Starkiller ha vuelto. Cuando todos lo dábamos por muerto, nuestro joven jedi regresa con una nueva aventura que promete redimirse de los errores de su antecesora… una historia nueva, unos gráficos mejorados y una nueva jugabilidad son las cartas de presentación del nuevo juego de Lucasarts… ¿dará lo que promete?

EL FORZADO REGRESO DE STARKILLER

Soy de los muchos aficionados al universo Star Wars que vieron con recelo la entrega anterior, que la veían como un “sacacuartos”, como un episodio sin sentido en el magnífico mundo de George Lucas… sin embargo, ésta nos dejó un sabor agridulce. Por un lado la jugabilidad era aburrida y repetitiva, el doblaje desastroso y los gráficos, simplemente correctos. Pero no todo fue un desastre y el juego, por lo menos a un servidor, nos deleitó con una historia y un argumento bastante elaborado y lo suficientemente intrigante como para tener a cualquier fan de la saga pegado a la pantalla durante toda la aventura.

Pese a que el anuncio de esta secuela fue una sorpresa para todos (hemos de recordar que supuestamente Starkiller muere en la primera entrega), los primeros trailers y, posteriormente su demo, nos dieron a conocer un juego mucho más pulido, con unos gráficos muy mejorados y una nueva jugabilidad que parecía ir bien encaminada, sin embargo, no es de oro todo lo que reluce, y esta entrega vuelve a dejarnos confusos.

La nueva jugabilidad, que prometía innovar frente a su predecesor, no hace más que defraudar y mostrarnos una monotonía donde, a base de presionar un par de botones y realizar insulsos “quick time events”, superaremos sin dificultad los niveles; los escasos jefes finales (cuatro en total), la poca diversidad de escenarios (hay ocho, donde uno nos sirve a modo de un aburrido y pesado tutorial y otros dos se repiten) y la poca capacidad de evolucionar a nuestro personaje (ahora Starkiller aparece con casi todas sus habilidades desbloqueadas desde el principio ,no haciendo más que aumentar ese sentimiento de monotonía que mencionábamos anteriormente), harán de un juego que prometía mucho otra mediocridad que pasará sin pena ni gloria por esta generación, al igual que la anterior entrega.

CÓMO APROVECHARSE DE UN NOMBRE

Y es que ésta es la pregunta que nos viene a todos a la cabeza cuando llevamos media hora de juego, cómo, al igual que hicieron con la anterior entrega, sus creadores se han aprovechado para engañar a fans y no tan fans, con un producto de calidad mediocre, que nos hace plantearnos si lo único que tiene de bueno es eso, su nombre.

Si la anterior entrega mostraba una historia atrayente e intrigante, este episodio hace todo lo contrario. El objetivo de mostrar un capítulo de la saga en un intervalo tan desconocido del universo de Star Wars fue una gran idea, sin embargo, ya fue explotada en su predecesor y esta entrega nos presenta un argumento que, claramente, pretende ser una “secuela forzada” con el fin de maximizar este nuevo capítulo. Resulta irónico, y a la vez, frustrante, cómo, prometiendo el “oro y el moro” esta entrega es un burdo intento de continuar un argumento en el que no quedaba nada que contar, no nos extrañaría pues, encontrar una tercera entrega con un “Darth Vader” clonado, un hermano gemelo de Yoda o el hijo “bastardo” de Palpatine protagonizándola… parece que la imaginación de Lucasarts se está agotando.

La aventura nos presenta, sin entrar mucho en detalles para no estropear el argumento a los que vayáis a comprar el juego, a un “clon” de Starkiller como protagonista. Resulta que Darth Vader quiere conseguir al “discípulo perfecto” para que le ayude a derrocar a Palpatine y para ello clona a nuestro jedi, que creíamos muerto. Sin embargo la clonación presenta numerosos efectos secundarios, siendo uno de ellos la “transmisión” de memoria de su antecesor. Así, Starkiller recordará todo lo de su anterior “yo” revelándose de nuevo contra Darth Vader. Viejos conocidos como Juno o el general Kota y personajes clásicos de la saga, como Yoda o Boba Fett harán su aparición dotando de algo más de carisma a la aventura.

¿JUGABILIDAD PROPIA O PLAGIO DESCARADO?

Como muchos debieron advertir en la primera entrega y como, lamentablemente estamos observando con demasiada frecuencia en esta generación en muchos otros juegos, la primera entrega era un “God Of War” pero ambientado en el particular universo de George Lucas y con una calidad claramente inferior al título de Santa Mónica Studios.

Como ya dijimos antes, la mayoría de las habilidades estarán disponibles al principio, restándole sensación de progreso y evolución del personaje al título. La incursión de los sables láser duales, pude parecer, a priori, un elemento novedoso pero nada más lejos de la realidad. En el momento en que tomemos el control del protagonista podremos ver con resignación cómo los combos y los movimientos son, en su mayoría, los mismos que en la anterior entrega pero con el hándicap de contar con dos sables.

Respecto a las fases, nos encontramos con ocho niveles bien planteados pero monótonos en su mayoría, siendo el primero un tutorial bastante pobre y repitiéndose dos de ellos en cuanto a localización se refiere, restándole aún más posibilidades al título en este apartado. Los jefes finales no hacen más que empobrecer respecto a la anterior entrega contando solo con cuatro, de los cuales solo uno merece realmente la pena. Una pena, ya que un rico universo como éste podría haber dado más de sí en un apartado como éste.

Sin embargo, debemos reconocer que ciertos niveles mantendrán una calidad bastante alta, ofreciéndonos enemigos por doquier, jefes finales muy elaborados y situaciones que supondrán un verdadero reto. Además dos de estos jefes finales tendrán una complejidad enorme y nos ofrecerán momentos verdaderamente épicos, amén de la pelea final, que hará las delicias de los aficionados. Muchos enemigos supondrán verdaderos quebraderos de cabeza hasta que les cojamos el tranquillo y averigüemos el punto débil de cada uno, sin embargo, pese a las dificultades iniciales, una vez hayamos descubierto como acabar con ellos se antojarán simples y fáciles de eliminar, sin ninguna evolución a lo largo de la aventura.

Por último hablaremos de los “quick time events” que se mantendrán intactos respecto al juego anterior que añadirán algo de espectacularidad para acabar con algunos enemigos, pero sin embargo siguen sin estar del todo trabajados y siguen dando esa sensación de facilidad y poca interactividad a la hora de su realización.

STAR WARS: EL PODER DE LA FUERZA 2-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción y jugabilidad.

PÁGINA 2 – Apartado técnico y otras consideraciones.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Ángel López 04 | 11 | 2010