CONCLUSIONES


El lanzamiento de RAGE llevaba cuatro años en plena ebullición, los vídeos y demás elementos de marketing conjugaron lo que se suponía iba a ser una pequeña joya en manos de id Software. Finalmente así ha sido. En un mercado tan competitivo como el de los ‘shooters’ en primera persona, RAGE se destapa con carisma respecto a los demás, con un apartado técnico pocas veces visto en consola y con los mejores juegos de luz que se recuerdan. La mentalidad de empresa “noventera” sigue imprimiéndose en RAGE, pues la acción bien llevada, los escenarios abiertos y a la vez lineales -con todo el respeto que se merece crear escenarios de pasillos sin que se note apenas- confieren al mundo del Yermo de personalidad, así como los personajes secundarios, únicos entre ellos sin ninguna repetición de atuendos.

Pese a que podría considerársele una mera copia conceptual entre Fallout y Borderlands, el mundo de RAGE se hace creíble gracias a una serie de elementos que lo alejan de las dos propuestas mencionadas, creando un carácter en cada poro de RAGE que hace que volvamos a disfrutar de los juegos en primera persona más frenéticos en sus fases de acción y contemplemos la maravilla gráfica que nos envuelve en las partes de conducción y exploración.

Existen dos únicas pegas. El multijugador no hace justicia a una empresa como id Software. En ningún caso es deficiente, pues las carreras en buggy nos mantendrán pegados a la pantalla semanas, pero la ausencia de “Deathmatch” lastra el apartado finalmente. El otro inconveniente viene marcado por el nivel de detalle de los escenarios, demasiado alto para consolas y según qué “pecés”, además, su propuesta dista de las concepciones actuales del género, repleto de nombres genéricos. Ese soplo de aire fresco con añoranza de los noventa convierte a RAGE en un título disfrutable de principio a fin pero condenado a no alcanzar las listas de éxitos más que durante su primer mes a la venta. Por lo demás, algo de fácil predicción. RAGE se convierte en el mejor ‘shooter’ de lo que llevamos de año. Casi nada.

LO MEJOR

– El espectáculo técnico. Con un sistema lumínico sublime.
– Las armas y sus municiones tienen vida propia, un carisma difícil de igualar.
– La inteligencia y animación de los enemigos.
– La aparente libertad que ofrece, es un ‘shooter’ lineal, pero menos.
– Fluidez casi perfecta en PC y nunca vista en consolas.
– Su duración sobrepasa la media de shooters genéricos.
– El control arcade del buggy.
– El cielo.

LO PEOR

– Se podría aprovechar mejor el hilo argumental del juego.
– Ausencia de Deathmatch, aunque nos avisaron…
– Multijugador en general demasiado secundario respecto al juego principal.
– La carga de texturas es algo lenta en PS3 y Xbox 360.
– Reduce drásticamente la dificultad grabar partida cuando deseemos.
– Nula interacción con los elementos del escenario.

RAGE-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción e historia.

PÁGINA 2 – Apartado Técnico, Jugabilidad y Multijugador.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Adrián Hernán 13 | 10 | 2011