Época de refritos, de remakes y reboots. En estos nombres en inglés se esconde algunos de los juegos imprescindibles de los últimos meses, pero también alguna que otra joya que agradece reconocimiento. Shadow Warrior es pura adrenalina, acción, risa tonta y violencia, es, por lo tanto, uno de los juegos que pueden llegar a pasar desapercibidos sin merecerlo. Lejos de ser un título excelente, o notable, Shadow Warrior representa en la actualidad una manera de hacer juegos de acción.

Si para vosotros Duke Nukem Forever no fue un fiasco y sí una lograda aproximación del mito del 96 y los disfrutasteis, Shadow Warrior es vuestro juego. Si el cine de acción y de terror es una constante en vuestro día a día, éste es vuestro juego. Sin embargo, no estamos hablando de un título perfecto, dista mucho de serlo, pero también ofrece todo lo que pretende sin más complicaciones, algo que es una virtud que no todos los videojuegos de acción pueden cumplir. Los valores de producción de Shadow Warrior son bajos, pero cuenta con muy buenos elementos. 

http://imag.juegosdb.com/blog/images/2014/45/10392449-10205261581125775-7313507629765202496-n.jpg

Shadow Warrior aprovecha sus virtudes y se acerca a la grandiosidad de desarrollo de acción cómica de Duke Nukem con otro protagonista que, sin ser tan estereotipado ameniza las partidas con sus comentarios. Este recurso impide que el jugador se encuentre deambulando por los escenarios grandes del juego.

Los polacos Flying Wild Hog ya tienen experiencia en títulos similares. Hard Reset es notable, incluso más impresionante que Shadow Warrior, pero a diferencia de la aventura de Lo Wang, no cuenta con su sentido de humor y una buena puesta en escena . Lanzado el año pasado en PC, cobra ahora sentido en la nueva generación de consolas y se aprovecha convenientemente del catálogo exiguo de las máquinas de Sony y Microsoft. 

Faceta técnica

Analizar un juego como Shadow Warrior  es difícil. No cuenta con un apartado gráfico a la altura de las nuevas consolas (aunque saliese hace ya un año), muchas de las animaciones de los enemigos son ortopédicas y su sonido y sus melodías (al margen de la brillante introducción con música de Stan Bush) no sobresalen en ningún aspecto. Pese a todos estos aspectos, Shadow Warrior se destapa con una brillante dirección artística en cada uno de sus escenarios, debidamente coloristas y llamativos. Esta puesta al día del original de los noventa recorre diecisiete niveles diferenciados y con personalidad propia, tanta que a veces no existe conexión lógica entre unos y otros, al estilo de los juegos de acción en primera persona de la segunda mitad de los noventa.

http://imag.juegosdb.com/blog/images/2014/45/1743559-10205261583325830-7122926441689829011-n.jpg

La velocidad con la que se mueve es consciente y útil dada la vertiginosa acción del título. Son movimientos que no encontraremos en otros juegos del estilo y que diferencian la producción de Flying Wild Hog de otras compañías. Además, es necesaria para poder abarcar sin tedio los escenarios, grandes, bien diseñados y repletos de secretos y zonas, a priori, inaccesibles.

El manejo se complementa con el uso rápido y simple de las armas de fuego y, quizás, un control un tanto caótico de nuestra katana. Pese a ello, se convierte en el arma estrella y definitoria de Shadow Warrior ya que puede convertirse en la más poderosa de todas ellas y, sin duda en la más divertida vistos los resultados con nuestros enemigos, que caerán a trozos con cada sablazo.

Desarrollo simple y efectivo

El desarrollo de la trama es accidental a nuestra diversión, verdaderamente nos da igual saber qué ha pasado con la katana que buscamos pero no con los demonios que debemos destrozar en cada nivel. Los secretos guardan aspectos claves del título original de los noventa así como su ubicación. No será extraño acabar los niveles con muchos secretos por descubrir, así nos lo indica un contador al final de cada uno de ellos. Las diecisiete misiones son más que suficientes para dotar al juego de una duración considerable ya que, mientras no escojáis el nivel de dificultad más bajo, se os puede alargar hasta casi veinte horas si nos dedicamos a rebuscar un poco por los escenarios.

El protagonista puede coleccionar Ki y orbes que mejorarán sus aspectos físicos y mentales. Seremos más fuertes, ágiles y mágicos con estas ayudas que se consiguen, como podéis imaginar, masacrando enemigos. El dinero también es fundamental en Shadow Warrior ya que permitirá mejorar nuestras armas, una personalización inteligente que no desmerece a otros títulos. En definitiva, las opciones de personalización y mejora con amplias y no pocos jugadores se verán sobrecogidos ante la magnitud de mejoras disponibles, no sabiendo bien qué optimizar primero.

http://imag.juegosdb.com/blog/images/2014/45/10689760-10205261579765741-3221359934482527068-n.jpg

Todos los aspectos de su desarrollo son de los 90. El héroe, las películas de acción, las artes marciales, los demonios e incluso cada tic nervioso en forma de armamento, secretos y disponibilidad de los escenarios. Es la auto conciencia de Shadow Warrior lo que hace que perdonemos muchos de sus aspectos técnicos por pulir, como lo robótico de las animaciones, la poca carga poligonal de enemigos y su inepta inteligencia artificial. Pero es lo que tenemos delante, y se perdona sabiendo que bebe de influencias de hace veinte años, tanto de videojuegos como de otras industrias culturales.

El problema viene dado en su propia naturaleza de videojuego lanzado en el 2013 y 2014. Su público potencial acudirá a otras producciones mucho más cuidadas, con multijugador y de aspecto realista y serio. Muchos lo tacharán de un juego mediocre, y quizás no fallen en cuanto a sus aspectos meramente formales, pero no en lo que hay detrás.

Conclusiones

Shadow Warrior es pura adrenalina y una joya para los amantes de la imperfección. Es un juego con alma y consciente de sus limitaciones que quizá se verá repudiado por usuarios acostumbrados a títulos más acordes al género de hoy en día. Sus aspectos formales son limitados, como la factura técnica o las animaciones. Pero si sobrepasamos todo ello nos encontraremos con un juego divertido que recoge como muy pocos la cultura pop de los ochenta y noventa con un desarrollo ameno, simplista y efectivo.

http://imag.juegosdb.com/blog/images/2014/45/1907948-10205261580485759-7780211173493328890-n.jpg

Lo mejor

  • La parodia que salpica cada misión.

  • Su duración, que aumenta más todavía con el modo horda.

  • Sus referencias pop.

  • Su dirección artística.

  • Su estilo de shooter de años 90.

Lo peor

  • Ese estilo de los 90 que puede ir en contra de sus aspiraciones en ventas.

  • Técnicamente alejado de los estándares de nueva generación.

  • La IA de enemigos.

  • Su apartado sonoro.

Adrián Hernán 04 | 11 | 2014