La última obra de Mikami sigue dando que hablar gracias a su nueva expansión en la que viviremos de nuevo el terror y la tensión de un juego en el que las sensaciones se convierten en su principal baza jugable. Muchos no tendrán ni idea de qué va The Evil Within, creemos que ni siquiera Mikami o cualquier integrante de Tango Gameworks lo saben. ¿Será ‘The Consequence’ la explicación que todos estábamos esperando a los miedos irracionales del juego? Puede.

Secretos de The Evil Within en el segundo DLC

El segundo DLC, o expansión, como se le debería definir en esta ocasión, exprime las tensiones del título original con nuevas incorporaciones, siguiendo el estilo de ‘The Assignment’, el anterior añadido al juego de Bethesda. Se ha seguido, de manera no oficial, un estilo que definió Resident Evil 5 con sus descargables. El primero de ellos es el antecedente del siguiente, por lo que estamos ante la segunda parte de ‘The Assignment’. La pregunta es, ¿no podrían haberse lanzado los dos de manera conjunta? Siempre valen más dos descargas que una, deben pensar hoy en día.

SIN NOVEDADES EN LO JUGABLE, JUGOSO EN LO NARRATIVO

Así de bien explicado está. ‘The Consequence’ es, como podemos suponer, la consecuencia de los hechos de ‘The Assignment’. La historia avanza mucho, y de forma clara, en la segunda expansión. La propia presentación de las zonas de juego, los enemigos y algunas situaciones están creadas para enseñarnos mucho más sobre la historia de Sebastián y compañía que en adentrarse en lo jugablemente novedoso. La historia avanza hasta dar con una explicación factible a buena parte de los hechos del juego original. No destriparemos nada, pero sí se puede afirmar que ya no existe esa sensación de “¿qué demonios?” de The Evil Within y su primera expansión. De otra forma, no se atreve con cerrar el círculo por completo, por lo que se guarda un par de datos necesarios conscientemente, ya sea para otra descarga futura, creemos que no, o para una nueva entrega, algo que es factible viendo las más de tres millones de copias vendidas del juego de Mikami.

Kidman en el segundo DLC de The Evil Within The Consequence

Obviando la historia, verdadero rompecabezas que hace avanzar al jugador, nos adentramos en las novedades jugables de ‘The Consequence’. No podemos destacar más que algunos elementos accesorios, como las bengalas químicas que, dicho sea de paso, aumenta el nivel de tensión en ciertos momentos al no iluminar apenas unos metros o una escopeta recortada con un único disparo en su cargador. Al margen de la pistola y el hacha, ya presente en The Assignment para rematar a los enemigos por detrás, no existen más novedades.

El principal problema redunda en el del primer DLC: el sigilo. Bien es cierto que aumenta por momentos la carga emotiva y de tensión al jugador pero su implantación, con calzador, sin libertad real a la hora de realizar acciones, limita buena parte de la expansión. Seguimos prefiriendo la excelente acción comedida del juego, nacida bajo el amparo de Resident Evil 4 que el sigilo, un modo de juego que no podemos elegir, ya que se nos obliga a jugar así en ciertas partes, algo que unido a su implantación defectuosa hace que no disfrutemos del todo jugando.

Kidman se la juega en The Consequence

El resto de elementos, obviando algún enemigo final del que no hablaremos, sigue los pasos de sus predecesores, por lo que tiene sus mismos fallos (ya sabéis, bandas negras, sigilo, poca variedad de enemigos) y sus virtudes (esa tensión que eriza vellos, esa angustiosa claustrofobia y las escenas de acción).

Sin duda, una expansión que deben jugar los seguidores del terror. The Evil Within no sentó nuevas bases en el género, pero sus pros son evidentes. Esperamos que para una nueva parte disminuyan los contras que hemos mencionado para ofrecer un producto redondo. Mientras tanto, sobrevivimos gracias a su locura argumental, una delicia sabrosa y a sus escenas de terror físico.

 

LO MEJOR:

  • La locura argumental.
  • Tres horas parecen suficientes para un añadido.
  • Kidman es un buen recambio para Sebastián.

 

LO PEOR:

  • Seguimos con esas escenas de sigilo tan aburridas.
  • No cierra el círculo argumental por completo. Segunda parte o tercer DLC a la vista.
  • Sin novedades jugables a la vista.
  • Se parece demasiado a ‘The Assignment’.

 

Adrián Hernán 05 | 05 | 2015