ACCIÓN PORNÓGRAFA

Este nuevo vocablo resume en dos palabras los excesos de un juego como Saints Row: The Third. El juego de Volition (responsables de los recordados Summoner y Red Faction) es pura pornografía de la acción. Este término es, en definitiva, el brutal exceso autoconsciente de cada norma imperante en el género de la acción de los videojuegos. Existen numerosos juegos de acción, como Gears of War o Devil May Cry que son a su vez grandes ejemplos de títulos de calidad que denotan la intención de sus creadores en rezumar cultura pop por cada grano, como muchos juegos de los ochenta. Pero ahí donde los mencionados sienten pudor y sentido del ridículo, The Third va, no un paso, sino varios saltos más allá. Su constante desarrollo ambiental y jugable se convierte en un “me la pela” de proporciones épicas.

Saints Row: The Third y el mítico Profesor Genki

Vamos a ver excesos, y muchos, pero todos orquestados de la mejor forma, con diversión por medio y sin medias tintas. El juego de Volition se expande en el tiempo, pues su desarrollo es largo, pero en ningún momento tedioso. Eso sí, algunas de las misiones secundarias y unas pocas del modo principal parecen estar ubicadas por el único fin de alargar la experiencia de juego, pues no reportan la misma diversión que el resto.

La acción pornógrafa nace de su propuesta gamberra y sin miedo al qué dirán. Existen los juegos de acción al igual que las películas eróticas -sí, esas donde el pelo púbico es llamativo por su ausencia, y no precisamente porque se afeiten- pero Saints Row: The Third rompe muchas de las normas impuestas para convertirse en un producto más arriesgado, mostrando explícitamente todos los motivos de su diversión.

DILDOS EN HD

Pese a ser uno de los apartados más trabajados del título su representación gráfica es la que más acusa las preferencias que los desarrolladores han tenido en el transcurso de la programación. Se han decidido a priorizar, acertadamente, sus recursos ante la concepción artística, pues esa falta de lógica en el terreno artístico del juego no es más que un paso muy estudiado por parte de Volition. El sinsentido de colores y de construcción de escenarios tiene una lógica muy precisa: la ausencia de ella. Es por ello que este apartado está muy cuidado, pese a que en terrenos simplemente gráficos se encuentra a años luz de otros desarrollos similares.

La ciudad de Steelport es una conjugación de varias urbes, pero ahí donde gana, que es en las distancias cortas con sus barrios y sus edificios, lo pierde en las largas, pues, al fin y al cabo, no ofrece nada diferente a otras ciudades del género sandbox. Incluso, añadiríamos, su mapa se parece demasiado al de Grand Theft Auto IV, algo que, pese a que su finalidad es parecerse en construcción a Nueva York, se habría arreglado con el cambio de posición de algunos barrios. Saints Row: The Third es un juego que ha cuidado mucho el apartado técnico y estético, pero que no gustará a los amantes del musculoso poder visual, donde se diferencian unas verrugas de unos lunares en el culo.

El sonido se convierte en una de las mejores señas de identidad del juego de THQ. Lejos de mostrar cadenas de radio -como es usual en estos casos- en las que reunir los éxitos de los 40 principales versión anglosajona, los desarrolladores han acertado en intentar compendiar una lista de canciones potentes, de calidad y alternativas. Autores de calidad contrastada se dan la mano con locuras impías en la misma radio, algo que se agradece. Grupos como Mastodon y Opeth se dan la mano con propuestas alternativas y míticas como KMFDM. A eso se le llama personalidad en la combinación de la música. También hay una emisora de “reggeatón”, pero bueno, no todo iba a ser perfecto -y sí, aparece el omnipresente Pitbull, conocido como el sustituto de Dios por su don de la ubicuidad-. Un diez en este apartado, que se complementa con buenos efectos de sonido y un doblaje sobresaliente.

HORDAS DE ZOMBIS SADOMASOQUISTAS

Saints Row 3 ya está disponible para PS3

El apartado multijugador, y todas las opciones que ofrece al desarrollo en su vertiente cooperativa, se convierte en algo casi indispensable para echarte unas risas. El modo cooperativo en campaña está bien implementado, pues las opciones que se abren jugando a dobles son casi infinitas, desde surfear en el lomo de un avión pilotado por un amigo hasta combinar fuerzas en ataques suicidas, vamos, todas las locuras que hemos visto en los brillantes vídeos.

El modo Horda son pequeñas píldoras de locura donde disfrutar con una persona que nos acompañe. Decenas de pruebas “chorra” nos asaltarán, desde patear multitudes zombi con puños gigantes hasta masacrar enanos sadomasoquistas -no tenemos fijación por este tema en JuegosdB, es que… llama la atención-. Muchos de los minijuegos de Saints Row: The Third multiplican su diversión jugándose en cooperativo, pues obras de arte como “Timar al seguro” valen su peso en oro. Además, incendiar la ciudad con tanques y demás minijuegos convierte el cooperativo/competitivo en una de las mejores formas de disfrutar de la ciudad de Steelport.

SAINTS ROW: THE THIRD-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción e historia.

PÁGINA 2 – Desarrollo y Apartado Técnico.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Adrián Hernán 21 | 11 | 2011