Wii se ha convertido por merito propio en una consola indispensable para los amantes de los J-RPG. Parte de esta culpa la tiene The Last Story, juego producido por un estudio llamado Mistwalker. Habrá gente a la que este nombre no les diga nada en especial, pero seguro que la cosa cambia al conocer el nombre de su fundador: Hironobu Sakaguchi, creador de la saga Final Fantasy.

UN RPG MUY ESPECIAL

Es obvio que nos encontramos en una generación donde los juegos de rol japoneses no atraviesan su mejor momento. La falta de innovación y la gran calidad de los actuales RPG occidentales son decisivos en este aspecto. Consciente de ello Hironobu Sakaguchi decidió arriesgarse con la creación de un juego que mezclara sabiamente los elementos tradicionales del rol japonés con un apartado jugable innovador. El resultado salta a la vista con un producto redondo y de gran calidad que marcará las pautas a seguir para todos los futuros lanzamientos dentro de este género.

the last story analisis

The Last Story nos pone en la piel de Zael un joven huérfano que forma parte de un grupo de mercenarios que ofrecen sus servicios a todo aquel que esté dispuesto a pagarlos. Cada uno de los jóvenes que compone este grupo tiene su propia personalidad y persigue diferentes objetivos en la vida, lo único que tienen todos en común es el modo en que se ganan la vida.

En una de las misiones que nos han encomendado, nuestra compañera de fatigas Syrenne cae abatida por el ataque sorpresa de un enemigo. Nuestro protagonista (Zael) grita lleno de rabia y dolor al no poder hacer nada por salvar su vida. En ese momento escuchamos una voz que surge de la nada y que dice tener cosas en común con nosotros. Seguidamente nos transmite a nuestra mano derecha un extraño poder que, entre otras cosas, nos permite devolverle la vida a nuestra compañera fallecida. A partir de ese instante Zael y el resto de los mercenarios se verán envueltos en una aventura épica que cambiará sus vidas para siempre.

Nos encontramos ante una aventura narrada de forma magistral que nos mantendrá enganchados entre 20 y 30 horas, tiempo aproximado que tardaremos en completar los 40 capítulos de los que se compone el juego.

RENOVANDO EL GENERO

Sakaguchi San ha conseguido crear un acertado sistema de combate en tiempo real que combina, con acierto, elementos exclusivos de los juegos de acción con el sistema de combate tradicional de los juegos J-RPG. Es por ello que no debemos extrañarnos al encontrarnos con un sistema de coberturas digno de Gears of War. Este sistema nos permite protegernos de los ataques enemigos mientras damos órdenes a nuestros compañeros o esperamos el momento adecuado para atacar utilizando nuestra ballesta. Otra opción es combatir directamente con la espada. Tenemos dos formas de hacerlo, una es el modo automático donde el personaje ataca solo al acercarse a los enemigos y el otro es el modo manual donde atacamos pulsando un botón. En este modo los daños causados al atacar son menores.

La espada también nos sirve para emplear una técnica llamada Vendaval. Esta técnica es de gran importancia ya que sirve como ataque, para dispersar los conjuros de nuestros compañeros y disipar los de nuestros enemigos. Los conjuros se muestran como círculos de colores (según su elemento) en el suelo del escenario. Al dispersarlos repartimos el poder de dicho conjuro entre nuestros compañeros. En el caso de la magia enemiga, al emplear Vendaval podremos disipar el conjuro y anular su efecto sobre nosotros o el enemigo. Será imprescindible emplear una estrategia adecuada para sacar el máximo partido a esta técnica, pero una vez dominada puede sacarnos de muchos apuros en los combates más duros del juego.

the last story wii analisis

Por último, nuestro héroe podrá aprovecharse de diversas formas del poder mágico (Magnetismo) que alberga en su mano derecha. Puede emplearlo para atraer la atención de los enemigos de forma que el resto del equipo tenga tiempo para realizar conjuros. Otra opción es emplearlo para revivir a los miembros caídos en combate, siempre y cuando dispongan aún de una de las cinco vidas que tiene cada jugador. A medida que ganamos experiencia iremos adquiriendo nuevos poderes basados en el magnetismo. El resto de los personajes también puede utilizar poderes mágicos y, al igual que nuestro protagonista, irán adquiriendo nuevos conjuros a medida que ganen puntos de experiencia.

El sistema de combate puede parecer complicado en un principio, aunque a la hora de jugar esto no es así debido a que el aprendizaje se realiza siempre de forma progresiva y siempre acompañado de tutoriales en video. En ellos nos explican de forma práctica y sencilla como utilizar nuestros nuevos poderes. Algo muy curioso es que los tutoriales se muestran como si hubiesen sido escritos en un libro antiguo. La mayor parte del tiempo lo vamos a pasar combatiendo y a pesar de ello en ningún momento los combates resultan aburridos o repetitivos. Más bien es al contrario, estaremos deseosos de encontrar más y más enfrentamientos que nos hagan emplearnos a fondo. El momento estelar en los combates llega de la mano de los jefes finales que en más de una ocasión nos obligarán a elaborar una táctica concreta para poder acabar con ellos.

Durante los combates habrá enemigos que al morir suelten algún objeto, arma o armadura que podremos guardar en nuestro inventario. Tanto las armas como las armaduras pueden ser mejoradas gastando en ellas una suma de dinero. Otras veces además de dinero, será necesario algún objeto (algunos difíciles de conseguir) para lograr la máxima evolución. El sistema de personalización es simple y peca de escueto pero, a pesar de ello, funciona bien y cumple con su cometido de forma correcta.

THE LAST STORY-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción, argumento y jugabilidad.

PÁGINA 2 – Jugabilidad y Apartado Técnico.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Sergio Lopez Chicharro 14 | 03 | 2012