abrir cada armario, cada cajón y cada baúl, mirar bien cada cuadro y cada caja fuerte. Todo este tipo de cosas aparecerán resaltadas en el modo concentración, junto a trampas, puertas… en definitiva, todos los elementos interactivos.

Con el dinero podremos hacer dos cosas: comprar objetos al mercader que encontraremos en distintos puntos de la ciudad (flechas, comida, etc.), o comprar puntos de habilidad a la Reina de los mendigos con los que mejorar nuestras habilidades en el modo concentración.

 

Controles next-gen

Thief

En su anuncio, Thief estaba planeado para PC, Xbox 360 y PS3, sin embargo, en pleno desarrollo se añadieron las consolas de octava generación como plataformas de lanzamiento. Eidos Montréal ha querido sacar partido a las nuevas posibilidades que estas consolas ofrecen, pero no solo en su apartado gráfico donde no es todo lo espectacular que uno quisiera, sino también en las novedades de sus controles.

En PlayStation 4 se utiliza el panel táctil para consultar el arsenal que llevamos con nosotros y utilizarlo, y con el sensor de movimiento podremos apuntar con el arco y disparar o lanzar objetos. Además, la barra luminosa que incluye el DualShock 4 nos irá chivando si estamos cubiertos a la sombra o expuestos a la luz, cambiando de azul a blanco, respectivamente. Los usuarios de Xbox One podrán utilizar Kinect para decir palabras que despisten a los guardias, así como apuntar y disparar objetos.

 

El online que no falte…

Thief incluye tres modos extra contrarreloj que nos hacen medirnos a los jugadores de todo el mundo. En estos retos podemos poner a prueba nuestra habilidad para encontrar botines, siempre, en un tiempo limitado en mapas especiales y con guardias de por medio. Nuestra puntuación será comparada en tablas de clasificación tanto entre tus amigos, como con toda la comunidad que juega a Thief.

 

ANÁLISIS DE THIEF – ÍNDICE

Rocío González en 24 | 02 | 2014