JUGABILIDAD

risen teaser
Lo primero que detectamos cuando comenzamos a jugar con Risen es la enorme cantidad de tiempo que tarda en cargar el juego, incluso en el caso de morir durante una pelea y volver a aparecer en el mismo sitio.

Risen adolece de algunos errores a la hora de manejar los controles, como por ejemplo el hecho de tener que manejar con el mismo dedo el ataque, la defensa y el punto de vista (tremendamente sensible este último), que provocan situaciones desesperantes o difícilmente solucionables cuando uno se ve rodeado por varios enemigos. Es muy fácil acabar dando mandoblazos a diestro y siniestro con el punto de vista fijado en el techo y siendo atacado por varios flancos sin posibilidad de defensa. Es decir, muerte segura. A pesar de ello y de la simplicidad de controles —sin combos ni opciones rápidas que enriquezcan la pelea—, hemos de decir que las batallas se hacen interesantes por el hecho de ser diferentes dependiendo del enemigo al que nos enfrentemos. Los lobos son esquivos y rápidos; los gnomos no paran de moverse, son letales en las distancias cortas y atacan siempre en grupo; los buitres esquivan casi cualquier ataque frontal si tienen espacio para retroceder y atacan con ferocidad; las bestias pardas son extraordinariamente ágiles y fuertes; los ogros son verdaderos tanques de potencia y resistencia… cada combate debe abordarse de un modo diferente y los enemigos hacen que salirse del camino y deambular por los bosques signifique poder morir en cualquier momento atacado por una jauría medio oculta en las sombras de los árboles, máxime cuando los monstruos no se autonivelan y es probable encontrar uno de nivel alto en cualquier momento, lo que nos obliga a salir corriendo hasta que tengamos nosotros el nivel adecuado para enfrentarnos a él. A partir de determinado punto los enemigos no aparecen en solitario, en ocasiones tendremos que enfrentarnos a un número elevado de ellos que puede pasar con facilidad la docena, por lo que es muy conveniente guardar cada poco tiempo.
risen trailerrisen video
La progresión del personaje es rapidísima en algunos puntos y muy lenta en otros fundamentales, poco adecuada en general y de escasa profundidad, ya que el sistema de ascenso no permite más que alcanzar el nivel máximo en un par de elementos (por ejemplo no puedes desarrollar al máximo toda la magia, sólo dos aspectos, lo que termina resultando pobre). La personalización es básica y no va más allá de subir niveles hasta un máximo de 10 de un modo bastante predeterminado (espada, hacha, bastón para cuerpo a cuerpo, por ejemplo) o llevar un traje nuevo durante un tercio del juego hasta conseguir la siguiente vestimenta. Por otra parte, desaparece la habilidad de “Resistencia” presente en los juegos anteriores de Piranha Bytes, muy conveniente y práctica cuando decides determinados perfiles de jugador. Actividades que podrían haber sido interesantes como cocinar, mezclar fórmulas alquímicas, o hacer de herrero se transforman en una mera cinemática. El comienzo del juego es ameno, debes aprender a hacer diferentes oficios, resolver puzles sencillos, pelear, preguntar aquí y allá, recorrer mundo y explorar con bastante sensación de libertad… pero conforme el juego avanza se convierte en más monótono y va transformándose en una suerte de “hack and slash” en mazmorras y terrenos abiertos.

La historia comienza con pocos datos, de tal modo que debemos hablar con unos y otros para ir recabando información y entendiendo qué es lo que ocurre en la isla de Faranga (bastante pequeña, en apenas unos minutos está recorrida de un extremo a otro), donde hemos naufragado. Poco a poco nos iremos haciendo una composición del lugar y lograremos descubrir quien es quien, las facciones que se disputan el poder, sus seguidores, y los verdaderos motivos de la lucha por el dominio de la isla. Con todo y como ocurre en el resto del juego, lo que en un principio parece una premisa interesante no termina de ser lo atractiva que podría, la historia nos deja a medias y es previsible, los enemigos carecen del carisma suficiente para figurar en el elenco de los grandes villanos, y el final resulta espectacular visualmente pero un poco deslavazado o casual en cuanto al guión.
risen xbox 360
El sistema de recompensas es excelente, motivando que el jugador sienta la necesidad de seguir explorando y encontrando nuevos terrenos y zonas, si bien es cierto que conforme avanzamos en el juego se hace menos abundante porque la flora y fauna no se repone completamente. Con todo, dar vueltas por la isla de Faranga se convierte en una parte importante de la historia y se hace entretenido.

El sistema de conversaciones es básico, no existen grandes alternativas y si queremos sacarle todo el partido al juego terminamos eligiendo todas las opciones desde el comienzo para no dejarnos ninguna pregunta sin realizar. En realidad, la posibilidad de cambiar la historia no es tan importante como cabría en un principio; nuestras decisiones tan sólo provocan cambios menores, lo que termina convirtiendo las opciones en algo con poco interés. Con todo, es necesario hablar con unos y otros para conseguir avanzar en el mundo de Risen.

En un principio parece importante no terminar molestando a posibles NPC, dado que puede llegar un momento en que si hemos robado en su casa, por ejemplo, no quieran hablar con nosotros y nos será imposible completar determinada misión si no empleamos la magia para “deshacer” el mal humor que podamos haberle causado. La otra opción es dejarse dar una paliza y que recuperen una pequeña cantidad de dinero… nada que no pueda solucionarse con una revancha en un callejón oscuro. Por otra parte, los NPC indispensables para el juego no darán problemas ni podrán matarse, quitando parte de la interacción prometida.

El sistema de logros está pensado para que algunos sean prácticamente imposibles de conseguir, a no ser que decidas no tener vida social durante varios meses.

CONCLUSIÓN

trucos risen pc
No se puede decir que Risen sea un mal juego, pero no alcanza los estándares actuales que han implantado empresas competidoras para considerarlo bueno. En un momento en que la capacidad tecnológica y de programación consigue títulos donde los gráficos son realmente espectaculares, las opciones de elección múltiples y la jugabilidad estudiada al máximo para favorecer al usuario, Risen parece salido en los últimos años de la década de los 90 y no aguanta ningún tipo de comparación con juegos editados hoy día.

En muchos aspectos, los desarrolladores de Piranha Bytes han confundido la sencillez con la simplicidad, quedándose en muchas ocasiones por debajo de lo que ya es la normalidad en los videojuegos actuales. El Rol no pasa de ser la elección de un bando, la personalización del personaje raya la nulidad, los gráficos son pobres y la profundidad en el guión brilla por su ausencia. Existiendo hoy juegos como Oblivion, Fallout, la saga de Fable o los desarrollados por Bioware, Risen se queda muy por debajo de la media.

No es un juego bien nivelado para jugadores casuales, porque algunas zonas son dificilísimas de pasar innecesariamente, pero tampoco para jugadores hardcore porque la mayor parte del desarrollo es demasiado simple.

Las premisas de Risen eran excelentes. Un juego en el que podríamos influir en el destino no sólo de nuestro personaje, sino de todas las facciones, con opciones múltiples y profundidad en todos sus aspectos… o al menos eso parecía.

Las expectativas no se han cumplido.

LO MEJOR

-El comienzo del juego, que causa enormes expectativas.
-Los combates se hacen variados, gracias al enorme elenco de enemigos.
-Nuestros adversarios cuentan con diferentes y muy desafiante rutinas de ataque.

LO PEOR

-Gráficamente desfasado.
-El carisma rolero acaba diluyéndose en una experiencia poco profunda.
-La premisa principal podría haber dado mucho más de sí.

ANÁLISIS DE RISEN – ÍNDICE

PÁGINA 1- Introducción y apartado técnico

PÁGINA 2-Jugabilidad y conclusiones

Rodrigo Perez 09 | 11 | 2009