APRENDE A DESAPRENDER

Lo más obvio de la mecánica de Resident Evil: ORC es sabido hasta la saciedad. La serie abandona por completo un género para adentrarse en otro. La acción pura es parte del ADN desde la cuarta entrega, pero en ninguna se había explotado de tal forma. Lo de Slant Six Games es un shooter puro y con pocas fisuras. Como título de acción y tensión logra su objetivo, pues nos mete en un brote infeccioso zombi, un apocalipsis localizado en una ciudad del medio oeste americano. Las ventas mandan, y muchos son los jugadores de títulos de acción con un fuerte componente multijugador hoy en día. Mucho más que los que siguen apostando por un género casi muerto en la actualidad y que viven de mezclas con otros géneros, como la acción en Dead Space o Condemned: Criminal Origins o la aventura gráfica en Amnesia y Penumbra.

Una vez aceptado el nuevo rumbo de la serie (de nada servirá ponerse a llorar por los sustos perdidos y recuerdos semieróticos del pasado) hay que analizar en su justa medida Resident Evil: ORC. Las coberturas (automáticas) son claves en el juego, así como la compenetración con los otros miembros del equipo. Cada uno tiene habilidades específicas para poder salir airoso del encuentro con los zombis, creándose una especialización bastante visible en el desarrollo de la trama. Y es que es en ese preciso momento cuando Operation Raccoon City echa a perder parte de su interesante planteamiento de puro músculo de título de acción con la esencia basada en la tensión y la supervivencia clásica de cualquier título de la serie.

operation raccoon city

El recorrido de las misiones y la forma de empezar éstas. La libre elección de personaje cada vez que iniciamos una misión, la cuenta atrás que precede al comienzo de la partida… Muchos son los síntomas de título de acción puro (hasta ahí ningún problema), pero muchos más lo son de juego completamente dividido y falto de cohesión. En pocos momentos tenemos la impresión de jugar una historia coherente y cronológicamente enlazada. Operation Raccoon City utiliza pequeñas píldoras en forma de recorridos de lo más interesantes, pero que poco o ningún hecho en común guarda con el siguiente. Éste es el verdadero lastre del juego de Capcom y Slant Six Games. Los canadienses hacen un buen trabajo en líneas generales y muestran el miedo y la tensión de un estallido zombi, pero al igual que sus títulos anteriores (bélicos y faltos de narrativa) las distintas misiones se convierten en una sucesión de tareas sin relación que no dotan de relación a las aventuras de “Los Lobos”.

El aspecto shooter y su control son clásicos y están bien llevados al universo en el que se basa. Cuando masacramos zombis, que aparecen rompiendo puertas e incluso desde las alcantarillas o debajo de los coches nos sentimos como en una verdadera historia de zombis. Eso sí, es en el momento en que aparece el género humano cuando parte de esa mística de cazador de muertos vivientes se viene abajo. Existe una razón lógica para traer a Raccoon a diversos equipos de soldados, ya sean mercenarios o del propio Gobierno de los Estado Unidos, pero su repetición y aglomeración se convierten en algo inaceptable en Raccoon City. Muchos enemigos zombi, sí, pero demasiados, sin lugar a dudas, enemigos humanos. En algunos momentos, cuando no recorremos las calles de Raccoon y no tenemos una referencia estética y visual de que nos encontramos en un Resident Evil, parece que jugamos a otro juego, disparando desde nuestra cobertura a humanos armados.

MUY BONITO, PERO MENOS

La saga Resident Evil se ha apoyado, desde su propio nacimiento, en un apartado técnico puntero. Desde el primero pasando por Code Veronica, hasta Resident Evil 4 y 5, todos los trabajos de Capcom en la saga se han situado entre lo mejor del año en su vertiente técnica. Podemos decir que Operation Raccoon City rompe con esa tónica. No se trata de un videojuego deficiente a nivel gráfico, pero no consigue llamar la atención en este apartado. Los escenarios interiores (demasiados, en una clara referencia a Resident Evil 2) están faltos de detalle, algo que cambia en los exteriores y en las calles destrozadas, verdadera razón de ser de ORC y donde más destaca. Los personajes principales cumplen, aunque algunas texturas de su ropaje les den un aspecto plastificado (llama la atención lo poco cuidado que está Nicholai Ginavaef) y unas cuantas animaciones al correr podrían haber sido corregidas.

Los zombis, verdadera guarnición de esta cena de carne podrida, rayan a gran altura. Sus movimientos y animaciones están más que conseguidas y se logra posicionar un gran número de éstos en pantalla. Eso sí, su variedad se antoja algo escasa. Son los humanos enemigos los que se llevan la peor parte, pues ni la física de daños ni sus movimientos (por no hablar de su inteligencia artificial) llegan al nivel del resto de elementos. El doblaje al castellano es un detalle por parte de Koch media y la música renuncia en parte a las partituras de los Resident Evil clásicos, no tendrían sentido en un juego de acción pura, y se basan y copian detalles de las canciones de la saga de películas protagonizada por Milla Jovovich.

resident evil raccoon city

MULTIJUGADOR

El multijugador de Resident Evil: Operation Raccoon City se convierte en parte de la salvación del videojuego para acabar siendo un más que correcto germen de diversión para los usuarios. Podremos jugar la campaña del título hasta con tres amigos, lo cual multiplica sus posibilidades en táctica y supervivencia, aunque se recomienda un nivel de dificultad mayor para que se convierta en un verdadero reto. Al margen de vivir la historia en cooperativo, que realmente aumenta la capacidad de diversión, como hemos contado, tenemos otras formas de juego multijugador también interesantes.

El modo Versus es la confrontación clásica entre jugadores por las calles y escenarios de Raccoon. Los zombis serán el invitado a la mayoría de los modos, aumentando las posibilidades de ataque y defensa además del nerviosismo, pues no solamente tendremos que estar pendientes de los enemigos, también de los muertos vivientes. En Team Attack entra en escena el equipo de las Fuerzas Especiales Americanas (seis miembros con las mismas habilidades que el Servicio de Seguridad de Umbrella). El modo Biohazard tratará sobre salvaguardar las muestras del G-Virus en un intenso tiroteo. Supervivientes será el característico modo Horda con tiempo límite, al estilo de las últimas misiones de escenario de Left 4 Dead. Y por último destaca la presencia del modo Héroes, tomando el control de algunos personajes clásicos de la serie, como Claire, Leon, Hunk, Jill Valentine o Nicholai, una presencia que se agradece.

RESIDENT EVIL: OPERATION RACCOON CITY-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción y antecedentes.

PÁGINA 2 – Jugabilidad, Apartado Técnico y Multijugador.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Adrián Hernán 20 | 03 | 2012