¡LLENO, POR FAVOR!

Visualmente, el título cumple con su labor y nos ofrece un apartado gráfico notable que, sin hacer ningún tipo de alarde, ofrece un modelado de coches competente y detallista. Los escenarios también salen bien parados, ofreciendo una amplia cantidad de paisajes diferentes, donde las texturas están bien cuidadas y la imagen se mantiene estable, al menos en la mayoría de los casos. La versión para PS3 parece tener algunos problemas derivados de la tasa de “frames” por segundo, incidente que esperamos Eden Games pueda y sepa resolver con premura. Por su cuenta, la versión PC del juego es la que más puede llegar a ofrecer, siempre y cuando tengamos un ordenador capaz de mover el juego con facilidad. En lo que respecta a la versión de Xbox 360, la analizada en este caso, sólo hemos notado como algunos elementos del escenario tardaban en aparecer, algo que tampoco afecta a la experiencia de juego.

En lo que respecta a los personajes humanos, estos han sido recreados con mimo, aunque no llegan al nivel que muestran los vehículos. Su representación digital resulta, no obstante, decente, aunque conviene destacar aquí que su modelado no es el más realista del mundo y, sobre todo, las animaciones faciales pueden resultar un tanto robóticas en más de una ocasión. Con todo, Eden Games ha sido consciente de la importancia que requería el juego en materia de representación automovilística y ha puesto todo su empeño en los coches, aunque ello signifique tener algo menos de calidad en otros apartados. TDU2 no es un título puntero a nivel visual, aunque tampoco sería justo menospreciar el esfuerzo de los desarrolladores.

Un esfuerzo que puede se apreciar con claridad en las dos islas disponibles en la obra. La amplitud jugable del título es tan enorme que resulta lógico observar como se ha prescindido de algunos elementos visuales detallistas para conseguir mostrar un escenario interactivo rico en detalles. Los cientos de kilómetros disponibles para nuestro pilotaje bien merecen que personajes y vehículos ofrezcan menos detalles que los de otros títulos. Eso si, el cambio entre día y noche ha sido muy bien implementado, ofreciendo una sensación única, algo que no estaba presente en la primera entrega.

RADIO FÓRMULA

En el apartado sonoro, Test Drive Unlimited ofrece varias emisoras de radio para amenizar nuestras carreras o nuestros paseos nocturnos por la isla. Aunque no exista mucha variedad musical, podremos escoger entre varios estilos diferenciados, dependiendo de nuestros gustos. Por supuesto, si la música no es lo nuestro y sólo queremos escuchar el rugir del motor, no tendremos más que apagar la radio. En este sentido, TDU2 ofrece un buen trabajo con los vehículos, representando acelerones, frenadas y demás acciones con aceptable solvencia.

El punto más destacable del apartado sonoro es, no obstante, el doblaje completo al español que se ha realizado del título. Todo está doblado al castellano, por lo que no deberemos preocuparnos por leer y pilotar al mismo tiempo, disfrutando así de la conducción arcade de la propuesta. El trabajo de localización ha sido realizado con profesionalidad, ofreciendo unas voces acordes con la situación y unos diálogos que ayudan en la inmersión de la historia, aunque esta no sea precisamente digna del premio Nóbel de literatura. Pero menos da una piedra.

TODO ES MEJOR EN COMPAÑÍA

El principal atractivo del título que nos ocupa reside en su vertiente online multijugador. Como sabréis, si sois aficionados de la primera entrega y esperabais con ganas esta secuela, el mayor logro que tuvo TDU fue conseguir crear una comunidad online sólida, donde jugadores de todo el mundo estaban deseosos de competir en carreras y retos de índole arcade. Es importante resaltar esto último, pues aquí no veremos simulación pura y dura por ningún lado. Como decíamos, esa vertiente multijugador ha sido aquí potenciada y resultará mucho más interesante unirse a determinadas partidas online que jugar en solitario.

Y es que, por mucho que la historia lo intente, el juego ofrece algunas deficiencias importantes en materia de IA, con rivales que nunca son capaces de actuar de forma realista y comportamientos extraños que nos harán ganar las carreras con poco que pongamos algo de nuestra parte. Por el contrario, si optamos por el juego online, nos encontraremos con retos y usuarios mucho más duros que, a fin de cuentas, tendrán un mismo objetivo en mente: ganar a los contrarios cueste lo que cueste. Es por eso que la opción multi del título se antoja el punto álgido de la producción, un modo obligatorio para todos los que consigan dominar la campaña en solitario y quieran acceder a retos más amplios y divertidos.

Si disponemos de conexión a Internet (imprescindible para disfrutar del juego al máximo) y estamos siempre “online”, podremos interactuar con cualquier jugador, recibiremos invitaciones para carreras y retos, nos cruzaremos con otros usuarios en las islas y hasta podremos crear nuestro propio Club, otro elemento imprescindible para sacarle el máximo partido al multijugador (en ocasiones obligatorio para descubrir determinados modos y pruebas). Habrá, claro está, quien no vea con buenos ojos la necesidad de permanecer siempre conectado a Internet para descubrir el título en profundidad, aunque siempre tendremos la opción de enfrentarnos a la CPU e ignorar las invitaciones de otros participantes. TDU2 apuesta por el juego social, en línea, y dependerá de nosotros saber sacarle todas las ventajas que ello supone.

TEST DRIVE UNLIMITED 2-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción, historia y jugabilidad.

PÁGINA 2 – Gráficos, sonido y multijugador.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Antonio López 18 | 02 | 2011