Si, como el que aquí escribe, tienes una cierta edad y llevas ya unos años en el mundo de los videojuegos, recordarás con nostalgia aquel momento en que una “japonada” extraña en forma de juego llegaba a nuestro país. “¡Capturarás y entrenarás monstruos!”, decían. “¡Lucharás en intensas batallas contra tus amigos!”, prometían. Todo ello sonaba como música celestial en una época en la que el blanco y el negro (ah, casualidades de la vida…) predominaban en el mundo portátil en forma de Game Boy.

Así pues, con Pokémon Rojo y Azul llegaba a nuestras tierras un fenómeno cuyas proporciones alcanzarían un nivel que nadie podía llegar a imaginar. Un fenómeno que no se contentaba con crear cifras hasta entonces imposibles en las ventas de videojuegos y terminó expandiéndose más allá: series de televisión, películas, juguetes, ropa, disfraces… Todo un “monstruo” de la mercadotecnia que inundó los patios de colegio en su momento.

Y es que, quizá contra la primera impresión que uno se pudiera haber hecho en el momento del lanzamiento, Pokémon no llegó sólo como una moda temporal y sólo para los más pequeños, sino que vino para quedarse. Prueba de ello es la “generación Pokémon”, seguidores de la franquicia que probaron y se aficionaron al juego durante su infancia y que hoy en día no sólo sigue gustándoles sino que además siguen con fervor cualquiera de las nuevas entregas, tengan la edad que tengan.

NUEVAS ENTREGAS… NO TAN NUEVAS

Una de las quejas más oídas en relación a Pokémon ha sido la escasa evolución técnica y jugable que ha tenido lugar entre entrega y entrega. Este aspecto es bastante polémico y seguramente sus seguidores no estén de acuerdo con esa afirmación. Sí, es cierto que, entrega tras entrega, su aspecto gráfico sigue siendo el mismo, y ni siquiera las presentes ediciones Blanca y Negra se salvan de ello a pesar de estrenar ciertos niveles de 3D.

Sin embargo, ese aspecto gráfico es precisamente una de las señas de identidad de la saga Pokémon y dudamos mucho que cambie, al menos a corto-medio plazo. Las declaraciones de parte de los creadores de la saga afirmando que nunca ha estado en sus planes trasladar estas aventuras a una consola de sobremesa parecen reafirmar este hecho. Es decir, quitando paso de 2D a 3D, o incluso el futurible paso a las 3D “de verdad” que nos ofrece Nintendo 3DS, parece que por el momento no veremos el mundo Pokémon desde otro punto de vista.

Aún así hemos visto ciertos cambios. Además de modificar y ampliarse los mapeados y razas incluidas (qué menos cabría esperar), el juego fue incorporando elementos medianamente innovadores la compatibilidad con los podómetros Pokémon Pikachu y Pokémon Pikachu Color, o los más recientes podómetros de Soul Silver y Gold Heart, que proporcionaban la oportunidad de conseguir items especiales sólo por andar o, en los últimos, el poder sacar nuestros Pokémon a pasear y subir su nivel. Una interacción muy original y entretenida que nos demuestra que la imaginación de sus creadores no tiene fin.

UN ARGUMENTO QUE SÍ INTENTA INNOVAR

Nada más empezar nuestra primera partida ya descubrimos pequeños detalles que nos anticipan los cambios que nos vamos a encontrar en edición Blanca y edición Negra. En primer lugar, nos encontramos con que en esta ocasión la bienvenida nos la da una Profesa Pokémon (tampoco es que sea un gran cambio, cierto es) que, como es costumbre, nos regalará nuestro primer Pokémon además de darnos una “excusa” para lanzarnos a vivir aventuras por el mundo. Más bien recibidos son nuestros nuevos compañeros de viaje: nuestros dos amigos Cheren y Bel, que se harán cargo de los dos Pokémon restantes que nosotros no hayamos escogido.

De esta forma, en vez de encontrarnos con un “forzado” oponente salido de la nada y al que ni siquiera conocemos, nos encontramos con dos amigos que nos acompañarán a lo largo del viaje, nos irán enseñando lo básico acerca del mundo que nos rodea y, cómo no, se enfrentarán a nosotros en momentos puntuales de la historia. Esto consigue que entremos más en la historia y no nos sintamos tan “solos” en el largo y complicado camino que nos espera por delante.

Aún así, tampoco faltarán antagonistas “de la vieja escuela”, tales como N o el Equipo Plasma. Es precisamente con este último con el que vemos cómo el argumento ha recibido algo más de profundidad frente a la simplicidad casi infantil que la historia destilaba en anteriores entregas. Cuando conocemos al Equipo Plasma por primera vez y escuchamos su breve “mitin” reivindicativo, no podemos evitar plantearnos seriamente varias de las cuestiones que tratan, como el que los humanos están usando los Pokémon para su propio beneficio sin pensar en ningún momento si realmente quieren pelear o no.

Si no fuera tan obvio que las intenciones del Equipo Plasma son malignas desde un principio, podríamos llegarnos a plantear si el lado en el que estamos es el correcto o no. Aún así, la duda queda sembrada en varios personajes e incluso alguno que otro se verá manipulado por su ideología. Por tanto no nos quedará más remedio que luchar contra los miembros de este maligno grupo que se interpondrá en nuestro camino en más de una ocasión.

POKÉMON NEGRO Y BLANCO-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción e historia.

PÁGINA 2 – Apartado Técnico, Novedades y Multijugador.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Ernesto J. Perez-Durias 22 | 03 | 2011