Camino sigilosamente, ocultándome entre las sombras, aunque sé que de un momento a otro no habrá nada que me impida ser visto. Tengo a mis objetivos prefijados, la situación parece controlada, aunque nunca se sabe con qué pueden llegar a sorprenderte. De todos modos lo intentaré, ya que los datos que acabo de conseguir serán de un gran valor para mi sindicato… ¡Que empiece la acción!

LOS AÑOS QUE PASAN…

Muchas eran las expectativas formadas en torno al regreso de un clásico a la altura de los tiempos que corren. La estética isométrica utilizada allá por el 93 nos sumergía en un mundo futurista, en el cual formábamos parte de un sindicato, afrontando diversas misiones tácticas con altas dosis de violencia. Tal fue el éxito cosechado, que hubo una secuela, la cual dejó a la altura de un juego de culto esta franquicia, capitaneada por Peter Molyneaux.

En esta ocasión, Starbreeze Studios ha tomado la alternativa, ofreciéndonos un shooter en primera persona que toma pinceladas de aquello que fueron sus orígenes, aunque pierde en cierta forma la esencia de lo que el juego original nos ofrecía. Pero, empecemos desde el principio, desgranando lo que el argumento ofrece para que podáis haceros una idea de lo que vais a encontrar en esta propuesta. Nos encontramos en el año 2069, ya no existen los gobiernos y en su lugar, el mundo está siendo controlado por sindicatos. Dichos sindicatos ofrecen a quienes los elijan, la posibilidad de implantarse un un chip en el cerebro, con el cual poder acceder a una completa red de comunicación, trabajo y otros servicios sociales.

Tal es la magnitud de control de estas corporaciones que, aquellos que no se encuentran “enchufados”, no existen para el resto. Pero claro, cada sindicato aspira a poseer el control total de las personas y por ello tienen en sus filas agentes que se dedican a realizar misiones de sabotaje, asesinato o extorsión, con el fin de conseguir ese poder que los haga superiores a las otras organizaciones.

EMPIEZA LA ACCIÓN

syndicate kilo

En este punto tomamos el control de Kilo, un agente de Eurocorp, uno de los sindicatos. Nos hemos presentado voluntarios para que nos sea implantado un nuevo y revolucionario chip, con el cual podremos realizar acciones propias en cierto modo de un superhombre… En un primer momento apareceremos presos en una habitación, debiendo eliminar al guarda que nos custodia y escapando de un emplazamiento, haciendo desaparecer a todo aquel que ose interponerse en nuestro camino. Esta primera toma de contacto nos servirá para afianzarnos en el manejo de nuestro personaje, de cara a todo lo que tiene que venir en sucesivas misiones.

La interfaz de juego es bastante sencilla, lo típico de un shooter en primera persona con algunos detalles innovadores en cierta medida. Por un lado tendremos la posibilidad de ir adquiriendo todo tipo de pistolas, metralletas, rifles de francotirador… Y diferentes tipos de sorprendentes tecnologías aplicadas a la balística.

Hasta aquí lo normal en todo shooter que se precie, pero claro, somos un agente de un sindicato y se nos ha implantado un chip con unas cualidades especiales, el DART-6. Con este chip podremos realizar acciones que nos sacarán de más de un apuro, tales como hackear accesos a instalaciones, hacer que nuestros enemigos se suiciden, provocar un cortocircuito en cualquier chip enemigo… Acciones que iremos adquiriendo conforme vayamos avanzando en la historia, y que podremos ir mejorando dentro de un árbol de habilidades al extraer algún tipo de chip de determinados enemigos tras acabar con ellos.

SYNDICATE-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción y argumento.

PÁGINA 2 – Jugabilidad, cooperativo y apartado técnico.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Luis Martinez 02 | 03 | 2012