Sniper Elite 3 pone en nuestras manos una nueva experiencia de shooter táctico en la que es fundamental el sigilo y la paciencia: despacito y buena letra es el mejor lema para emprender este viaje hasta el desierto africano.

Sniper Elite 3

Nos movemos en tercera persona, pero para los disparos de francotirador cambiamos a una cómoda cámara en primera persona. Como en entregas anteriores, una de las características más importantes del juego es el comportamiento realista de las balas (puede configurarse), y es que en nuestros disparos interviene desde nuestra propia respiración y nuestras pulsaciones, hasta el viento y la propia física de un disparo. Todo ello, para aportar el máximo grado de realismo. En los tiros más certeros se activará la impresionante cámara de rayos X Kill-Cam, heredada del título anterior y mejorada.

Los mapas son grandes en Sniper Elite 3, y aunque presenta una jugabilidad cercana al pasillo, los escenarios están repletos de rincones, recovecos y rutas alternativas, lo que multiplica nuestras opciones a la hora de movernos por ellos, escondernos, y trazar planes para engañar a los enemigos (hacemos ruido hacia un lugar y nos escapamos por el contrario).

El objetivo del título cambia en cada una de las misiones: acabar con líderes de tropas y robar sus documentos, destruir puestos y convoyes enemigos, etc., para todo ello nuestro mejor aliado es nuestro fusil de francotirador y la mejor estrategia, pensar bien cada uno de nuestros movimientos, estar muy atentos a los soldados que nos rodean (marcarlos) y prestar atención al minimapa que nos acompaña en la parte inferior izquierda de la pantalla.

En nuestro arsenal contamos con metralletas y pistolas, además de la posibilidad de usar nuestros puños (útil el cuerpo a cuerpo al ser sorprendidos o para eliminar objetivos sin hacer ruido, por la espalda), pero la estrella es el fusil francotirador. Elijamos, lo que elijamos, uno de los factores más importantes es el ruido. El ruido alerta al enemigo (en fases; un disparo les pone alerta, con dos comienzan a investigar y buscarte, con más, o al ser vistos directamente, comienza la cacería) y por ello debemos diseñar cada vez, la manera de evitar ser detectados. Unas veces lo conseguiremos camuflando nuestros tiros con el ruido de motores, generadores y molinos, otras no tendremos tanta suerte y hará falta que cambiemos de ubicación cada vez que disparemos, lo que hará que el enemigo se olvide de nuestra presencia, lo que el juego llama “reubicarte”.

Sniper Elite 3

Reubicarse tras cada enemigo, evita el enfrentamiento directo, algo imprescindible para avanzar, pues no tenemos nada que hacer en una lucha directa contra el enemigo. Fairburne tiene un ojo de halcón para disparos de decenas de metros, pero las tropas del Eje nos ganan en número a campo abierto.

¿A qué nos obliga todo esto? A jugar como francotiradores, y tratar Sniper Elite 3 como tal, lo que lo hace un juego totalmente diferente a las aventuras en tercera persona o primera persona de exploración y tiros. Así, los disparos a distancia serán la gran baza de Fairburne, y cuanto más difícil sea el tiro, más experiencia ganaremos. Todas las muertes (y cumplir objetivos) suman experiencia a nuestro contador, lo que nos permite subir de rango y desbloquear armas y municiones.

El sistema para curarnos depende de botiquines (vida completa) o vendas (dos segmentos de salud), aunque una vez que nos hayan descubierto y no seamos capaces de reubicarnos (cara a cara contra varios enemigos), de poco nos servirán. Es fácil que nunca nos falten, así como munición, que debemos recolectar registrando a los soldados con los que acabemos.

Sniper Elite 3

Y si el ruido nos delata (disparar, correr), así como ir dejando cuerpos por ahí tirados (los podemos esconder), las sombras y la vegetación nos ayudan a camuflarnos.

Los enemigos están muy bien camuflados en el medio, con paciencia y usando nuestros prismáticos podremos localizarlos. Con los prismáticos además, podemos marcar a las fuerzas enemigas y estudiar el entorno para trazar nuestro plan de acción, y es que será útil combinar nuestro talento al fusil con minas terrestres, minas de tracción, granadas.

El shooter no tiene ciclos de noche y día, pero sí presenta variedad entre las pantallas, siendo la luz (o su ausencia) un factor determinante que jugará a nuestro favor, o todo lo contrario (la noche te esconde, pero hace más difícil el diferenciar a los soldados enemigos lejanos). Lo mismo pasa con otros efectos climáticos como lluvia.

 

ANÁLISIS DE SNIPER ELITE 3 – ÍNDICE

Rocío González en 30 | 06 | 2014