Sherlock Holmes se ha desmelenado y ha olvidado su corbata en Baker Street en Crimes & Punishments, una notable entregas de la franquicia que ve la luz en multitud de plataformas para regocijo de los amantes del disfrute pausado y la conclusión de asesinatos. Las aventuras gráficas modernas se hacen mayores y aprovechan muchas de las características que han imperado en los últimos años, y así lo hace este nuevo Sherlock, con un aire moderno y con cualidades aunadas entre la gloriosa escritura de Doyle y el absorbente tv show de Gatiss y Moffat.

Sherlock Holmes: Crimes & Punishments

Esta puesta al día se corresponde, además del rejuvenecimiento del propio investigador (algo que ya percibimos en The Testament of Sherlock Holmes), en el lanzamiento de la aventura en las consolas de nueva generación de Sony y Microsoft. Compatibles y la anterior generación de consolas acaban por completar la entrega más prolífica de la saga Adventures of Sherlock Holmes de Frogwares. A diferencia de anteriores títulos, Crímenes y Castigo añade algunas novedades interesantes en el desarrollo del videojuego y de su historia, fragmentando en partes su transcurso lógico.

 

Estructura pausada y bien diferenciada

Partiendo de la base lógica de su supuesta linealidad y pausado desarrollo, Crímenes y Castigo recoge lo mejor de las aventuras gráficas modernas, es decir, de su propia saga como representante de los iniciadores de esta tendencia. La investigación se aprovecha del entorno tridimensional para encontrar pistas con las que desbloquear nuevas pesquisas y, en esta ocasión, el título de Frogwares apuesta por una doble perspectiva muy útil en el género. Podremos alternar la tercera y la primera persona para recorrer los escenarios, una de ellas permite mayor lucidez gráfica, mientras que la otra se convierte en imprescindible para comprobar los escenarios con mayor detalle, en busca de pistas.

La mayor diferencia de Crimes & Punishments respecto anteriores aventuras como las antagonizadas por Jack el Destripador o Arsène Lupin reside en la fragmentación de la propia historia en pequeñas píldoras. Tenemos seis casos que investigar y no estarán relacionados entre ellos más allá de la convivencia de los dos protagonistas y algunos secundarios. El estilo CSI (en televisión y videojuegos) se implementa en el videojuego que nos ocupa, dando mayor importancia a los casos aislados que a una historia de fondo más profunda y larga. Esta decisión es correcta para la inmediatez del título, que nos propone desafíos separados y más cortos, con lo que la sensación de triunfo se repite hasta seis veces, una por caso, y puede ser detenida en cualquier momento. Crimes & Punishments no permite que nos convirtamos en esclavos de un desarrollo abstracto y rebuscado y nos asegura partidas más cortas y ágiles.

La división por casos es un acierto de cara a las sesiones de juego cortas aunque no posibilita disfrutar de historias más intrincadas como los anteriores, una narrativa que precisa de nuestra atención en mayor grado que Crimes & Punishments. Uno de los problemas es la repetición de pautas a seguir en la consecución de los casos, algo lógico y necesario para un investigador profesional, pero echamos de menos algún cambio importante en el desarrollo que pueda romper el ritmo de juego, algo que no consiguen los casos por separado, desde hurtos a desapariciones o asesinatos.

 

Desarrollo con miga

Podremos desplazarnos por los escenarios de manera libre, ofreciendo mayor interacción con el entorno que nos rodea. Respecto a las pautas a seguir, la primera y más importante es la investigación del crimen, si lo hay en un principio. Tendremos que visualizar cada uno de los elementos de la escena para diferenciar si pueden ser pistas importantes o, por el contrario, meros objetos que entorpezcan la investigación. Podremos rotar cada objeto con la intención de encontrar más información del mismo así como utilizar el sexto sentido de Holmes para diferenciar algún que otro elemento que se nos haya pasado de largo. El sexto sentido del protagonista se convierte en una ayuda necesaria, una herramienta que facilita la investigación, pero que también impide que el jugador se desespere buscando una clave que no acaba de encontrar.

Sherlock Holmes: Crimes & Punishments imágenes

Las investigaciones son otro punto fundamental del desarrollo de Crímenes y Castigo. Los testigos de los asesinatos, víctimas o sospechosos deberán pasar por las incisas preguntas de Holmes y, al estilo de otros juegos como L.A. Noire, tendremos que hacer preguntas y fijarnos en sus reacciones así como en su vestimenta. Es un apartado que se beneficia enormemente de la evolución gráfica del título (y su precuela) respecto a otros de la franquicia ya que, en esta ocasión, será necesario fijarnos en pequeñas muecas, tics o comportamientos raros. Para ello será necesaria una representación fiel de los personajes y Crimes & Punishments cumple sobradamente. La resolución de los casos presenta una interfaz similar a Murdered: Soul Suspect con la representación de un rompecabezas de las pistas e ideas más importantes del caso.

 

ANÁLISIS DE SHERLOCK HOLMES: CRIMES AND PUNISHMENTS – ÍNDICE

Adrián Hernán 21 | 10 | 2014