En este aspecto del juego, la jugabilidad, Risen sigue siendo el de siempre. Nos encontramos con un personaje central que, en este caso en busca de su alma perdida, tendrá que hacer lo imposible en un mundo, el cual se me antoja bastante mortal.

Desde los primeros compases de la historia, y a través de una introducción que nos sirve de tutorial, con una vista en tercera persona, y en un entorno tridimensional, hemos de esquivar o enfrentarnos a todo tipo de seres, con cierto sabor pirata, donde las islas, el mar, o el vudú formarán parte de nuestro ambiente particular.

Risen 3: Titan Lords

Si estamos acostumbrados a los juegos de rol, con base de acción en tercera persona, no vamos a tener complicaciones con su manejo. Nos encontraremos revisando nuestros atributos base para ver la manera en la que podemos evolucionar, pudiendo al principio de una manera sencilla, acondicionar nuestro estilo de juego a aquel con el que nos sintamos más a gusto. Esto es melee, larga distancia, magia o cualquiera de los híbridos habituales del triángulo.

Los atributos base, que podremos aumentar a partir de puntos de gloria ganados a través de nuestras acciones y misiones, nos permitirán evolucionar las habilidades. De esta forma, aquellos que prefieran jugar en refriegas, se encontraran que gastando cierta cantidad de oro en maestros, y disponiendo de los requisitos mínimos de nivel y atributo, podrán adquirir mejoras en la lucha contra no muertos, aumento de daños en espadas y armas de forja, capacidades de contrarrestar los ataques enemigos o especializarse en daño directo, velocidad de ataque o incluso mejorar el daño de los combos.

Esto mismo se aplica a magos, pícaros, clases de resistencia y aguante, cazadores y clases de larga distancia con mosquetones, ballestas o dagas. Habrá para cada uno de ellos una rama de talentos que mejorarán nuestro estado de combate en aquella disciplina escogida.

Risen 3

Las posibilidades son muy variadas, y el juego nos permite crear un personaje con nociones muy amplias, llegando a poder tocar habilidades de todas las ramas, creando un híbrido completo, pero con las limitaciones de ir por el medio, como siempre, sabiendo que no llegaras a tener maestría en una habilidad, ya que el oro y el requisito de atributo básico nos impedirá poder tenerlo todo.

Todo esto unido a nuestro equipo, configurará el daño, la mitigación del mismo, nuestra capacidad para resistir tanto magia como ataques físicos, así como nuestra presencia a la hora de lidiar con conversaciones y diálogos, que nos permitirán conocer más datos de lo que ocurre a nuestro alrededor. Tenemos que tener muy en cuenta que desde el principio nuestros actos determinarán nuestra alineación y la gloria que conseguiremos, siendo posible que nuestra inicial posición neutral decaiga hacía cualquiera de los otros dos lados que determinemos.

Y en esto Risen 3 ha sabido darnos libertad. Disponemos de una total decisión sobre la vida a nuestro alrededor. Nuestras acciones determinarán cómo se comportará el resto, y aquellos que tiendan a una vida más caótica o malvada, se pueden encontrar como personajes importantes dentro de la línea de misiones, nos dan la espalda o simplemente dejan de existir. Tú decides.

Risen 3: Titan Lords

Centrándonos un poco más en la jugabilidad en sí misma, veremos el pie del que cojea Risen 3, que no es otro que aquel que las críticas del sector realizaban de la segunda entrega. Y quizás tenga mucho que ver con la dificultad del título.

Risen 3 requiere de mucha atención a la hora del combate. A través de estocadas, y diferentes combos, hemos de diezmar a los enemigos. Hemos de bloquear en el momento oportuno, nos hemos de lanzar al suelo para esquivar una embestida, o simplemente hemos de ganar la posición. Y esto requiere estar atento, y siempre ver cual es la dinámica del enemigo. ¿Hace dos ataques seguidos? ¿Quizás una parada entre ataques en la cual levanta su defensa?

Aquellos más rápidos de reflejos verán con mayor facilidad los puntos flacos del enemigo, y el momento adecuado para realizar el ataque. Los demás, hemos de planificar nuestras acciones, que se verán interrumpidas seguramente por el ataque de varios enemigos al tiempo, y en el que la cámara se volverá un poco loca a la hora de controlar nuestra posición.

La presencia constante de un compañero de aventuras, el cual no controlaremos, nos ayudará a manejar mejor los grupos de enemigos, permitiéndonos posicionarnos mejor en las refriegas, y evitando la frustración a la hora de intentar realizar un combo, habitualmente cancelado por un ataque de otro rival.

Risen 3: Titan Lords

La forma de combate se me antoja simple, y ciertamente repetitiva, aunque difícil. De esta manera lo que busca la desarrolladora es hacernos aprender rápidamente la dinámica de juego, para ir incrementando la dificultad y enfrentarnos a mayores retos, con las mismas armas.

La búsqueda de nuestra alma es larga, por lo que Piranha Bytes, y habiendo decidido simplicidad en la forma de combate, añade interés en forma de equipo. Si bien la mejora de los atributos que proporciona el equipo no son notables, ni de la línea de varios tipos de “stats”, veremos cierto encanto coleccionista. Las espadas, los florines, las pistolas, así como las diferentes piezas de ropa y calzado dan al personaje aspectos muy diferenciados, pudiendo a lo largo del juego ir variando nuestra imagen, siempre manteniendo un estilo ambientado en el s. XVII. Quizás una ambientación más lúgubre y pirata, o quizás intentando crear una imagen propia de los capitanes franceses de la época.

Aún así, ni la mejor de nuestras galas impedirá que un error de sincronización en el combate nos haga morder el polvo. Nuestra mejor arma es el guardado de partida.

Con una decisión poco arriesgada, la saga Risen ha sabido madurar, y con las mismas claves, ha ido evolucionando dando al jugador prendado por la saga un ración más. De esta manera, podremos escoger cómo avanzar en las misiones del juego, por dónde empezar, hacia dónde dirigirnos que mejor configure el personaje que tenemos en la cabeza. Nos permitirá explorar un gran mundo, con grandes mapas, recovecos y diferentes niveles en los que rebuscar fuera de la línea de acción. Un sistema de combate al que muchos ya estarán habituados, y que no requiere más que del uso de tres botones. Y finalmente una elección de facción, que delimitará el acceso a ciertas armas, misiones y habilidades y que introducirán una mayor profundidad a la historia así como bastante rejugabilidad.

 

ANÁLISIS DE RISEN 3: TITAN LORDS – ÍNDICE

Chus Seoane 12 | 08 | 2014