Más vale tarde que nunca, reza el popular dicho. La propuesta de Telltale Games basada en la saga de cómics ideados por Robert Kirkman, The Walking Dead, se ha convertido en uno de los títulos mejor valorados de los últimos años y en JuegosdB no podíamos dejar pasar la ocasión de analizar uno de los títulos que mejor explora la complejidad de un personaje en el medio interactivo.

Esta visión de The Walking Dead presenta algunos de los personajes más interesantes que hemos visto jamás en un videojuego y consigue atraer emocionalmente al usuario, siempre y cuando se deje llevar por la historia y sea capaz de superar los pequeños problemas que presenta la aventura. Pero mejor explicamos todo estos detalles con mayor detenimiento en el siguiente análisis.

TRAS LA ESTELA DEL CÓMIC

La historia nos mete en la piel de Lee Everett, que deberá sobrevivir en un mundo azotado por la horda de los muertos vivientes mientras estrecha lazos emocionales con una pequeña niña de ocho años llamada Clementine. La gran virtud del juego es que se basa directamente en la serie de cómics de Kirkman y deja completamente fuera de juego a la ficción televisiva emitida en EEUU por AMC que poco tiene que ver con el arco argumental original, más allá de las evidentes similitudes.

Telltale Games nos presenta a una serie de personajes inéditos que bien podrían haber estado presentes en los diferentes números de la historia gráfica, con cameos incluidos de algunos vistos en los cómics, por todos conocidos. El título, como ya sabemos a estas alturas, está dividido en cinco episodios descargables (aunque existe una versión física en USA). Para conocer toda la trama será necesario disfrutarlos todos, teniendo en cuenta que el juego articula su historia según nuestras decisiones y actos.

La jugabilidad de la obra resulta de lo más sencilla y directa, a la par que adictiva. Deberemos resolver algunos acertijos como en las aventuras gráficas de antaño, mientras elegimos con cautela nuestras palabras en los diferentes diálogos que viviremos. Para tomar las decisiones deberemos estar pendiente de la barra que limita el tiempo disponible, haciendo aún más tenso y agobiante el asunto. La atmosfera del título está tan bien conseguida que mientras jugamos olvidaremos todo a nuestro alrededor.

Lógicamente, The Walking Dead: The Game presenta diversas escenas de acción, aunque predominan los puzzles y los diálogos. Durante las escenas de combate o de tiroteos deberemos superar diferentes quick time events, prestando atención a las indicaciones que aparecen en pantalla. El principal problema que presenta el título es su completa y absoluta localización al inglés, tanto en voces como en textos, lo que sin duda frenará a los usuarios que no tengan un buen dominio del idioma a la hora de afrontar la aventura. Advertimos desde aquí que algunos diálogos resultarán extremadamente complejos de seguir para los no iniciados en la lengua de Shakespeare.

CARTOON SI, PERO ADULTO

Además de la opresiva atmósfera del título, la propuesta destaca por su brutal argumento, destinado exclusivamente a jugadores adultos. Aunque a nivel gráfico nos encontramos con una producción de estilo animado o cartoon, no se escatima en situaciones violentas, que resultan aún más chocantes gracias al motor gráfico del título, que dota a los diferentes personajes de una expresividad tan acongojante como necesaria.

En determinados momentos del juego viviremos algunas ralentizaciones inoportunas, lo que terminará con nuestra vida en un santiamén. Por desgracia, este otro problema del título solo puede solucionarse cargando la partida una vez hemos sido devorados. No hay barra de salud visible en el título, aunque en ocasiones veremos como la pantalla se vuelve roja si estamos demasiado tiempo expuestos a la mirada de los caminantes.

the walking dead the game clementine

Volviendo al apartado técnico, es destacable la labor de todos los intérpretes de doblaje. Aunque, como ya hemos comentado, todo el título está en inglés, el trabajo de los actores nos dejará sin palabras en más de una ocasión. Los homenajes al cómic original serán otra constante en la aventura, lo que terminará por confirmar que el videojuego de Telltale Games es bastante superior a la serie de televisión y, seguramente, a todos los productos derivados de la trama de Kirkman que aún quedan por llegar al mercado.

Hay pocos videojuegos capaces de conquistar al jugador si este se deja llevar de la manera adecuada. La toma de decisiones, a diferencia de otros títulos, se antoja obligatoria, lo que hace todo aún más interesante (se pueden tomar decisiones diferentes en otra partida, claro está) para el jugador. Cada episodio tiene una duración aproximada de 2 ó 3 horas, por lo que en conjunto podremos disfrutar de una verdadera maravilla de unas 10 ó 12 horas de duración. The Walking Dead: The Game confirma algo que ya sabíamos, que los videojuegos pueden contar historias complejas con personajes interesantes. Ojalá muchos siguieran el ejemplo.

THE WALKING DEAD: THE GAME-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Análisis.

PÁGINA 2 – Conclusiones.

Antonio López 15 | 01 | 2013