Gráficos HD, nuevos modelados, más trajes, pantalla panorámica, iluminación, etc. Todas ellas novedades accesorias, maldita sea. Lo más importante de Resident Evil HD Remaster no es el lavado de cara adaptado a los tiempos actuales, es su insuperable experiencia de juego, a prueba de bombas, en un título todavía vigente y actual pese a los trece años transcurridos. Lo jugaste en Playstation y en Saturn; en GameCube y posteriormente en Wii. Diablos, lo volverás a hacer ahora.

Jill entra en la mansión de Resident Evil HD Remaster

Es difícil acercarse a un juego como Resident Evil HD Remaster. Por una parte te encuentras con uno de los mejores remakes que jamás se han hecho. Es un juego intenso, bello y todavía, a día de hoy, actual en su propuesta narrativa, (porque la narrativa, en Resident Evil no es ‘what is this place?’, ni ‘you were almost a Jill sandwich’, es el sentimiento de progreso que genera el descubrimiento de las diversas llaves y objetos). Avanzar en Resident Evil y conocer nuevas habitaciones convierten al jugador en un explorador. El terreno abarcado aumenta con cada hallazgo y esto se convierte en el motor del juego, mucho más que los controles, la temática o la tensión. Y sí, los diálogos son propios de serie B, así como su estética. Es consciente y es parte de su belleza.

El usuario que jugó en su día a Resident Evil, el del 96, y más tarde al del 2002 podría preguntarse si era necesario una nueva revisión, aunque sea con cambios ligeros, de un título que deslumbró en GameCube. Si bien jugar por tercera vez a un mismo producto (la segunda consecutiva con la misma base) puede ser demasiado, el paso de los años, trece en total, y que el remake tuviera lanzamientos únicamente en consolas Nintendo convierte este nuevo estreno en una bienvenida. Joder, todos teníamos ganas de tenerlo, el último gran representante de un estilo de juego caduco para la chavalada demuestra qué ha perdido Resident Evil tras Zero: tensión pausada, sustos, familiaridad con los escenarios, afán por descubrir, deambular y maravillarse tranquilamente ante el trabajo de prerenderizado que hizo Capcom hace más de una década.

En los pasillos de la mansión de Resident Evil HD Remaster

Remaster es, por sí solo, un videojuego único en las consolas de hoy que, además, luce estéticamente y todavía puede pasar como un título moderno, algo muy importante para los usuarios actuales. Su experiencia de juego difiere de la mayoría de lanzamientos de hoy, incluso lo hace respecto a nuevas entregas de la franquicia, es por ello que ha mantenido una jugabilidad de alto calibre, sorprendentemente.

 

NOVEDADES ACCESORIAS, EXPERIENCIA ÚNICA

Las novedades son el porqué de este lanzamiento. Capcom ha preferido dotar al título con un lavado de cara para poder encorsetarlo como descarga digital. Sinceramente, pese a que son pocas, todas ellas se han hecho para mejorar la puesta en escena de un juego que no necesitaba de ellas, pero que, lógicamente, se agradecen. Tras el paso a la alta definición, HD Remaster aprovecha para mostrar unos personajes remodelados (de manera superficial, pero evidente para los jugadores del original) y un filtro HD que, por contra, no ha tenido el efecto deseado. Los escenarios son en dos dimensiones, pese a que se han rehecho algunos en 3D no pasa de ser una anécdota, pero el efecto no ha sido el que buscaba Capcom.

Resident Evi HD Remaster, Jill en la mansión en la nueva edición

Todas y cada una de las estancias y planos evidencian su pasado en GameCube. Los detalles no alcanzan a mostrarse en alta definición y, pese a que en un vistazo general todo luce bien, si nos detenemos a fijarnos en los elementos que pueblan pantalla y que son una de las razones de la exquisita experiencia de juego, nos encontramos con falta de definición, incluso en Xbox One y Playstation 4.

El porqué reside en el dibujado original del juego de GameCube, pasarlo a HD no va a mostrarnos ese letrero borroso con impoluta perfección, ya está hecho con anterioridad así y únicamente se resolvería redibujando cada uno de los planos, por lo que estaríamos hablando de algo más que una versión HD. Esto también afecta a los menús, todos en 4:3 pese a jugar en panorámica. Pese a ello, el usuario se adapta magníficamente y lo acepta como es, como si de una especie de granulado ‘Silent Hill’ se tratase. 

Capcom ha tendido la mano a los jugadores actuales añadiendo un control nuevo. El clásico, en el que avanzamos con un único botón y giramos siempre pulsando derecha izquierda se complementa con un manejo ‘shooter’ en el que el personaje se mueve siempre hacia la dirección real que pulsamos.

Este control, parece una nimiedad, cambia por completo la experiencia de juego. Seremos más ágiles a la hora de esquivar y huir de los monstruos, daremos el clásico giro de 180 grados con tan sólo contradecir nuestro movimiento (pasar de ‘arriba’ a ‘abajo’ en el stick). De esta manera el juego se convierte en un paseo ya que estamos violando la forma en el que fue concebido. Los pasillos angostos y la necesidad de pararnos a disparar, elementos clave del Resident Evil original, ya no tienen razón de ser con el nuevo control. Es más, la nueva configuración contradice también a los tiros de cámara de los diferentes escenarios, pues la izquierda puede ser derecha según la toma, es por ello que el control generará malentendidos y movimientos erráticos. Apostamos firmemente por mantener el original.

 

CONCLUSIONES

Pese a todo ello, Resident Evil HD Remaster es un juego único en el que el desarrollo pausado es su marca y su presentación. La tensión y los sustos su razón de ser; y la investigación y el sentimiento de descubrimiento constante su propia experiencia de juego.

Jill apuntando en Resident Evil HD Remaster

La añoranza pueden marcar la tendencia de muchos análisis de HD Remaster, pero es que, pese a formar parte de la juventud de muchos redactores, no se pueden poner peros a esta versión. Oportunidad única para los que no jugaron antes, necesidad de volver a las montañas Arklay para los que sí lo hicieron. El que fuera el mejor Resident Evil de desarrollo clásico en la saga se ha actualizado como debe en las dos últimas generaciones de Sony y Microsoft, un clásico.

LO MEJOR

  • Experiencia Resident Evil, pura y dura.
  • Su experiencia de juego: Tensión y exploración.
  • Sigue mostrándose bello y aterrador.
  • La pantalla panorámica y el filtro HD.

LO PEOR

  • El nuevo control facilita el juego y viola su experiencia original.
  • Los escenarios no pasan la prueba del algodón, pero se mantienen bellos en una toma más general.
  • El ritmo pausado ¿será del agrado de la nueva generación de jugadores?
Adrián Hernán 19 | 01 | 2015