La isla de Ibiza se abre ante nuestros ojos en todo su esplendor para que podamos recorrerla de principio a fin con nuestro potente coche deportivo y nos mezclemos con la gente guapa del lugar, con la alta sociedad, convirtiendo nuestro estatus de mejor conductor del año en un referente para todos esos modernos adinerados que hasta hace sólo unos meses nos negaban hasta la propina cuando aparcábamos sus lujosos y relucientes bólidos.

La segunda entrega de la franquicia Test Drive Unlimited aterriza en las tiendas y lo hace cargada de numerosos atractivos, tanto a nivel jugable como visual. Aunque no estamos ante una obra redonda, conviene resaltar su capacidad para divertir en el género de la conducción, ofreciendo una obra arcade (repetimos, arcade) donde lo más importante es vacilar de coche, correr a toda pastilla durante kilómetros y kilómetros y conseguir ser la persona más respetada de toda la isla por la cantidad de vehículos aparcados en el garaje y el tamaño de nuestro fajo de billetes.

NO SIN MI FERRARI

El título nos presenta una historia sencilla, aunque medianamente interesante, para conseguir atraer nuestra atención. Lo primero que deberemos hacer será elegir a un personaje principal, bien hombre o mujer, con el que desarrollaremos nuestra carrera como piloto y buscavidas. Comenzaremos siendo alguien desconocido en los circuitos de gente importante de Ibiza para irnos abriendo paso, a base de ganar carreras y mucha pasta, consiguiendo ascender puestos en el escalafón social, ampliando de paso nuestras propiedades y consiguiendo casas (y cosas más interesantes) por el camino.

Como ya hemos destacado, TDU2 es un juego de conducción arcade, aunque incorpora elementos propios del género “sandbox” que ya hicieron de su primera parte un título original, capaz de generar una interesante comunidad de usuarios y admiradores. Aquí se potencian los mejores elementos de esa obra y se llevan a nuevas cuotas, mejorando lo que antes fallaba e introduciendo algunas novedades. Se mantiene, claro está, el impresionante garaje de vehículos, donde encontramos una variedad brutal de coches de diversas gamas.

De esta forma, nuestro protagonista podrá ir ampliando su minúscula colección de vehículos del principio hasta convertirse en una suerte de jeque árabe dueño de algún club de fútbol de la Costa del Sol. Ferrari, Aston Martin, Ford, Audi o VolksWagen serán algunas de las marcas disponibles. Los coches aparecen fielmente reflejados aunque, al tratarse de una obra centrada en su vertiente arcade, la conducción no será realista y se adaptará con bastante eficacia a nuestros controles, dejando que la diversión tome el control de la nave. Por supuesto, tendremos toda la isla de Ibiza a nuestra disposición, así como la de Oahu, ofreciendo al usuario kilómetros de sensaciones.

LLEGAR A SER ALGUIEN

En el plano jugable, Test Drive Unlimited 2 cumple con su parte y nos ofrece una obra de jugabilidad arcade, donde lo más importante para el usuario es divertirse y sentir como la velocidad se transmite a través de los píxeles. El manejo de los vehículos resulta cómodo y efectivo, realzando esa sensación arcade que tanto éxito reportó a la primera parte. TDU2 no busca ser el nuevo Gran Turismo 5 y Eden Games, su desarrolladora, nunca tuvo en mente ese objetivo. No obstante, y para que los usuarios más exigentes queden satisfechos, los vehículos tendrán sus propias características de aceleración, frenada y demás, por lo que se añaden determinados aspectos que ayudan en la inmersión dramática.

Para poder manejar los diferentes tipos de coches y participar en todas las carreras, deberemos conseguir aprobar diversos exámenes de conducir, que nos pondrán a prueba en las situaciones más extravagantes y climatológicamente adversas. Cuando llueva, por ejemplo, nuestro coche tardará más tiempo en efectuar la frenada y deberemos ser previsores si no queremos terminar estrellados. Aunque el título no busque la simulación, se preocupa por ofrecer cierto realismo que consigue transmitir al usuario la sensación de velocidad y complejidad que necesita.

Pero, además de las carreras, podremos tomar el control de nuestro protagonista en diversos puntos del juego. Pasaremos a verlo todo en primera persona y podremos desplazarnos libremente por espacios delimitados, como nuestra casa o el taller donde efectuamos los arreglos. También deberemos desarrollar algunas misiones secundarias, algo más flojas en intensidad, pero amenas en conjunto. Aunque esta parte es menos interesante, será imprescindible para conseguir acceder a todas las carreras. Para ello, deberemos conseguir ir ganando puntos en varios apartados: Coleccionista, Descubrimiento, Competición y Social. Al ir sumando puntos iremos ascendiendo dentro del mundillo y podremos tener acceso a más carreras y retos.

No podemos olvidar, claro está, otro punto interesante de la obra, que no es otro que la posibilidad de recorrer el escenario libremente, sin preocuparnos de nada, sólo haciendo kilómetros y kilómetros. Tendremos dos islas a nuestra disposición, Ibiza y Oahu, cada una con sus particularidades. Advertimos, eso si, que en lo que respecta a la representación geográfica de la isla balear, esta ha sido efectuada con ciertas licencias, por lo que nadie debe esperar una copia exacta del territorio. Licencias, por otra parte, bastante lógicas, si atendemos a la necesidad de ofrecer al usuario variedad de paisajes en un mismo entorno.

TEST DRIVE UNLIMITED 2-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción, historia y jugabilidad.

PÁGINA 2 – Gráficos, sonido y multijugador.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Antonio López 18 | 02 | 2011