analisis sega sonic all stars racing
Regresa de nuevo el erizo más conocido de todos los tiempos, y esta vez lo hace acompañado de todas las grandes estrellas que han pasado por la factoría de SEGA, que no son pocos, con la intención de convertirse en el referente en cuanto a juegos de conducción infantil en consolas de nueva generación, plantando cara al mismísimo Mario Kart. Una propuesta interesante de la compañía nipona que analizaremos intensamente en las próximas líneas.

Mucho tiempo ha pasado ya desde que Sonic como tal protagonizase un videojuego puramente de coches, concretamente desde Sonic Drift, éxito rotundo de SEGA en su por aquel entonces portátil Game Gear. Este título llevó, por primera vez, toda la emoción de las carreras de karts a una consola portátil allá por los años 90. Mucho más tarde SEGA lanzó Sonic R, juego de velocidad de escaso éxito en el que no todos los personajes competían con un medio de transporte definido, por lo que apenas podría considerarse un antecedente del juego que nos ocupa. Ahora, más de diez años después, SEGA ha decidido retomar aquel estilo de juego marcado por Sonic Drift y combinarlo con la última tecnología en videojuegos, obteniendo como resultado un divertidísimo título de carreras accesible a todo aquel que acerque a su propuesta. Sin duda, una de las primeras sorpresas agradables que nos hemos encontrado en este 2010 en el terreno de la conducción Arcade.

GRAFICOS

sonic sega all stars racing wii

El primer apartado que nos sorprenderá nada más poner en funcionamiento el software en nuestra consola será el visual, un factor que, lejos de ser el último grito tecnológico, ha demostrado algo importante: los desarrolladores tenían muy claro qué era lo que querían reflejar en pantalla en todo momento, algo que sobre el papel le ha dado mucha ventaja a la compañía, optando por un apartado gráfico que cumple con creces todas las exigencias de los consumidores, además de mostrar el universo SEGA tal y como la compañía lo ha definido desde siempre.

Sorprendentemente, la optimización de este apartado llega a un nivel nunca antes visto en el género, reflejando una sensación de velocidad que te dejará con la boca abierta, además de incluir ciertos detalles de calidad, como elementos destructibles en los escenarios, grandes efectos de iluminación, o una tasa de imágenes constante de 60 frames por segundo, lo que consigue que siempre veamos todos y cada uno de los elementos que aparecen en pantalla con un gran nivel de detalle sin que ello afecte al rendimiento general del juego. Todo un espectáculo visual con carisma y color a partes iguales.

SONIDO

En cuanto al apartado sonoro, podemos decir que quizá sea el más flojo de todos los que componen el juego, compuesto por multitud de canciones que meramente cumplen su cometido, dando algo más de vida a las carreras, además de contar con las voces originales de absolutamente todos los corredores. Lamentablemente, no encontramos ningún elemento que haga destacar este apartado por encima del conjunto en general.

Como gran novedad se ha incluido la voz de un comentarista que irá narrando todo lo que acontezca durante la carrera, aunque este elemento realmente no aporta absolutamente nada a la propuesta. Por suerte, SEGA tuvo este detalle en mente y nos ofrece la posibilidad de desactivar la voz del comentarista si eres un poco más tradicional, o simplemente si no te convence el juego con ella activa.

SONIC & SEGA ALL STARS RACING – ÍNDICE

PÁGINA 1 – Gráficos y Sonido.
PÁGINA 2 – Jugabilidad y Modos Multijugador.
PÁGINA 3 – Conclusiones.

Juanjo_Dante 15 | 03 | 2010