Después de arrasar con hordas de enemigos y de salvar las Tierras Atas de Skyrim, nuestro afán destructor entra en parada cardiorrespiratoria. Una bocanada de aire es necesaria para reactivar nuestras funciones en pos del que regrese el héroe que ha acabado con los dragones, que ha fortalecido vínculos (o destruido hasta dejar en cenizas) a todo el gremio vampírico en Dawnguard. Nuestra ama de casa interior nos reta a vivir más cómodamente y gracias a ello nos ponemos literalmente en marcha.

Reunamos, pues, las fuerzas necesarias para construir un buen lugar para descansar tras el ajetreo que supone ensartar en centenas de gargantas nuestra espada. Odiaremos eso de esparcir cerebros por cortinas y alfombras, sobretodo las nuestras. Edificar nuestro hogar no es tarea sencilla, aunque con un poco de paciencia y mucha libertad conseguiremos vivir como un rey, eso o en el caso de ser verdaderamente un oso perezoso, acabar dormitando en una chabola de no más de cinco minutos de empeño. De nosotros dependen nuestros lujos, pues nuestro dinerito nos habrá costado, y también nuestras horas en el nuevo añadido de The Elder Scrolls V: Skyrim. Heartfire.

BRICOMANÍA EN EL MEDIEVO

Con un nombre que poca o ninguna relación guarda con el contenido del mismo, Heartfire supone el primer gran añadido no estrictamente jugable. Tras las aventuras de Dawnguard, donde podríamos tanto combatir las hordas necrófilas como también unirnos a ellas con el interesante Lord Vampiro como meta, nos llega el mencionado Heartfire. Nada de corazones ni tampoco de fuego, si acaso a fuego lento, pues nuestras tareas como ama de casa crecerán de forma tan rápida como los peinados de Nicolas Cage.

hearthfire xbox 360

Construiremos desde cero nuestro hogar, que podrá ser, según nuestro tiempo y dedicación una simple choza hasta la mansión más precisa de Skyrim. Para ello deberemos elegir lugar y empezar a ello, reuniendo materiales necesarios, como la madera y otros. Las opciones y posibilidades no quedarán ahí, pues también nos adentraremos en las funciones sociales que Bethesda nos ofrecerá, convirtiéndonos en tutores legales de niños. Guardería Skyrim, podríamos llamarlo. La parte de acción, que también la tendrá, residirá en salvaguardar esa construcción que con tanto sudor hemos cimentado. Y es que si algo tienen todos y cada uno de los productos de la compañía, es que la afinidad y sensación de inmersión que nos proporciona hace que “queramos” realmente mantener a salvo a los niños, a las paredes y a las decenas de objetos decorativos de nuestro hogar. Nuestro hogar.

Las opciones con las que Bethesda ha sembrado Heartfire son numerosas. A más de un jugador se le ocurrirán no pocas semejanzas con el simulador constructor definitivo, Los Sims, aunque aquí estará salpicado de sangre y extremidades cercenadas. Eso sí, la personalización no es comparable de ninguna manera, pues Heartfire es una experiencia diferente e interesante para los jugadores del título de ambientado en el planeta Nirn, pero no para los de Los Sims 3, por ejemplo. Aquí se nos coartará parte de nuestras posibilidades de creación para poder facilitar parte de nuestro trabajo. Que se reducirá a comprar materiales, organizar las habitaciones y adquirir los objetos decorativos. Ya sabemos, desde una propiedad con personalidad y sobria hasta otra más recargada que la mansión de Rob Zombie.

CÓMO CONSTRUIR TU CASA EN HEARTHFIRE

skyrim hearthfire

Para comenzar a construir nuestra casa en Heartfire tendremos que gozar del favor del Jarl de cualquier área del mapa. La libertad en este aspecto está más que demostrada, pues Bethesda quiere que concibamos la casa de nuestros sueños donde queramos. Más tarde tendremos que ponernos en contacto con uno de los administradores de fincas de Falkreath, de Lucero del Alba y de Morthal (aquí más decentes que en la realidad) para poder hacernos con la escritura de la casa.

Una vez hecho podremos edificar a nuestro gusto. Como hemos mencionado, no tendremos tanta libertad como en Los Sims o en otro simulador semejante, pero, para tratarse de un juego de rol y aventuras como Skyrim , la personalización de la que disponemos es más que suficiente. Mención al margen para los objetos que decorarán nuestras casas, tan extensos en número que en muchas ocasiones no tendrá cabida en la totalidad de las habitaciones. En definitiva, un DLC que a modo de añadido se desmarca de las expansiones con historia al modo de Dawnguard, pero que por 400 Puntos Microsoft se hace más que atractivo por el número de horas que nos proporcionará, nada comparado a la satisfacción de ver nuestra casa sobre sus cimientos.

SKYRIM: HEARTHFIRE-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Análisis.

PÁGINA 2 – Conclusiones.

Adrián Hernán 12 | 09 | 2012