analisis prototype
Sandbox. Con esta palabra se resume una de las tendencias más importantes en la creación contemporánea de videojuegos, esa que permite llevar a cabo tus acciones en un escenario completamente abierto, exento de las limitaciones espaciales propias de otros géneros. La evolución de los motores gráficos de gestión poligonal tiene gran culpa de ello; aunque no hay que olvidar la importancia de creativos como Dan Houser (Grand Theft Auto) para el nacimiento de un género que, hoy por hoy, es sinónimo de éxito comercial en la mayoría de los casos.

Y es que la fórmula no podía fallar, porque poner a disposición del jugador un espacio escénico interactivo con valores similares a la realidad (en cuestiones de escala y explorabilidad), donde la libertad de acción le permite crear su propia forma de superar el juego (o de no hacerlo, dedicándose a otros menesteres eludiendo la misión principal), resulta realmente satisfactorio y absorbente, y así queda demostrado en títulos tan diferentes como The Elder Scrolls: Oblivion, Grand Theft Auto San Andreas o inFamous.prototype

Prototype da una nueva vuelta de tuerca al género Sandbox ofreciendo una aventura de corte cinematográfico, donde tenemos a nuestra disposición todo tipo de poderes destructivos y habilidades sobrehumanas: provocar el caos más absoluto en el mismísimo corazón de Manhattan nunca había sido tan sencillo. De la mano de la compañía canadiense Free Radical, nos llega un trepidante juego de acción potenciado con las particularidades del género Sandbox, con altas dosis de violencia y una propuesta bastante divertida.

En el historial de la compañía afincada en Vancouver, multitud de géneros se complementan para dar lugar a títulos tan diferentes como The Simpsons: Hit and Run o NHL Championship 2000. No obstante, y observando el éxito de franquicias tan importantes como Grand Theft Auto, Free Radical dio rienda suelta a su versátil capacidad de creación para introducirse de lleno en el género Sandbox. Después de The Incredible Hulk: Ultimate Destruction y Scarface: The World is Yours, todo lo aprendido con estos dos títulos se fusiona para la creación de Prototype, en una clara declaración de intenciones dentro del mercado actual del videojuego.

¿QUIÉN ME HIZO ESTO?

La historia de Prototype nos pone en la piel de Alex Mercer, un poderoso ser capaz de controlar su código genético para desarrollar poderes y habilidades sobrehumanas. Alex despierta dentro de un misterioso laboratorio, mientras dos científicos estaban realizando con su cuerpo todo tipo de experimentos. No recuerda absolutamente nada; tampoco reconoce el lugar donde le han recluido, pero no tarda en darse cuenta de algo absolutamente impresionante: su cuerpo posee una fuerza y unas cualidades muy poderosas, gracias a las cuales escapar de allí no le supone el más mínimo problema. Desde este preciso momento, el principal objetivo de Alex es encontrar al artífice de esta situación y darle caza para destruirle.
alextrucos prototype

Cuando Alex sale al exterior se encuentra con una ciudad totalmente caótica, presa de un misterioso virus que está haciendo mella en la sociedad. Poco a poco comienza a extenderse y, auque el ejército haga todo lo posible por dar caza a Alex y acabar con el caos que está generando en Manhattan, no son capaces de mermar su presencia mientras la ciudad es puesta en cuarentena. La cantidad de infectados aumenta, al unísono de una capacidad de destrucción creciente tanto en la figura de Mercer como en la de los deformes ciudadanos.

MANHATTAN MADE IN FREE RADICAL.

El esfuerzo puesto por Free Radical para la recreación de la ciudad de Manhattan es evidente. El escenario se muestra como un conjunto de destacable amplitud y total ausencia de cargas (como es menester en este tipo de producciones), donde la recreación de gigantescos edificios se complementa con el diseño de todo tipo de mobiliario urbano. Muy destacable resulta el hecho de contar con un motor gráfico que permite una acumulación sorprendente de vehículos, ciudadanos, enemigos y demás elementos en determinados momentos del título.
prototype video

No obstante, esta característica parece haber mermado las posibilidades técnicas del conjunto, y no de forma superficial precisamente. Para el modelado de la ciudad se han utilizado diseños de muy baja poligonización, reduciendo la recreación de la mayoría de edificios a cajas con escasos detalles que requieran de geometría pura y dura. Aunque la distancia de dibujado es amplia, en muchas ocasiones el popping resulta excesivo y la desaparición de objetos (por ejemplo, ciertos elementos coleccionables pueden evaporarse repentinamente causando una evidente desorientación) penaliza el factor técnico de Prototype reflejándose también en el apartado jugable.

El mapeado de los modelos no alcanza los cánones de otros títulos Sandbox y la correcta iluminación (que ofrece proyección de sombras dinámicas) no evita que en muchos momentos Prototype se acerque peligrosamente a los valores técnicos instaurados en la anterior generación. Las texturas parallax no son lo suficientemente complejas para imitar los destrozos, grietas y desconchones que producimos en edificios y calzadas con nuestra rotunda presencia de forma eficiente, lo que es una lástima teniendo en cuenta la espectacularidad de muchas acciones de Alex. No obstante, la cantidad de elementos destruibles e interactuables es consistentemente mayor que la de otros títulos similares, como puedan ser inFamous o GTA 4.
prototype ps3visual
El trabajo llevado a cabo para la recreación del protagonista, los enemigos y ciertos personajes principales, es mucho más coherente con los avances técnicos en modelado y mapeado que ha propiciado el salto de generación. Sin ser ningún referente en dicho sentido, el diseño de Alex, así como la apariencia de ciertos enemigos, se muestran correctos tanto en valores geométricos como en su texturizado.
Por otra parte, el trabajo realizado con las animaciones del protagonista es bastante desequilibrado. Mientras algunos ataques muestran la contundencia de la acción de forma impresionante, otras animaciones (como muchas de las que se activan mientras corremos por los edificios y saltamos de uno a otro) no revelan una representación dinámica lo suficientemente suave. En el terreno de la animación procedural, Prototype hace uso de un motor de físicas y un sistema de detección de colisiones que cumplen su papel, sin llegar al nivel establecido por Grand Theft Auto 4 gracias a la utilización de Euphoria (lo que sigue mostrándose como un claro referente en este aspecto).
play
En el apartado sonoro nos encontramos con un factor técnico bastante compensado. Tanto el apoyo musical que ofrece el título en determinadas escenas cinemáticas como su presencia dentro de concretas situaciones jugables, son aspectos llevados a cabo mediante unas composiciones orquestales efectivas. La ambientación acústica de la ciudad de Manhattan reflejan de forma evidente el caos que se extiende en este contexto de muerte y destrucción, mientras que los efectos sonoros (tanto los atribuidos a los poderes especiales como los que definen la contundente utilización de armamento pesado) tienen un timing sonoro bien medido y coherentemente representado. Es una pena que las voces del juego no vengan dobladas a nuestro idioma, siendo la simple subtitulación de los diálogos el único apoyo a una interpretación en inglés bastante notable.

CONTROLANDO A ALEX MERCER.

La jugabilidad de Prototype es directa, intuitiva en la mayoría de los casos y focalizada a la acción más destructiva en todo momento. En control de Alex solo da problemas en determinadas ocasiones (llegar hasta puntos elevados donde nos esperan algunas marcas coleccionables se torna desquiciante por momentos), y en muchas de ellas esas dificultades vienen dadas por fallos en la alineación del personajes con los edificios al escalar sus fachadas, o por inestabilidades puntuales en el manejo de la cámara. Cuando conseguimos un considerable número de poderes, puede hacerse difícil utilizarlos todos ellos de forma efectiva (ya que muchos demandan la pulsación de diferentes secuencias de botones). Por ello, recordar movimientos específicos en según qué situaciones se nos hará complicado.


El desarrollo de la aventura responde fielmente a los fundamentos del género Sandbox: podemos seguir la línea argumental de la trama, pasar de todo cuanto nos rodea para sembrar el caos más absoluto, recopilar puntos de experiencia resolviendo variadas misiones secundarias (que van desde pruebas de velocidad hasta misiones de aniquilación) o hacernos con las difíciles marcas coleccionables que hay repartidas por la ciudad en forma de consejos o esferas que albergan puntos de experiencia. Gracias a estos puntos —todo cuanto hacemos se nos recompensa con PE— podremos comprar poderes y evolucionarlos a nuestro antojo. Desde movimientos cada vez más destructivos, hasta potenciadores de nuestras habilidades de salto, pasando por útiles mejoras perceptivas del personaje principal.
Alex también puede mimetizarse con cualquier humano que encuentre a su paso. Adquirir variadas apariencias para infiltrarse en distintos lugares escapando de la ley, no será la única habilidad mimética del personaje principal. Absorber los recuerdos de individuos relacionados con la trama (para avanzar en la historia o unir más piezas del complicado rompecabezas) o adquirir conocimientos a través de militares especializados en el manejo de unidades de combate, se convierte en dinámicas que otorgan un plus de variedad al título de Free Radical.

guia prototype
Aunque el juego, en un principio, no resulta del todo complaciente, a medida que vamos acumulando poderes y aprendiendo a manejar unidades militares, resolver misiones se hace cada vez más divertido y, sobretodo, espectacular: con un tremendo salto pasamos de una azotea a otra. Mientras un helicóptero nos persigue, no dudamos en retroceder para alcanzar su cabina planeando por el cielo. Una vez eliminados sus pilotos tomamos el control de la potente unidad, para fusilar al mayor número de infectados antes de ser derribados. Las hélices comienzan a fallar presa de las ametralladoras del enemigo: no importa lo alto que estemos, caemos en picado hacia la carretera destrozando árboles y machacando la calzada con un estruendoso impacto. Gracias a nuestros brazos extensibles acabamos con decenas de guardias que nos rodean en menos de 2 segundos. Solo nos hacen falta 3 más para tomar el control de un poderoso tanque y seguir reivindicándonos como los reyes del caos en Manhattan.

La duración de Prototype es considerable si intentamos conseguir el 100% del juego. Además, existen varios niveles de dificultad (algunos desbloqueables tras superar la trama) que harán las delicias de los jugadores más exigentes. Por otra parte, la historia dura aproximadamente 12 horas, por lo que es recomendable disfrutar de las misiones secundarias que facilita esta producción interactiva si se le quiere sacar todo el jugo al notable Prototype.

LO MEJOR

La gran variedad de movimientos.
La espectacularidad de muchos tramos interactivos.
Formar el caos sin otro objetivo que el de divertirse.

LO PEOR

El apartado visual del título.
La duración de la historia principal.
En conjunto general podría estar más pulido, tanto a nivel técnico como jugable.

Sergio Melero 03 | 07 | 2009