El móvil-consola por fin ha llegado al mercado. No es la primera vez que alguien decide utilizar esas palabras para la nueva venida de un móvil con características que lo acercan de una forma muy palpable a una consola. Suponemos que tampoco es la última, pero a decir verdad, el nuevo aparato de Sony Ericsson no es el que más se acerca a la experiencia de juego clásica, mejor, es el primer terminal que consigue que esta experiencia no emule a las consolas de videojuego, ya que realmente es una consola de videojuegos. Xperia Play viene a sustituir y mejorar todo lo que quiso ser PSPGo pero que no consiguió. Veamos qué nuevas nos ofrece un móvil nacido para jugar y para los jugones. Xperia Play, la primera consola realmente portátil de la Historia, y es que, hoy en día ¿qué objeto es el único que no olvidamos nunca en casa y lo llevamos con nosotros, cual fiel compañero? El teléfono móvil. A esto, sumémosle una consola. No tiene pérdida.

UN MÓVIL-CONSOLA EN LOS BOLSILLOS, DE VERDAD

El movimiento de Sony Ericsson con el último terminal Xperia no es nuevo en la industria del teléfono, tampoco en la de las consolas y videojuegos. Otros aparatos nacieron con el mismo fin, pero nunca acabaron por desarrollarse debido al escaso éxito obtenido. N-Gage, de Nokia, intentaba unir en un mismo espacio el teléfono y la consola portátil, opción más que interesante pero que no cuajó pese a la inmensidad corporativa de la compañía finlandesa. Su fallo, la poca trascendencia y un pasado para nada relacionado con los juegos. Como sistema visionario a la dualidad juego-teléfono le fue bien, pero su puesta en práctica así como su desastroso diseño ergonómico y el bajo número de juegos disponibles acabó por enterrar un sueño interesante.

Hoy en día todos sabemos que la comunión entre teléfonos móviles y videojuegos está más presente que nunca, pero no de la forma que ideó N-Gage. Ahora se llevan juegos simples y de diversión directa –no más de cinco minutos- de manejo intuitivo, o sea, táctil. Para un tipo de juego, el smartphone es el aparato idóneo. Pero realmente, en poco o nada se parecía la experiencia del juego de teléfono al de consola. Xperia Play nace para unir definitivamente los dos mundos, el del juego de rápida digestión con el clásico. Para ello necesita de algo más que una simple pantalla multitouch, entonces, ¿qué mejor que adherir controles a imagen y semejanza de la PSP?

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS


El pad de control, con los cuatro botones marca Playstation, select, start y los dos gatillos traseros además de unos interesantes “sticks” táctiles, es la novedad más clara del nuevo terminal de Sony Ericsson. Visualmente es un aparato llamativo y atractivo, su aspecto ligeramente redondeado lo aleja del copy/paste de otros móviles respecto al iPhone4, algo de agradecer. La pantalla, similar a la del Sony Ericsson Arc, es de cuatro pulgadas, de lo más grande que podemos comprar hoy en día y su resolución de de 854 x 480 píxeles lo sitúa en el top 3 del mercado. El pad, como mencionamos, es el signo distintivo del Xperia Play, pero también el causante de su peso (175 gramos) y de sus dimensiones (119 x 62 x 16 mm). No es un teléfono estrecho ni pequeño, pero, contando con esa pantalla y el pad de control son unas medidas de lo más ajustadas.

Posee un procesador ARMv7 de 1 GHz, GPU Qualcomm Adreno 205, 400 MB de memoria RAM y 380 MB de ROM. Cuanta con la necesaria ranura para tarjetas microSD (viene con una de ocho GB ampliable hasta 32 GB) y una batería de 1.500 mAh. Los botones Android situados en la parte inferior del teléfono móvil ayudan a la navegación de su sistema operativo Android 2.3, otro de sus grandes aciertos. El llamado Gingerbread 2.3.2 es posiblemente de los mejores sistemas operativos que hay actualmente, lejos de sus competidores: Nokia con Symbian y Apple con un iOS demasiado impermeable que limita muchas acciones con otros móviles de distintas marcas. Ofrece cinco escritorios generales y muchos más interiores. La creación de carpetas de aplicaciones para crear grupos en el escritorio es una novedad en Android, unas funciones que facilitan mucho el manejo del móvil.

JUEGOS Y JUEGOS

El punto fuerte de Xperia Play viene relacionado, lógicamente, con su predisposición de consola. Ofrece catálogos de juegos divididos en dos secciones, la Playstation Pocket, que organizará las descargas y las compras en la futura Playstation Suite (actualmente desértica más allá del Crash Bandicoot que viene de serie) y la de Xperia Play que hace lo mismo con el Android Market, donde se puede buscar juegos ya existentes optimizados para nuestro terminal buscándolas como “Xperia Play Optimized”. Muchos de ellos ya están preparados para el nuevo terminal de Sony Ericsson como Raging Thunder 2 y la última entrega de Guitar Hero.

Debido a su reciente salida, pocos juegos se han ido añadiendo al gestor de títulos de la primera Playstation, pero se puede convertir en el corazón del teléfono, pues jugar a títulos de PSX con un teléfono de la forma que ofrece Xperia Play es algo simplemente imposible en otro terminal del mercado. Si en un futuro el Playstation Pocket se nutre de muchos y buenos juegos clásicos como Tomb Raider, Metal Gear Solid, Resident Evil además de nuevos juegos exclusivos de Xperia Play, el éxito del terminal estará más que asegurado.

CUMPLIENDO EN LO MULTIMEDIA


Xperia Play no deja apartadas otras funciones que hoy se antojan imprescindibles en un teléfono móvil. Cumple con creces en el apartado pues no se trata de un terminal diseñado para potenciar tales características pero que, aún así, cuenta con muy buenas opciones. El sensor de la cámara es de 5.1 megapíxels, aunque no cuenta con la tecnología del Arc, que hace uso del sensor Exmor R.

La calidad es buena tanto en fotos como en la grabación de videos HD a 720p, de esta forma, la resolución máxima en lo que a video se refiere es de 800 x 480 píxeles, ideal para su reproducción en la pantalla del teléfono (854 x 480 píxeles), pero que olvida por completo cualquier acercamiento a la alta definición y quedarán empequeñecidas mostrándolas en ordenador.

BATERÍA

La batería de un teléfono de hoy en día se puede medir bajo dos rasantes, por un lado la del usuario inactivo que simplemente atiende a sus llamadas o mensajes y la del usuario activo, que utiliza la mayoría de las posibilidades que ofrece el móvil. Con Xperia Play es un tema peliagudo, pues si la vertiente de usuario inactivo e incluso de jugador ocasional permite disfrutar de muchas horas de teléfono, la parte que toca a los jugadores natos que gastan prácticamente todo el día el teléfono este tiempo se ve reducido considerablemente.

Tal cosa no tiene por qué ser una nota negativa, pues no se aleja de los estándares que hoy en día se ven en las consolas portátiles. Unas siete horas a pleno juego, teniendo en cuenta todos los dispositivos que se encuentran conectados simultáneamente mediante la multitarea (como el Bluetooth, mail, Wi-Fi, 3G o la tienda Android) parecen más que suficientes, sobretodo sabiendo que esto ocurrirá de forma ocasional. Un par de días completos utilizando mayoritariamente de forma clásica el teléfono y la mitad si trasteamos un poco sitúan al Xperia Play en la media de horas de un smartphone moderno, lo cual es más que satisfactorio.

SONY ERICSSON XPERIA PLAY-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Análisis.

PÁGINA 2 – Conclusiones.

Adrián Hernán 27 | 04 | 2011