Año 1957, la humanidad se encuentra diezmada y al límite de la extinción. De hecho, si tras el sometimiento de la Quimera aún no se ha convertido en historia, es debido a las ansias de sobrevivir inherentes al ser humano, capaz de padecer las peores adversidades y salir adelante.

Firme representación de este sentimiento, el ex-soldado Joseph Capelli que antaño luchara codo con codo junto al legendario Nathan Hale, trata de proteger a su mujer e hijo de la amenaza alienígena resistiendo día tras día, con la convicción de que cada vez que se pone el sol podría ser la última, y emprendiendo un peligroso viaje espoleado por la esperanza de un futuro mejor.

DESDE LA CAÍDA DEL HOMBRE

La saga Resistance goza de la simpatía de los usuarios de Playstation 3 por varios motivos: su primera entrega acompañó al lanzamiento de la consola, es una franquicia exclusiva, y ha cosechado desde su inicio buenas críticas gracias a su calidad; no en vano Insomniac Games, uno de los estudios más afines a las consolas de Sony y responsables de otros éxitos como Spyro o Ratchet & Clank, crearon un juego que, si bien por aquel entonces no mostraba un poderío gráfico arrollador, entre otras cosas porque los kits de desarrollo para la consola y el conocimiento de su hardware no era lo mismo que ahora, sí que ofrecía una aventura original, bien planteada, argumentalmente brillante, con un modo online enorme y salvajes dosis de acción.

Dos años después del éxito de Fall of Man como primer episodio de esta trilogía llegaba su secuela, escuetamente nombrada Resistance 2, que si bien resultó un buen juego, no llegó a las expectativas que se habían depositado en él. En un intento de acercar la saga al gran público, Insomniac Games varió el patrón jugable, a base de incluir la tan habitual hoy en día regeneración automática, y la limitación a llevar sólo dos armas equipadas, un decisión que tornó en una pérdida de identidad al alejarse de los cánones clásicos del género, lo que unido a un apartado técnico muy desigual impidió consolidar la franquicia por completo. Afortunadamente a nivel argumental mantiene la excelencia, y sus modos online aún son sinónimo de multitudinarias y divertidas batallas.

Con algo más de calma y aprendiendo de sus errores, el estudio afincado en Burbank (California) presenta la tercera entrega de la odisea Quimera, con toda la calidad con la que una saga madura en sus diferentes entregas debe tener, y subsanando errores pasados, lo que se traduce en un modo campaña magnífico, una jugabilidad que recupera los clásicos valores del género, trama y desarrollo a la altura de los anteriores, visualmente atractivo, y quizás con una remodelación del multijugador un tanto drástica, aspectos todos ellos que procedemos a desgranar meticulosamente en el presente análisis.

A 2000 KILÓMETROS DE ESPERANZA

Dado lo continuista de su argumento, es imposible hablar de la trama de Resistance 3 sin revelar elementos clave de anteriores entregas, y si bien aquí tampoco lo vamos a hacer, para los que va a ser su primera toma de contacto con la saga deben saber que un prólogo los destripa sin piedad, desde el momento en que iniciamos la campaña. Los motivos que llevan a Capelli a cruzar el interior de Estados Unidos hasta la Costa Este, responden al repentino enfriamiento de la corteza terrestre, lo que supone una catastrófica noticia para la resistencia humana, y toda una bendición para las quimeras, ya que su acelerado metabolismo produce un calor letal.

Con Nueva York como meta y la inestimable ayuda del Doctor Malikov, asistiremos asombrados a la increíble evolución que ha sufrido la amenaza Quimera desde Resistance 2, no sólo en variedad y grados de hostilidad o resistencia, sino también a nivel social y militar, bifurcándose dos ramas del virus origen y diferenciando por tanto la inteligencia artificial enemiga. La variedad de localizaciones permitirá variar sus patrones de ataque en función del entorno, y dada la generosa geografía entre los estados de Oklahoma y Nueva York, tendremos garantizada una enorme variedad de situaciones durante toda la campaña.

El desarrollo de niveles está condicionada por elementos de la zona en la que nos encontremos, el Río Misisipi, St. Louis o Graterford serán algunos de los emplazamientos a atravesar, recorriendo estaciones, minas, montañas, infraestructuras Quimera, etc. Dado que encarnamos a un humano normal, el fuego enemigo mermará nuestra vida hasta la muerte si no encontramos botiquines, en forma de un colorido suero fluorescente. En cuanto al armamento, contamos con un suculento arsenal de tecnología humana y quimera, desde clásicos como el Bullseye o la Rossmore, hasta nuevas incorporaciones tal que el Atomizador o el explosivo casero.

Las armas subirán de nivel conforme hagamos uso, volviéndose más potentes, precisas y con diferentes variaciones en el fuego secundario. Todo este cóctel de elementos clásicos, inteligencia artificial, volumen de enemigos en pantalla, arenas de combate, diseño de escenarios, scripts moderados y variedad armamentística, crean un desarrollo al servicio de la jugabilidad, que no cae en el aburrimiento bajo ningún concepto, y que permite dominar el control y manejo de cara a un posterior juego online, ya sea con el Dual Shock 3 o con Move, ambos sistemas igual de eficaces en su cometido.

RESISTANCE 3-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción e historia.

PÁGINA 2 – Apartado Técnico y Multijugador.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

José Luis Fernández 06 | 09 | 2011