Ya tenemos entre nosotros el último y más potente smartphone de Sony Mobile. Sony Xperia S es, junto a Xperia P y Xperia U la nueva línea que el gigante asiático ha lanzado. La remodelación de su serie más conocida, la Xperia, con un gusto estético al alcance de muy pocos teléfonos móviles del mercado. Cautivador, potente y estilizado son algunas de las características más repetidas por este teléfono, el primero de una gama que nace sin el binomio Sony-Ericsson. Es el momento de Sony, y el que nos ocupa es su terminal más poderoso, prueba de ello es el Certificado Playstation que incorpora. Vamos a comprobar si Xperia S se convierte en la alternativa más seria al tridente de marcas que actualmente copan el mercado, Samsung con Galaxy S III, Apple con iPhone 4S y HTC con One X.

PURO DISEÑO

El principal reclamo de Sony Xperia S es su particular y elegante diseño. Por primera vez en mucho tiempo estamos asistiendo a una ruptura lógica con los diseños que han ido apareciendo hasta el momento. El que nos ocupa sigue la moda angulosa con algunos reparos, y es que los responsables del diseño han sabido otorgarle un toque de personalidad interesantísimo. La franja transparente de la parte inferior es la prueba de ello. Servirá como notificador, pero también embellece el ya de por si interesante diseño. Desde Sony han sabido desmarcarse del resto creando un terminal, mejor dicho, una serie de terminales con los Xperia NXT, que nada tiene que ver con su competencia, los hace diferentes y modernos. Sin duda un teléfono que entra por los ojos, y eso, en el mercado actual de la telefonía, es mucho decir.

LA MEJOR PANTALLA DEL MERCADO

Xperia S tiene una pantalla de 4,3 pulgadas, la medida ya obligatoria para los smartphones premium de las distintas compañías. Este orden de pulgadas se convierte en el máximo permitido para la comodidad del usuario, pues una pantalla mayor no repercute en la satisfacción de los usuarios (en el caso de que siga siendo un smartphone y no un tablet), como ha ocurrido con Galaxy Nexus.

El mejor dato de esta cámara no reside en las pulgadas que tiene, sino en la increíble concentración de píxeles por pulgada que, gracias a su resolución 1280×720 enfrascados en la poderosa pantalla de Sony Reality Display con Mobile Bravia Engine se convierten, simple y llanamente, en la pantalla con más resolución del mercado de los smartphones. Y eso es mucho decir. Tanto es así que no podremos diferenciar (como sí hacemos en otros teléfonos) los píxeles en la pantalla y servirá sobremanera para poder navegar por Internet de forma cómoda ya que al ampliar los textos no se pixelarán ni acartonarán.

RESTO DE ELEMENTOS FÍSICOS

xperia s white

Xperia S no tiene ranura para la inclusión de tarjetas Micro SD, no obstante son 32 los gigas internos de los que dispone, que se nos antojan más que suficientes para las fotografías, vídeos, música y demás elementos que grabaremos en su interior. El LED inferior nos notificará elegantemente las novedades y menciones que tendremos. El logo de la marca se sitúa en la parte superior y la marca Xperia en la contraria. El plástico de su parte trasera es a prueba de manchas, por lo que, en el caso de quedarnos con el modelo blanco, no tendremos problemas para limpiarla. Eso sí, no nos ha gustado que este smartphone tenga tapa trasera y no sea de una sola pieza, pues su batería (en la media de sus competidores en duración, incluso un poco superior) no se puede extraer y solamente se encuentra la tarjeta MicroSIM.

No se diferencian botones en su parte frontal y los clásicos Home y otros están situados en la parte superior de la banda LED que caracteriza el móvil, pues dicha banda no es táctil. El plástico suave es agradable al tacto y sigue la estela de autenticidad elegante que baña el teléfono. En los laterales encontramos el discreto botón de activación y disparo automático de la cámara y los controles de volumen. También encontramos la ranura de HDMI y en la otra parte tenemos la de USB. Arriba tendremos el botón de encendido y el conector de 3,5mm. Estos son los detalles físicos más determinantes de Xperia S, un teléfono que con sus 128 mm se antoja algo largo, pero que comparado con la belleza de sus formas bien merece la pena.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

  • Sistema Operativo Android 2.3 (Gingerbread)
  • Interfaz TimeScape UI
  • Pantalla Reality Display de 4,3 pulgadas con Mobile Bravia Engine
  • Resolución panel 1.280 x 720 píxeles (341 ppp)
  • Procesador Qualcomm MSM 8260 a 1.5 GHz Dual Core
  • GPU Adreno 220
  • Memoria RAM 1 GB
  • Almacenamiento 32 GB (eMMC)
  • Red GSM GPRS/EDGE 850, 900, 1800, 1900 -UMTS HSPA 850, 900, 1900, 2100
  • Conectividad microUSB, HDMI 2.0, Bluetooth 2.1, Wi-Fi 802.11 b/g/n, DLNA, USB on the go GPS aGPS, GLONASS
  • Cámara frontal 1,3 MP
  • Cámara trasera 12,1 MP con autofocus – Flash LED – zoom digital 16x
  • Grabación de vídeo 1.080/30fps
  • Acelerómetro Sí
  • Giroscopio Sí
  • Brújula digital Sí
  • Gorilla Glass No
  • NFC Sí
  • Batería 1.750 mAh
  • Medidas 128 x 64 x 10,6 mm
  • Peso 144 gramos
  • Accesorios especiales SmartTags

CÁMARA Y VÍDEO

xperia s black

La cámara de doce megapíxeles se sitúa en la vanguardia de este tipo de dispositivos. Comparándola con sus inmediatos rivales, notamos como esos cuatro megapíxeles con los que sobrepasa a los dispositivos de Apple y Samsung le confiere una calidad superior así como en la grabación de vídeo. Además, el botón físico del teléfono a un lado nos permitirá realizar fotos con el móvil bloqueado en un segundo y medio, muy superior a la media. Sin duda uno de los puntos fuertes del teléfono.

PLAYSTATION, SMART TAGS Y MÁS

Su giga de memoria RAM lo hace perfecto para videojuegos del mercado Android, pero todavía más para los que Sony tiene previstos en su PlayStation Store. El certificado Playstation hace de Xperia S un terminal pensado también para jugar, como veremos próximamente en los análisis y avances de videojuegos para las gamas Xperia NXT. Los Smart Tags son otro detalle curioso e interesante de Xperia S. Con sólo pasar el móvil por este accesorio se configurará de forma automática según la situación y el lugar en que lo tengamos. Con la compra del teléfono vienen dos Smart Tags, que podremos utilizar, por ejemplo, en el coche para configurarlo como navegador automáticamente o en casa para mantener la energía. Sin duda uno de los tres mejores terminales del mercado y un rival directo para Samsung Galaxy S III que, pese a contar con una pantalla más grande, no supera a Xperia S en otras características, como la cámara, la resolución en pantalla o el procesador de doble núcleo.

Puntuación 5/5.

Adrián Hernán 20 | 06 | 2012