Piranha Bytes, el estudio teutón padre de la afamada saga Gothic, regresa a la palestra gracias a la versión para Playstation 3 y Xbox 360 de la secuela de Risen, un juego intenso, profundo y detallado que recrea el mundo de la piratería como pocos, pero que no está exento de ciertos fallos que empañan el resultado global.

Un enorme escenario en forma de archipiélago por explorar, múltiples posibilidades de desarrollo para el personaje y un argumento que acaba atrapando al jugador gracias a su puesta en escena y sus elaborados diálogos, son algunas de las claves que entusiasmarán a los devotos del rol occidental.

MARINEROS DE AGUA DULCE, ABSTENERSE

Vaya por delante que Risen 2: Dark Waters se aleja de la tendencia de suavizar todo aquello que hizo grande al RPG del Viejo Continente en PC. Al contrario de la tendencia que llega desde Estados Unidos con títulos tal que los recientes The Elder Scrolls o Fallout, Piranha Bytes mantiene la esencia del teclado y ratón al desplegar multitud de opciones, eso sí, con los convenientes cambios para, al menos, congraciarse con los pads de consola evitando que se convierta en un lastre jugable. Para la ocasión, la conversión a consolas de la presente secuela se muestra infinitamente más digna que aquella versión para Xbox 360 del primer Risen, completamente olvidable.

Lejos de complicar a los jugadores ya experimentados con este tipo de menús, stats y demás parafernalia rolera, los primeros compases de juego hasta que salgamos de la Fortaleza de Cristal en Caldera servirán para tomar el control, empezar a descubrir qué tenemos entre manos, y atisbar el potencial que iremos desarrollando conforme se avance la aventura. ¡Y qué aventura, señoras y señores! Nuestro regreso al mundo de Arbórea toma su inicio años después de los acontecimientos que dejaron los mares a merced de los Titanes: Con la humanidad al borde del colapso y atrincherada en las pocas localizaciones seguras que quedan, la noche arrecia tormenta. Pero no es la tormenta lo que más preocupa a los navegantes de los procelosos mares, sino lo que esconde entre sus brumas.

Siendo la excepcional ambientación de Dark Waters la piedra angular sobre la que se sustentan las demás bondades del juego, aquellos jugadores que no estén familiarizados con semejante inyección de rol originariamente pecero que no se alarmen: pasado el bache inicial de las primeras horas, el dominio de la interfaz quedará solventado y podrán disfrutar de la aventura como el que más, todo esto a sabiendas de que si al jugador de consolas medio le pones delante .seamos crudos con el ejemplo- de un cliente Telnet con un RPG MUD (Multi User Dungeon), sufrirá un infarto cerebral de facto. Por suerte no es el caso, y un juego de este calibre puede ser digerible siempre y cuando se sepa lo que tenemos entre manos.

UN BUEN BARRIL DE GROG

Comentábamos sin pudor alguno que la ambientación de Risen 2 es, probablemente, la recreación del mundo pirata más fidedigna hasta la fecha en el ámbito del videojuego más allá del fantástico mundo en que toma lugar la acción, y que congrega todos los tópicos de la piratería sin dejarse ninguno por el camino (quizás pueda echarse de menos el pollo de goma con polea, ya nos disculpen los fans de Monkey Island). Los climas tropicales, la densa vegetación, fortines coloniales y tabernas donde se reúne la más baja ralea de bucaneros, corsarios y bribones tienen cabida aquí, además de las densas junglas, antiguas ruinas plagadas de peligros y pueblos tribales que practican el vudú.

risen 2 piratas

Si bien el punto negativo es que la transición del PC a las consolas de la ya avanzada generación se ha dejado buena parte del detalle por el camino -sobretodo para evitar que la tasa de refresco del juego caiga por los suelos-, la buena noticia es que la ambientación consigue mantener el tipo para goce y disfrute de su inteligente argumento. Y es que el trabajo de Piranha Bytes no es moco de pavo precisamente: disponemos de ciclos día/noche completos, con amaneceres y puestas de sol dignas del Mar Caribe en un ejercicio de iluminación sobresaliente, junto a cambios climáticos igualmente en tiempo real que recrean sobremanera tormentas ecuatoriales dignas de mención.

Todas las islas a explorar se sienten diferentes, plagadas de detalles únicos y llenas de vida, sin duda el trabajo artístico ha sido titánico y bien merecedor de nuestras alabanzas. Por el contrario, los modelados de personajes, tanto principales como secundarios así como todo el bestiario animal y no-muerto disponible, pecan de ser ir demasiado justos para los tiempos que corren y sus animaciones dejan bastante que desear, algo que también incidirá negativamente en la jugabilidad tal y como veremos a continuación.

RISEN 2: DARK WATERS-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción e historia.

PÁGINA 2 – Jugabilidad.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

José Luis Fernández 07 | 08 | 2012