CONCLUSIONES

Otorgar cualquier tipo de nota a un juego de las proporciones de The Elder Scrolls V: Skyrim, nacido bajo el cobijo de Bethesda que, de forma consciente, ha creado con mimo y dedicación un mundo en el que adentrarnos y perdernos carece de cualquier tipo de sentido. Etiquetas que han perdido su valor actualmente por lo fácil de su repetición en una retahíla de logros desmerecen las sensaciones que otorga Skyrim. Juego del año, GOTY, Must Have y cualquier nomenclatura anglosajona o española para tal efecto no tiene lógica en Skyrim, parecen casi una simple y bacanal blasfemia. Podríamos hablar de las innumerables marcas del juego de Bethesda: crear un mundo real, en el que adentrarnos durante horas, días y meses no tenga ningún efecto negativo. Cuidar hasta el extremo de lo enfermizo cada conexión con juegos anteriores y con la cronología de la Historia del universo de Nirn es ya un acto de valientes, casi tanto como escribir el equivalente a seis grandes novelas divididas en cientos de libros que podemos ojear. Mitos, leyendas, historias de valientes y cobardes, bestiarios… todo tiene sentido en Skyrim.

La parte de la mecánica, del consabido apartado técnico, de experiencia de juego ¡ay! Cuán innecesario resulta ante The Elder Scrolls V: Skyrim. El salto evolutivo respecto a Oblivion, lanzado en el año 2006 es sorprendente, abusivo. Se codea con los mejores títulos del mercado, no los iguala, pues, sin desmerecer cualquier videojuego, ninguno soporta las dimensiones gargantuescas de Skyrim. Como hemos dicho con anterioridad, dejaremos cuestiones técnicas al margen, Skyrim es más grande que ellas. ¿Se aprecia algo de pop up en el transcurso del juego? Puede. ¿Las texturas podrían estar más detalladas, más aún en las versiones de consola? También. Los vectores, las texturas y los polígonos están construidos para dar cohesión al mundo, no para marcar registros vacíos de “mejores gráficos de la generación”. Es el precio de la inmersión en un mundo ante el que cualquier juego palidece. Da lo mismo. Sigue siendo, en una palabra, bello.

Imagen de la review de Skyrim

El resto de elementos de Skyrim consiguen dotarlo de personalidad extrema, de cuidado enfermizo por parte de sus creadores. La música ambiental, la que conduce la acción y el tema principal son, sencillamente, soberbias. En muy pocas ocasiones escucharemos temas tan inspirados como el tema principal de The Elder Scrolls V, hijo bastardo inspirado en Nerevar Rising, de Morrowind y en Reign of the Septims, todas compuestas por un inspiradísimo Jeremy Soule, encargado de la música de los mencionados y de Icewind Dale, Dungeon Siege, Neverwinter Nights, Metal Gear: Peace Walker o Star Wars Caballeros de la Antigua República, poca broma.

Ante un marco argumental épico e inmersivo, ante un apartado técnico y sonoro de cualidades cercanas a la perfección y ante las más diversas aventuras, en forma de misiones secundarias (el corazón de todo Elder Scrolls) y de una interesante trama principal tan sólo cabe aplaudir ante el reto de Bethesda de superar sus juegos anteriores. Lo ha logrado, de largo. Con un tono más serio que los Fallout y un sexto sentido para la reproducción de la fantasía épica realista, Skyrim entona con orgullo la trompeta de los juegos de rol occidentales, de los juegos de rol mundiales y de los juegos en general.

Esto no es rol, señoras y señores. Esto es, en definitiva, vida.

LO MEJOR

– La mayor aventura de la generación
– Incomparable en datos. Número de misiones, aventuras, cuevas explorables…
– Incomparable en sensaciones. Una segunda vida.
– La belleza que destila Skyrim.
– Bethesda ha sabido superarse, tanto en lo formal (gráficos, sonido) como en la mecánica de juego.
– La mecánica de combate. Caótica y sin un control total de la acción. Como debe ser.
– La música y el apartado sonoro. Perfecto.
– ¿Hace falta hablar de su duración?

LO PEOR

– ¿En serio importa la nota?
– Gráficamente supera ampliamente a Oblivion, pero no está, lógicamente, entre lo mejor de la generación.
– Los daños a los enemigos no están localizados.
– Los jugadores inquietos que no estén dispuestos a pasarse horas en un poblado recopilando información de misiones secundarias no podrán aguantarlo.
– ¿Cinco años para The Elder Scrolls VI?

THE ELDER SCROLLS V: SKYRIM-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción y argumento.

PÁGINA 2 – Apartado Técnico y Sonoro.

PÁGINA 3 – Jugabilidad y Mecánica.

PÁGINA 4 – Conclusiones.

Adrián Hernán 10 | 11 | 2011