Una nueva competición por el reinado en el género de la conducción ha empezado. Tras el formidable Forza Motorsport 3 para Xbox 360 y el reciente Gran Turismo 5 que colmó las ansias de realismo y vanguardismo de los poseedores de la plataforma de Sony, la editora Electronic Arts quiere apuntarse a la carrera por el trono en la simulación de conducción con su Shift 2: Unleashed, juego que pierde de su título la marca Need for Speed para intentar alejarse de ese carácter arcade que ya hemos visto en multitud de iteraciones de la serie.

Si hace poco disfrutamos con el genial Need for Speed: Hot Pursuit, título más enfocado al arcade que a la simulación, con Shift 2 vamos a encontrarnos con un juego puramente de simulación pero que no olvida sus raíces. Si bien la simulación la observamos en la enorme cantidad de posibilidades en los reglajes del vehículo, en la personalización de las ayudas al pilotaje y en el desarrollo de las carreras, cierto es que seguimos observando un gran punto arcade tanto en el control como en la disposición de las distintas carreras, una mezcla realmente atractiva que consuman hacia un producto que agradará por igual a jugadores amantes de ambos extremos.

CARRERA HACIA LA GLORIA

Slightly Mad Studios repite en la serie Shift con la lección bien aprendida que le dan dos años de continuo trabajo, con un título que si bien no llega al nivel de la competencia sí nos sitúa en un producto loable en multitud de aspectos. Para empezar, el juego nos hace una prueba nada más introducir el disco, para posicionarnos dentro de un nivel de destreza que nosotros podemos cambiar cuando lo deseemos. Podremos variar las ayudas de tracción, las de frenado, el antibloqueo, la ayuda de dirección, el control de estabilidad o la trazada ideal. El usuario podrá encontrar su equilibrio en estos aspectos para que en ningún momento se encuentre atropellado con la propuesta.

A partir de aquí podremos entrar de lleno en el modo historia, donde hay que llevar a un piloto novato a lo más alto superando todo tipo de pruebas siguiendo el consejo de pilotos profesionales. Así, debemos ir superando pruebas de contrarreloj, carreras únicas, torneos, pruebas de drift, tours por el mundo e incluso adiestrarnos con coches de todo tipo, desde los mucle hasta clásicos o prototipos modernos de velocidad cargada por el diablo. Conforme superemos las pruebas, iremos ganando dinero para comprar nuevos vehículos, mejorar las prestaciones y subir nuestro nivel de piloto que nos deje competir en nuevas y exclusivas carreras.

También tendremos otro tipo de opciones comunes como la carrera rápida con elección del tipo y dificultad, el concesionario, un garaje donde ver las mejoras (motor, tracción, inducción), ver nuestros coches adquiridos y los reglajes. Aunque sin duda nos quedamos con la novedad del Autolog, ese componente social que ya vimos en Hot Pursuit, y que nos permite entrar en la comunidad del juego, participar con amigos, compartir, consultar datos y distintas clasificaciones. Así llegamos a un modo multijugador de hasta 12 usuarios en torneos, duelos, remontadas, con partidas atractivas donde hay clasificaciones y rondas de eliminación que nos van a permitir enfrentarnos con amigos o con cualquier usuario del globo.

NOVEDADES DE ÉXITO

Pero, ¿cuáles son las novedades de esta entrega comparado con el primer Shift? Aparte de los pertinentes ajustes visuales y jugables, nos hemos encontrado con la inclusión de la cámara interior del casco, que hacen las carreras mucho más realistas, viendo como se gira la cabeza del piloto en las curvas o cómo reacciona en los acelerones o frenazos. Como venían demandado los usuarios también tenemos la carrera nocturna, pudiendo observar una excelente implementación de los efectos de iluminación sobre otros vehículos o sobre los propios circuitos que queda realmente espectacular.

Al mencionado Autolog debemos sumar también un modo Élite, que ofrece un control total sobre el coche, un modo para los que buscan una experiencia de conducción auténtica. Esto entronca directamente con el daño de colisión total, pudiendo ver cambios estéticos en los coches y sufridas mecánicas que pueden desesperar a más de uno en los niveles de dificultad más elevados, sobre todo por la IA kamikaze en ciertos momentos.

El tema de los reglajes puede desorientar en un principio, no sólo por el amplio abanico de opciones, sino porque ponerlo en práctica requiere su tiempo. En otros referentes del género hemos observando menos dificultades en este aspecto, con lo que quizás Slightly Mad Studios haya querido ir demasiado lejos con un equilibrio que se les ha escapado ligeramente de las manos. También se han incluido una serie de modos nuevos como el Duelo de Pilotos, la Remontada, los Enfrentamientos de Fabricantes y carreras entre coches antiguos y modernos, que nos depararán bastantes horas de diversión al volante.

ASPECTOS TÉCNICOS

Es obvio que el salto gráfico ha sido superior respecto a la anterior entrega de Shift, de hecho lo más sorprendente es la suavidad de conducción, bastante dinámica y fresca, y la línea de dibujado. Igualmente, el efecto de la iluminación sobre el circuito, de cómo se amolda a los demás coches, es digno de elogio. Los circuitos que van desde urbanos como Miami o Tokyo, hasta los de competición, como los de Nurburgring o Suzuka, están fielmente recreados, aunque con alguna limitación que le resta vivacidad.

El modelado de los coches es notable, aunque no llegan al nivel del visto en los vehículos Premium de Gran Turismo 5 que deben ser desde ya un referencia en el género. En todo caso tenemos una amplia variedad de coches y su comportamiento, en general, es sumamente agradable en carreras. Sin embargo debemos reseñar que las físicas de los coches no son del todo creíbles. Quizás sea un problema relacionado con la IA de la máquina, algo irrealista en los niveles más avanzados que se aleja bastante del comportamiento que tendría un piloto real sobre un circuito.

En los aspectos sonoros tenemos la música y el sonido, a una altura similar de juegos parecidos. No vamos a descubrir la política que tiene Electronic Arts con el tema de las banda sonoras en sus juego deportivos, pero es adrenalítico escuchar su amplio repertorio de música electrónica o hardcore con grupos como Stone Temple Pilots o Rise Against. Por otra parte encontramos los pertinentes rugidos del motor, las colisiones y las distintas voces del público junto con los consejos de distintos profesionales que nos hablarán en castellano para amenizar un poco nuestro avance por la historia.

SHIFT 2: UNLEASHED-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Análisis.

PÁGINA 2 – Conclusiones.

David Hernández 20 | 04 | 2011