ESCENARIOS AL DETALLE

Dentro de cada uno de los niveles nos esperan desafíos de todo tipo. Una de las particularidades de Rayman es que utiliza un aspecto realmente importante: la velocidad. Con el gatillo derecho iniciaremos una carrera que, si somos hábiles, mantendremos durante todo el nivel mientras acabamos con enemigos atacándoles con puños y patadas, saltamos sobre ellos, superamos plataformas de todos los tipos y formas imaginables (increíble la variedad en este aspecto), volamos encima de un mosquito que dispara cual nave de shoot’em’up clásico, y un largo etcétera.

Si aprovechamos el modo multijugador, podremos acceder a sitios que quedaban fuera de nuestro alcance haciendo torres humanas, cooperaremos para superar los desafíos con más facilidad o, en algunos casos, competiremos de forma totalmente alocada por conseguir mayor puntuación que nuestros amigos. Debemos tener en cuenta que, según avancemos en la aventura, conseguiremos mejoras que nos permitirán realizar nuevos movimientos.

Rayman Origins en PS3

Los escenarios nos regalarán momentos de auténtica tensión, pues nos será extraño que partes arquitectónicas del mismo se derrumben, comiencen a rodar o nos obliguen a avanzar a través de un plano de profundidad más lejano.

Durante los niveles, existen fases de bonus, looms de difícil acceso, y elementos secretos que le dan al título un nivel de profundidad digno de mención. Los objetos clásicos de la saga vuelven a acaparar el protagonismo: deberemos hacernos con el máximo volumen de looms si queremos completar el nivel y, a raíz de ello, conseguir el total de Electoons de la zona (según el argumento del título, son esenciales para devolver la paz al Claro). Con la acumulación de los mismos, nuevos niveles serán desbloqueados para nuestro disfrute. Completar el juego al 100% es el verdadero desafío de un título cuyo planteamiento está cuidado hasta en el más mínimo detalle.

JUGABILIDAD PURA

El control del juego que nos ocupa es simplemente perfecto. Tendremos a nuestra disposición tanto a Rayman, como a los amigos que poco a poco iremos desbloqueando. Aunque no hay diferencias palpables en el control, cada personaje tendrá su propio carisma. Rayman, Globox y los Diminutos forman un hilarante grupo que harán del humor absurdo su bandera a la hora de devolver la esperanza al Claro de los sueños.

Dentro del título que nos ocupa, nos encontraremos con desafíos de todo tipo. Lo realmente sorprendente es comprobar cómo, con un poco de práctica, lograremos superar desafíos en apariencia imposibles con una soltura y una velocidad sorprendente. Todo ello es gracias al preciso control y al exacto tiempo de respuesta de los personajes durante la partida.

Pese a que no cuenta con modo online, Rayman Origins tiene todos los alicientes para disfrutarse durante semanas: decenas de niveles repartidos en variados mundos (veremos agua, lava, hielo, selvas, desiertos…) donde nos esperan enemigos finales gigantescos, cuya ejecución es mucho más divertida jugando con tres amigos. A nivel general, nos encontramos fácilmente ante uno de los videojuegos más pulidos a nivel jugable de la generación.

ARTE EN MOVIMIENTO

Jugar a Rayman Origins es como si disfrutásemos de una película de animación interactiva. Como ya os adelantamos en nuestra preview del juego, el apartado gráfico de Rayman Origins se apoya en un planteamiento bidimensional a la vieja usanza… pero en unas flamantes HD 1080p que nos han dejado con la boca abierta.

Rayman Origins para Xbox 360

Muchos de vosotros recordaréis, en la época de los 16-bit, cuando las grandes empresas se esforzaban al máximo en aras de lanzar el juego con los sprites más detallados, los personajes más grandes e, incluso, los mejor animados. Mientras que títulos como Aladdin o El Rey León se reivindicaban como los principales referentes a la hora de hablar de animación en videojuegos, junto a videojuegos tan recordados como Earthworm Jim, muchas desarrolladoras no llegaban al nivel esperado debido a una sencilla razón: para trabajar en videojuegos bidimensionales se necesitan grandes animadores, como, por ejemplo, Dough Tennapel.

Con el lanzamiento de Rayman Origins hemos disfrutado gracias a unos escenarios bidimensionales formados por varios planos (detalladísimos) de scroll ambientados en todo tipo de mundos de fantasía, mientras nos enfrentamos a enormes enemigos finales disfrutando de la excelsa animación con la que han sido dotados los simpáticos personajes de este videojuego. El colorido es espectacular, el diseño artístico se sitúa a un nivel de otra galaxia y, en general, el conjunto gráfico del título nos regala uno de los videojuegos bidimensionales más destacables del mercado. Ahí es nada.

A nivel sonoro, el apartado cumple su cometido gracias a unas melodías pegadizas, unos efectos realmente simpáticos y adecuados, y un ambiente acústico general muy acorde con el carisma del título.

RAYMAN ORIGINS-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción, repaso a la saga y argumento.

PÁGINA 2 – Niveles, Jugabilidad y Arte.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Sergio Melero 10 | 11 | 2011