EL DESAFÍO DE LA JUGABILIDAD

Si hemos logrado rescatar a la princesa de las garras del incansable Bowser, accederemos a la opción de volver a jugar sobre dicha partida, esta vez, intentando rescatar a nuestro querido compañero Luigi. De esta forma, se abren las fases especiales regalándonos un nuevo periplo a lo largo y ancho de ocho mundos plagados de desafíos. No tardaremos en rescatar a nuestro entrañable hermano pues no es el objetivo final de la partida, pudiéndolo utilizar como alternativa del fontanero bigotudo de mono rojizo para lograr superar todos los retos que nos esperan en la segunda toma de contacto con el juego.

Asistiremos a la readaptación de las fases que hemos superado en la anterior toma de contacto, solo que provistas de nuevas soluciones tanto estéticas como jugables. Algunas incluso estarán reinventadas por completo, lo que nos genera una agradable sensación de desafío. Ahora conseguir las tres monedas es netamente más difícil, deberemos pasarnos determinadas secciones en un tiempo establecido e, incluso, algunas fases contarán con la incómoda presencia de un Mario oscuro que, como ya hizo en Mario Sunshine, no dejará de molestarnos hasta acabar con nuestro periplo.

Imagen de Super Mario 3D Land

Esta partida pone a prueba la excelente jugabilidad del título para demostrar lo preciso de su sistema de control. Saltos ajustados, la necesidad de utilizar el disfraz de mapache para superar grandes distancias aéreas y, como no habíamos resaltado hasta ahora, la representación más brillante de cómo usar el 3D estereoscópico en pos de la jugabilidad. Muchas de las fases de Super Mario 3D Land están pensadas para aprovechar esta peculiaridad de Nintendo 3DS. Pese a que el control táctil está relegado a elementos secundarios (como el manejo de los menús), el 3D esterescópico posibilita la resolución de puzles que, con él desactivado, dan lugar a engaños e ilusiones ópticas en nuestra percepción gracias a la utilización de la perspectiva isométrica. Además, determinados mundos nos regalarán vetiginosos recorridos donde, al mirar hacia abajo, revelaremos un sinfín de plataformas que se pierden en la lejanía mientras quedamos anonadados ante la sensación de profundidad que podemos observar.

Saltar sobre nuestros enemigos, neutralizarlos con un fogonazo, darles con el bumerán, saltar de plataforma en plataforma con el disfraz de helicóptero observando las nuevas soluciones con el que ha sido dotado el desarrollo del juego. Si bien es cierto que muchos mundos se hacen algo cortos (están adaptados para jugar en cualquier parte), y que la primera partida no nos supondrá más de seis horas (si queremos conseguirlo todo la cosa aumenta), superar Super Mario 3D Land en su totalidad es una experiencia que todo fan del fontanero disfrutará.

TÉCNICAMENTE IMPECABLE

Dejando a un lado el notable apartado sonoro del título que nos ocupa, no porque sea anecdótico, si no porque su representación obedece a los cánones de todo videojuego de Mario que se precie (melodías pegadizas unidas a efectos de sonido y voces graciosos a la par que efectivos), hablemos de los gráficos de Super Mario 3D Land.

Super Mario 3D

El título que nos ocupa, a nuestro parecer, es el mejor videojuego gráficamente hablando del catálogo de Nintendo 3DS. Algunos opinarán lo contrario, pero el acabado artístico y técnico de la última producción plataformera de la compañía japonesa es excelente. El modelado de los personajes brilla con luz propia, cada mundo está representado con un mimo fuera de lo común en la consola de la que estamos hablando, y el texturizado llega a sorprender sobremanera. Cada superficie está redondeado para que nos de la sensación de estar ante una minipelícula de animación en 3D estereoscópico (salvando las obvias distancias, por supuesto), los movimientos de cada personaje y enemigo están trabajados al detalle por separado, y la utilización de texturas dinámicas llega a, en algunos casos, superar el mapeado de Super Mario Galaxy.

Mención especial para el efecto conseguido con la textura de ladrillo mojado: un gran ejemplo de cómo utilizar Bumb Mapping avanzado en la consola que nos ocupa. Hierba, vegetación, agua, fuego, nieve, lluvia. En Super Mario 3D Land encontremos de todo. Si bien es cierto que no hay demasiadas cosas que no hayamos visto con anterioridad, la sensación técnica que desprende este videojuego resulta sorprendente con cada fase, con cada nuevo mundo que desbloqueamos a nuestro paso.

SUPER MARIO 3D LAND-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción e historia.

PÁGINA 2 – Jugabilidad y Apartado Técnico.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Sergio Melero 24 | 11 | 2011